Fobia a los ascensores, un mal de las ciudades

 
Related

Cáncer: qué cambios en la alimentación y la conducta previenen su aparición

Hola a todos
628 points

¡Por fin! Revelaron un truco infalible para poder dormirte en menos de un minuto

Hola a todos
2482 points



Most recent

5 Reasons why you re gaining weight that have nothing to do with food

Health at home
146 points

George HW Bush s World War II love letter to Barbara Bush goes viral

You have to know
214 points

4 Super-Quick breakfasts you can make at the office

Health at home
148 points
SHARE
TWEET
Para muchos puede ser una pesadilla, para otros solo un mal momento. Pero quedarse encerrado en un ascensor es una experiencia por la que nadie quiere atravesar y menos cuando se sufre de claustrofobia. El miedo al encierro afecta a todas las culturas, razas y niveles socioeconómicos, y su evolución y complicaciones son muy variables pero tiende a ser un cuadro fluctuante y crónico.

Fobia a los ascensores, un mal de las ciudades

"Según el Manual de Diagnostico de Salud Mental (DSM-IV), la claustrofobia pertenece a los trastornos de ansiedad, y se trata de la fobia al encierro por la ansiedad excesiva que le generan", explicó a Infobae el licenciado Santiago Gómez, psicólogo y director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva.

Esta fobia puede desatarse frente a cualquier espacio reducido -desde el subte a un cine- y entre los síntomas más comunes se encuentra la falta de aire, temor a morir asfixiado, taquicardia, sudoración, mareos, desesperación, palpitaciones, ahogos y opresión en el pecho.

Fobia a los ascensores

"Cuando la persona tiene que subir al ascensor comienzan a aparecer los pensamientos anticipatorios como 'me voy a quedar encerrado' o 'me va a faltar el aire'. Así se activa el Sistema Autónomo Simpático, como señal de peligro y este comienza a generar los síntomas físicos que aumentan la ansiedad y la persona decide evitar subir al ascensor para que el estado de malestar y ansiedad disminuya", agregó Gómez.

Además de los efectos que producen en la persona, la fobia también tiene consecuencias sociales. La principal está relacionada a la vergüenza, el temor a hacer el ridículo y ser objeto de burla.

Si bien algunas personas tratan de no exteriorizar el temor cuando no tienen más remedio que tomarlos, otros prefieren ir por la escalera, pero si son muchos pisos, directamente no los suben, por lo cual pueden poner en riesgo sus funciones laborales, por ejemplo, o dejar alguna actividad social.

"El ascensor de por sí es un equipo intrínsecamente seguro, cuando se lo fabrica, instala y mantiene de acuerdo con la normativa", asegura Fernando Suárez, presidente de la Federación de Asociaciones y Cámaras de Ascensores de la República Argentina (FACARA).

"Las personas que padecen de claustrofobia tendrían que pedir ayuda para poder solucionar dicha problemática. En la actualidad, las investigaciones demuestran que la terapia cognitiva conductual, resulta muy efectiva en el tratamiento de la claustrofobia y se la puede vencer en muy poco tiempo", comentó Gómez.

Qué hacer en caso de encierro

"Si un ascensor se detiene por alguna falla técnica, corte de luz, o problema de apertura de puertas por la cerradura, el lugar más seguro para permanecer es dentro de la cabina, esperando la llegada del personal especializado para su auxilio", comentó Suárez, de FACARA.

Los especialistas aseguran que para ayudar a disminuir la ansiedad, es importante que el ascensor cuente con luz de emergencia, alarma de llamada y, en la medida de lo posible, con medio de comunicación como puede ser un sistema de portero eléctrico o intercomunicador.

"No se debe rescatar a las personas atrapadas, sino llamar a la empresa conservadora para su auxilio y, mientras ésta llega, calmar a la persona que se encuentra encerrada mediante el diálogo", dijo Norberto Rinaldi, miembro del Comité Permanente de Seguridad.

Claves para evitar el aumento de la ansiedad

No intentar salir por los propios medios, forzando la puerta, desde ningún punto de vista.
Mantener la calma. Los nervios no solucionan nada y agravan la situación. La ansiedad es contagiosa y mala consejera. Si uno se encuentra encerrado con otra persona tiene que tener en cuenta que el nerviosismo se transmite y empeora la situación.
Estructurar el tiempo. Es muy importante establecer una batalla y focalizarse en temas que interesan y generan placer. La mente necesita pensar y resolver algo agradable, no evocar recuerdos fugaces. Lo recomendable es realizar tareas mentales, tratar de resolver algún problema concreto de la vida o planificar proyectos.
Respirar pausado. La respiración diafragmática, que consiste en inspirar profundamente, (empujando el diafragma hacia abajo) y exhalar lentamente, permite disminuir el ritmo cardíaco y respiratorio y restablecer la calma a nivel físico, primero, y luego a nivel emocional. Además, se evitan mareos y los síntomas propios de la ansiedad, como taquicardia, sensación de desmayo, de asfixia o falta de aire.
El humor como herramienta. Es el mejor remedio para desdramatizar la situación y no desesperarse. Tener en cuenta que aunque el tiempo parezca interminable, la situación es pasajera y luego se convertirá en una anécdota.

Fuente: www.infobae.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content