Las comparaciones de los padres influyen en las notas de sus hijos

 
Related

Cuando los hermanos dejan de hablarse

Un poco de todo
2422 points

Las oscuras historias del hombre que narraba dormido todos sus sueños

Un poco de todo
502 points



Most recent

Most beautiful cities in Andalusia

Turismo Costa del So
38 points

9 Ways HIV Is Not Spread

Healthy Life
248 points

Weather and Mood: Rainy With a Chance of Depression

Everything
322 points

Are Blood Clot Risks in Your Genes?

Healthy Life
434 points

Paella, the Best Way to Enjoy a Gastronomic Tour of Valencia

About everything
46 points

Eye-catching NuBike goes with drive levers instead of a chain

Health at home
242 points
SHARE
TWEET
Los padres tienden a creer que el hijo mayor es más capaz de rendir en la escuela que el segundo, y eso se traduce en efecto en que el segundo rinda peor en el futuro, pese a que los precedentes indiquen que ambos son igual de capaces. Así lo asegura un estudio realizado en Estados Unidos.

Las comparaciones de los padres influyen en las notas de sus hijos

Crecen en la misma casa, comen la misma comida, comparten los mismos genes, pero de alguna manera ocurre que los hermanos a menudo no se parecen más que si fueran completos desconocidos.

Un nuevo estudio de la Universidad Brigham Young (BYU, Utah, EE.UU.) encontró que las creencias de los padres sobre sus hijos -y las comparaciones que hacen- pueden hacer que las diferencias se magnifiquen.

"Las creencias de los padres sobre sus hijos, no sólo su crianza como tal, pueden influir en quién se convierten en sus hijos", dice el profesor y autor principal del estudio, Alex Jensen, en la nota de prensa de la universidad.

La investigación, publicada el viernes en la revista Journal of Family Psychology, se centró en los hermanos y sus logros académicos. Jensen y la coautora Susan McHale, de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State), observaron a 388 hermanos adolescentes primogénitos y segundogénitos, y a sus padres, de 17 distritos escolares de un estado del noreste del país.

Los investigadores preguntaron a los padres qué hermano era mejor en la escuela. La mayoría de los padres pensaba que el primogénito era mejor, aunque en promedio, el nivel de los hermanos era bastante similar.

Las creencias de los padres acerca de las diferencias entre hermanos no estaban influenciadas por las notas anteriores, pero las notas futuras de los adolescentes sí fueron influenciadas por las creencias de los padres.

El chico que los padres consideraban más inteligente tendía a hacerlo mejor en el futuro. Los niños considerados menos capaces, por su parte, tendían a obtener una nota media relativamente peor el año siguiente. "Puede no parecer mucho", dice Jensen. "Pero con el tiempo esos pequeños efectos tienen el potencial de convertir a los niños en hermanos muy diferentes entre sí."

El huevo y la gallina

Jensen advierte de que se trata de un escenario el huevo y la gallina. Para cuando los hermanos llegan a la adolescencia, los padres pueden haber formado sus creencias sobre la inteligencia relativa de los hermanos basándose en años de experiencia.

Así que cuando los padres comparan a los hermanos adolescentes el uno con el otro, pueden estar basándose en diferencias reales que han existido durante años.

"Una madre o un padre pueden pensar que el hermano mayor es más inteligente, porque en un momento dado están estudiando temas más complicados en la escuela", explica Jensen. "El primogénito probablemente aprendió a leer primero, a escribir primero, y eso coloca en la mente de los padres la idea de que son más capaces, pero cuando los hermanos son adolescentes eso lleva a que sean cada vez más distintos. En última instancia, el hermano que es visto como menos inteligente tenderá a hacerlo peor en comparación con el otro hermano".

Excepción

La única excepción en el estudio se daba cuando el primogénito era un chico y el segundogénito era una chica. En ese caso, los padres creían que la hermana era más competente académicamente.

"Los padres tienden a ver a los hermanos mayores como más capaces, pero en promedio los hermanos mayores no lo hacen mejor en la escuela que sus hermanos menores", dice Jensen.

"Así que en ese caso las creencias de los padres son inexactas. Los padres también tienden a pensar que sus hijas son más académicamente competentes que sus hijos, y por lo menos en términos de notas eso parece ser verdad ". Entonces, ¿qué deben hacer los padres para preparar a todos sus hijos para el "éxito"?

"Es difícil que los padres no se den cuenta o no piensen acerca de las diferencias entre sus hijos, eso es natural", dice Jensen. "Sin embargo, para ayudar a todos los niños a tener éxito, los padres deben centrarse en el reconocimiento de los puntos fuertes de cada uno de sus hijos, y tener cuidado de vocalizar comparaciones frente a ellos."

Fuente: www.tendencias21.net
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!

Comentarios más recientes
Adriana
Es así! A no comparar...
 
Featured content