¿Sabes cómo se forma una preciosa perla dentro de una ostra?

69.72% credibility
 
Related

¿Pereza?. Combátela con la regla del minuto, un interesante y sencillo método japonés

Jose
1004 points

¡Sale al mercado el invento que nos hará decirle adiós a la cuenta de luz!

Jose
11610 points



Most recent

Don't miss: the best Key West Bar Crawl guide

Random Time
120 points

Malaria-sniffing pooches might help save lives

About pets
174 points

Kindergarten kids sing Happy Birthday with sign language for their deaf custodian

Amazing histories
166 points

Woman divorced after 44 years of marriage gets amazing makeover

Amazing histories
182 points

New study says that colored bird eggs come from dinosaurs

Technology news
198 points
SHARE
TWEET
La perla es producto del dolor, resultado de la entrada de una sustancia extraña o indeseable en el interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena. La parte interna de la concha de una ostra contiene una sustancia lustrosa llamada nácar. Cuando un grano de arena penetra, las células del nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con camadas y más camadas para proteger el cuerpo indefenso de la ostra. Como resultado, la linda perla se forma.

¿Sabes cómo se forma una preciosa perla dentro de una ostra?

Una ostra que no ha sido herida, de algún modo, no produce perlas, pues la perla es una herida cicatrizada.

Todos nosotros somos heridos de muchas maneras por las palabras de los demás, a veces de celos, de odio, de venganza, de envidia, de calumnia, de chisme. A veces nuestras ideas son rechazadas y hasta menospreciadas y, algunas veces, malinterpretadas.

No te preocupes, no respondas, no pagues mal con mal, no, haz como la ostra y produce una perla en tu interior, en el mismo lugar de la herida que sangró. Cubre tus heridas y los rechazos sufridos con camadas y camadas de amor, de paciencia, de bondad, de delicadeza, de oración.

“Endereza tu corazón, mantente firme, y no te aceleres en la hora de la adversidad. Adhiérete a él, no te separes, para que seas exaltado en tus postrimerías”. (Eclo 2,2-3).

No sirve blasfemar contra la vida, contra las personas y contra Dios, nada resuelve y empeora el estado de tu alma. Es mejor encender una cerilla que maldecir la oscuridad. Una simple llama de alegría ilumina una gran oscuridad.

Fuente: es.aleteia.org
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content