Teníamos diecisiete años

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
400 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
462 points



Most recent

Hallan a 50 migrantes muertos en un camión abandonado en Texas, suroeste de Estados Unidos

NOTICIAS-ETF
166 points

11 años como referente de hospitalidad: Holiday Inn Cartagena Morros

Comunicaciones
16 points

Modelos de Cat phones acumulan 49 premios en 10 años

Comms1
32 points

Simplemente Gracias, la nueva apuesta de LOS TRI-O por la música romántica

TECH2022
32 points

Entérate del calendario de cursos certificados de ciberseguridad de Etek para julio de 2022

Comunicaciones
8 points

LAS BOTAS ALTAS DE CAUCHO SON EL PEOR ENEMIGO DE LOS CAMPESINOS

Image Press
14 points

Se conoce la empresa que hará la automatización de la subestación eléctrica Rio

Juan C
8 points

¿Anuncia el Registrador que hay que acatar y respetar el fraude?

No hay que callar...
118 points

La ola d calor no frena las infecciones respiratorias: no lo habíamos visto nunca, dicen los médicos

NOTICIAS-ETF
20 points

Consejos básicos para no volver a contagiarte de Covid

NOTICIAS-ETF
14 points
SHARE
TWEET

 Teníamos diecisiete años


21 junio 2022

- Estaba deseándolo, contaba las horas como hacía Sabina después de romper los cristales del Banco Hispanoamericano, por fin era domingo.

- Me acuerdo de que, yo muy machito, con mis ya muy veteranos diecisiete años, me quitaba el bañador llegando casi a la línea del horizonte (sin exagerar) y saludaba con él en mano … y ella, cuando volvía a la arena de la playa, junto a ella, me decía …¡¡¡Estas loco!!! - Por tí, confirmaba su queja.

- De vuelta compraba una bolsa mediana de papas fritas (una peseta por bolsa y para los dos) de papel de color verde trasparente, y las deleitábamos una a una como si fuera un caramelo de rica miel.

- Después, nos sentábamos en mi barcelonesa Plaza Real y mientras dejábamos que las palomas dejaran caer sus excrementos como si de una lotería se tratara sobre nuestras cabezas, me metía entre pecho y espalda uno de esos fabulosos tanques de cerveza rubia y fría como una cama sin pareja, y mientras creía estar ya dispuesto a morir dada la magnitud de la dicha conseguida, aún me atrevía a decirle al siempre poco amable camarero: ¿Le quedan calamares a la romana?

- Luego … luego empezamos a soñar, a crecer, a vivir … a ser felices, ese era nuestro mundo, como el de hoy, pero con menos años.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content