Lyn May o el gran vacío existencial

 
Related

¿Nos ganó la corrupción en Nariño? - Gerencia Covid19

Pablo Emilio Obando Acosta
1090 points

BASQUETBOLISTA GUSTAVO LINDO DE ARMAS DEBERÁ RESPONDER ANTE JUZGADO 32 PENAL

Pablo Emilio Obando Acosta
292 points



Most recent

Estructura organizacional: qué es y para qué sirve

Mis Noticia
12 points

Kingston Technology: un gran aliado para CIOs que buscan soluciones de encriptación

Juan C
8 points

"Si Cervantes levantara la cabeza" y "Nunca te guíes por la ley del encaje"

Enrique TF
18 points

VISIÓN Y PRACTICA DE UNA JUSTICIA MOERNA

PENSAMIENTO LIBRE
20 points

Coronavirus: "El mayor riesgo se da en espacios cerrados y abarrotados, salvo si la ventilación es

Henri Monzó Catalá
642 points

Felicidad: ¿Dónde estás?

Henri Monzó Catalá
10 points

Fuenteovejuna cada vez está más cerca

Enrique TF
12 points

Réplica al New York Times artículo un ejército de agresores camuflados

PENSAMIENTO LIBRE
50 points

GRAN COLOMBIA GOLD ENTREGÓ OBRA DE MEJORAMIENTO VIAL Y PEATONAL MÁS IMPORTANTE DEL MUNICIPIO DE SEGO

Image Press
12 points

Amanda Obando Acosta, la artista de los hilos y las agujetas.

PERIODISTICOS
18 points
SHARE
TWEET




Lyn May es considerada una vedette mexicana. Sus padres se caracterizaron por su profunda ignorancia y su vacua existencia. Padre alcohólico , madre carente de cultura.

Desde niña vivió el terror de su existencia. Su madre llenaba sus vacíos con alcohol, amantes y sexo. Su padre, casi siempre ausente, un alcohólico empedernido que trataba mal a su madre y llenaba de vergüenza sus días.

Quizá estos factores hicieron de Lyn un ser vacío y carente de esencia existencial. Le gustaba presumir ropa y lujos como una forma de paliar su triste y miserable existencia.

En una sociedad tan vacía como ella, alcanza a figurar y sobresalir por sus atributos físicos y su arribismo. Se muestra con ropa fina y elegante, con autos de alta gama, con lujos excesivos y toda una parafernalia que deja entrever sus profundos vacíos y su gran crisis existencial.

Se define como brillante, emprendedora y exitosa. Pero la realidad, es otra. Presume de vedette, de Diva, de figura social. Lo único que se puede ver en cada una de sus ostentaciones es su profunda soledad, su dolor de existencia, su angustia de ser quien es.

Sus continuas cirujias plásticas son un claro reflejo de que no le gusta lo que ve en el espejo por cuanto le recuerdan su pasado triste y gris, su niñez atribulada y deprimente.

El mundo aplaude lo vano, lo vacío. Es necesario querernos como somos, mostrarnos sin maquillajes y, sobre todo, vivir a plenitud las cosas bellas y sencillas.

Hemos creado monstruos que miran en el espejo la imagen de un picaflor. Estas vedette son el reflejo de lo que somos como sociedad: vanos, vacíos, fatuos, sensacionalistas y utilitarias.

Lyn May somos todos. Esos aplausos son la expresión de la cultura que respiramos, de lo degradante de nuestras existencias. Tanto lujo no es otra cosa que la necesidad interior de negar un pasado, de repudiar esa triste niñez.

Equivocamos de caminos. Seguimos los pasos de Lyn May....
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content