Milagro de Marcelino

 
Most recent

Facundo Moyano dice que quiere ser presidente de la Nación

sinfiltro
20 points

Guillermo Moreno admite que el Indec media mal la inflación

sinfiltro
20 points

Messages that a man sends only if he is in love

Health at home
34 points

Researchers create a brain implant that increases memory

Technology news
118 points

Does losing weight make us happier?

Health at home
122 points

A man fakes his death to catch his murderer...his wife

Amazing histories
60 points

Thousands of scientists warn about the next mass extinction

You have to know
162 points

Letter from a mother to her son about the marks of her pregnancy

Health at home
12 points

Facts of the nervous system that you probably you didn't know

Health at home
20 points
SHARE
TWEET
La historia, revisada y modernizada tanto en el libro como en el cine, se remonta a una leyenda medieval, una de las muchas recogidas en un volumen de Alfonso el Sabio.

Milagro de Marcelino


La historia gira en torno a Marcelino, un huérfano abandonado como un bebé en las escaleras de un monasterio en la España del siglo XIX. Los monjes crían al niño, y Marcelino se convierte en un niño bullicioso. Los monjes lo han advertido de que no visiten el ático del monasterio, donde vive un "hombre muy grande que se lo llevará", pero se aventura arriba de todas formas, ve al hombre y baja corriendo por las escaleras, no para hasta llegar al aprisco, donde se acurruca asustado.
En un festival, Marcelino causa estragos cuando deja accidentalmente a algunos animales sueltos, y el nuevo alcalde local, un herrero que los monjes no dejaron adoptar Marcelino debido a su comportamiento grosero, utiliza el incidente como una excusa para intentar cerrar el monasterio.
Dado el silencioso trato de los monjes, Marcelino reúne el coraje para volver a entrar en el ático, donde no ve un bichoñero, sino una bella estatua de Cristo en la Cruz. Observando que la estatua parece hambrienta, Marcelino roba un poco de pan y vino y lo ofrece a la estatua, que viene a la vida, desciende de la Cruz, y come y bebe lo que el muchacho le ha traído. La estatua se convierte en el mejor amigo y confidente de Marcelino, y comienza a darle instrucción religiosa. Por su parte, Marcelino se da cuenta de que la estatua es Cristo.
Los monjes saben que algo es extraño cuando notan que el pan y el vino desaparecen y arreglan para espiar a Marcelino. Un día, la estatua se da cuenta de que Marcelino es pensativo y pensativo en lugar de feliz, y le dice que le gustaría recompensar su bondad. Marcelino responde: "Sólo quiero ver a mi madre, y ver la tuya después de eso". La estatua baña a Marcelino en sus brazos, le dice a Marcelino que duerma y. Marcelino muere feliz.
Los monjes presenciaron el milagro a través de una grieta en la puerta del ático, y estallaron justo a tiempo para ver al muerto Marcelino bañado en un resplandor celestial. La estatua vuelve a su lugar en la Cruz, y Marcelino es enterrado debajo de la capilla y venerado por todos los que visitan el ahora floreciente monasterio convertido en santuario.
La historia principal es contada en flashback por un monje (interpretado por Fernando Rey), quien, visitando a una niña moribunda, le cuenta la historia de Marcelino para su inspiración. La película termina con el monje que entra en la capilla ahora completamente remodelada en el monasterio durante la Misa, y diciendo al crucifijo una vez guardado en el ático: "Hemos estado hablando de Ti, Señor", y luego, a la tumba de Marcelino, que es situado cerca, "Y sobre usted, también, Marcelino".
La película sigue siendo una de las películas españolas más famosas y exitosas jamás realizadas en la historia, y una de las primeras películas españolas en tener éxito en los Estados Unidos.
Tres escenas clave de la película fueron filmadas en La Alberca (Salamanca). Su Plaza Mayor sirve de escenario para la escena inicial, en la que el hermano narrador, Fernando Rey, baja al pueblo para contarle al niño enfermo la historia de Marcelino.
La escena del mercado, donde Marcelino acaba de subir a una cabina después de haber causado la estampida de un yugo de bueyes. Finalmente, de regreso al convento, pasan frente a la Ermita de San Blas de dicha localidad. Toda la atmósfera relacionada con el convento se encuentra en la capilla del Cristo del Caloco en El Espinar (Segovia), que tiene gran devoción en la región. La figura del Cristo, sin embargo, no corresponde a la del Caloco, sino que es una escultura del escultor Antonio Simont y se encuentra actualmente en el altar de la Capilla de Santa Teresa del Convento de los Carmelitas de Don Benito (Badajoz). Allí terminó por deseo de uno de los ingenieros de sonido de la película, Miguel López Cabrera, cuya hermana era monja en el convento.

Buen día.
Lunes, 11 de septiembre de 2017.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!

Comentarios más recientes
Cristina Carreño   Es bastante interesante el texto. gracias...en definitiva todos los días se aprende algo nuevo
 
Featured content