LA MANZANA DEL AMOR

 
Most recent

El cocinero con Albert Camus: Evitemos que el mundo se autodestruya

El diario de Enrique
8 points

Tuve un sueño

El diario de Enrique
8 points

Mi propia creación

El diario de Enrique
10 points

Júpiter, más cerca que nunca este lunes 26/09/22

NOTICIAS-ETF
8 points

UTG: todo sobre la posición más odiada por los jugadores de póker

MaríaGeek
6 points

Heinsohn presenta la solución simple e ideal, que brinda la mejor experiencia para liquidar nómina

Negocios Hoy
10 points

El primer tren de hidrógeno del mundo ya está aquí

NOTICIAS-ETF
110 points

Ucrania/Rusia/Putin: Amenaza de guerra nuclear ¿ES POSIBLE sin destruir toda vida en el planeta?

NOTICIAS-ETF
10 points

El cocinero y la divina llama del arte largo

El diario de Enrique
12 points

Hasta 50 tipos de cáncer podrían detectarse con un simple análisis de sangre

NOTICIAS-ETF
114 points
SHARE
TWEET
Los españoles fueron los introductores del tomate en Europa, como otras muchas variedades de alimentos más, entre ellos, la patata.

Esto ocurría en 1540. En el Hospital de la Sangre de Sevilla aparecen en 1608 documentos en forma de listas de la compra que señalan la presencia de pepinos y tomates para la elaboración de ensaladas.

La historia señala que esta planta de la familia de las solanáceas (Solanum lycopersicum) está inmortalizada desde los años 1645 y 1646 en la obra “La cocina de los Ángeles” del pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo, donde plasma la preparación de un plato de tomates.

El cultivo de esta hortaliza en grandes cantidades era frecuente en todo el sur de España a finales del siglo XVII. El botánico italiano Pietro Mattioli, a mitad del XVI, describió a los tomates como pomo d’oro (manzana dorada). De ahí viene el nombre de “pomodoro” al tomate.
En el mismo país de la bota, Nápoles, fue hallado un libro publicado en 1692 con recetas de fuentes españolas.

En un principio se valoraron más como planta ornamental que como alimento. Los tomates, además, tuvieron que luchar con una fama nada merecida: la de afrodisíacos.

Quizá por esa fama los franceses bautizaron inicialmente al tomate como pomme d’amour o manzana de amor; pero éste no fue el único bello nombre dado en Europa al tomate.

Los alemanes, por su parte, llegaron todavía más lejos al darle el nombre de Paradisapfel o manzana del Paraíso.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content