La culpa de una mala salud NO LA TIENEN ni fumar, beber o comer mal...¡Averigua la verdadera causa!

 
Related

¿Sabes por qué se acumula grasa en la barriga?

Sabías que
934 points

¿Cómo funcionan el Dolar paralelo en Venezuela?

Sabías que
1516 points



Most recent

Mujeres en fuga, Foro Off spring

Benjamin Bernal
50 points

El agua desalada es el futuro que nos espera para nuestra necesidad de agua para consumo humano

NOTICIAS-ETF
12 points

Natas de la Sabana le apuesta con sus postres típicos a imponer un modelo de gestión responsable

Viajes y turismo
10 points

Edulcorantes a la palestra: Hoy, la Stevia

NOTICIAS-ETF
8 points

El mundo de la conversación vis a vis está muriendo.

El diario de Enrique
8 points

Concordar las palabras con la vida

El diario de Enrique
10 points

Locuras de un sueño de anoche mismo

El diario de Enrique
8 points

Pastillas que nos recetan para cuidar la salud, siempre con agua: Riesgos de no hacerlo

NOTICIAS-ETF
10 points

Siete salas de tratamiento privadas esperan por ti en el SPA de JW Marriott Bogotá

Comunicaciones
8 points

¿Quién te dijo que beber es malo?

El diario de Enrique
10 points
SHARE
TWEET
Desde que los doctores empezaron a enseñarle a la gente la importancia de dejar de fumar, moderarse el consumo de alcohol, llevar una dieta nutritiva y basada en vegetales y a cuidar su peso, millones de personas experimentan una culpa tremenda por sus hábitos no saludables. Sin embargo, la culpa no sirve de mucho en estos casos y no ha llevado a mejoras significativas en el público en general. Aunque muchas personas, y quizás cada vez más, lleven un estilo de vida medianamente saludable, otras tantas escogen no hacerlo.

La culpa de una mala salud NO LA TIENEN ni fumar, beber o comer mal...¡Averigua la verdadera causa!

La doctora Lissa Rankin, en su libro Mind Over Medicine: Scientific Proof That You Can Heal Yourself llevó a cabo un experimento interesante en torno a esto. En él argumenta que, mientras sí es importante llevar una vida sana y hacer algunas modificaciones para tener mayor bienestar, existen factores críticos que contribuyen a la salud y a la longevidad y que nada tienen que ver con los hábitos alimenticios o con los vicios. Como ejemplo de ello, Rankin cuenta la historia de los inmigrantes italianos que se establecieron en Roseto, Pensilvania, y que no llevaban un estilo de vida que se consideraría ni remotamente “sano”.

“Comían albóndigas fritas en manteca, fumaban como chimeneas, bebían mucho todas las noches y abusaban de la pizza y la pasta. Sin embargo, sorprendentemente, tenían la mitad de índice de padecimientos del corazón que el promedio nacional. No era el agua que bebían, los hospitales a los que iban o su ADN”, apunta la doctora. Un médico, perplejo por la ausencia de problemas del corazón en este grupo, inició una investigación y descubrió que esta pequeña y cerrada comunidad vivía en hogares multigeneracionales y disfrutaba de cenas comunales y festividades frecuentes, y ello les proporcionaba consuelo de la soledad que tantas personas sienten.

De acuerdo a la investigación, los efectos de la soledad en el cuerpo pueden ser fatales. Esta comunidad italiana, el cariño y el soporte de los demás aliviaba el estrés que sienten los solitarios, el cual incrementa los niveles de cortisol y activa el sistema nervioso simpático, que a su vez incrementa el ritmo cardiaco, eleva la presión arterial, incapacita al sistema inmune e incrementa el riesgo de enfermedades del corazón.

Ya que la gente de Roseto nunca se sintió sola, rara vez moría de problemas del corazón; la mayoría murió de viejo incluso si fumaba, se alimentaba mal y bebía. Resulta que el alivio de la soledad es medicina preventiva, y los datos científicos sugieren que la soledad es un factor mucho más grave que fumar o no hacer ejercicio.

La doctora Rankin enfatiza que no es sólo la soledad la que contribuye al hecho de enfermarse o estar sano, es el estrés del trabajo, el estrés financiero y asuntos de salud mental como depresión y ansiedad. Una persona que se alimenta mal, fuma y nunca se ejercita, pero que disfruta de un matrimonio o un noviazgo increíble, muchos amigos, un trabajo satisfactorio, un sentido de vida, una actividad creativa, espiritualidad y una gran vida sexual podría tener mucho mejor salud que alguien vegetariano, yogui y solitario que se siente miserable en otros aspectos de la vida, de acuerdo a esta investigación.

Fuente: www.lapatilla.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!

Comentarios más recientes
 
Featured content