La invisibilidad de esa invisible mujer

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
376 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
428 points



Most recent

Tahini casero: cómo hacerlo y cómo se come

Rasaca
12 points

¿Le tienes miedo a las grasas?: Las 11 mejores grasas saludables para tu cuerpo

NOTICIAS-ETF
154 points

Una farmacéutica aclara los dos lugares más peligrosos para contagiarse de la covid

NOTICIAS-ETF
12 points

El asteroide 2009 JF1, el 5º más peligroso, podría impactar contra la Tierra en 2022: hay día y hora

NOTICIAS-ETF
228 points

Marcas y modelos de bicicletas más vendidos

Rasaca
10 points

Margarita del Val: Ómicron no es más leve, es que ahora estamos más vacunados.

NOTICIAS-ETF
10 points

¿Por qué La COVID-19 se ceba con los obesos?

NOTICIAS-ETF
218 points

Covid ómicron: ¿me puedo volver a contagiar tras haberme recuperado? y otras 6 preguntas

NOTICIAS-ETF
226 points

Alarma: La humanidad ha sobrepasado límite planetario d plásticos y otros contaminantes ambientales

NOTICIAS-ETF
6 points

¿Qué es la apendicitis? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

NOTICIAS-ETF
172 points
SHARE
TWEET




05 diciembre 2021:

- Me levantaba por las noches, y cuando apenas había puesto los pies en el suelo, oía su voz preguntándome si estaba bien. La primera vez que estuve en un quirófano por un asunto importante fue en el 58 y lo recuerdo como si fuera ahora. Ella estuvo cosiendo mil camisas para que yo estuviera en ese quirófano y con ese cirujano. Ella mandaba a mi abuelo Enric con aquellas “Tortillas” de patatas que me sabían a pan celestial, mientras yo me recuperaba en el Hospital Clínico del doloroso postoperatorio.

- Oía el ruidoso clic de su lámpara de noche, cuando mi hermano llegaba a las dos de la mañana de la época, de sus convenciones, y su suspiro posterior es como si lo hiciera yo mismo.

- Cuando yo ya llegaba a esas horas, (las mías eran a las once de la noche), me preguntaba en voz baja si quería cenar algo, pues la costumbre familiar que mi querido Agustín imponía, era que el que no llega a la hora de cenar ya no cena.

- Sé que el día que levanté el vuelo, ella empezó a morir conmigo, yo era su pequeño, (su Cachito, el de la canción de la Lasso), y eso le restó una importante actividad afectiva que no sé, (aunque siempre la vi aparentemente feliz), si alguna vez consiguió recuperarse plenamente de aquello. Yo tenía 23 y ella solo 51.

- Otras muchas anécdotas hacen creer que la historia se repite. Ahora es la que vive conmigo desde hace 48 años, la que ha cogido el testigo de la invisibilidad, pero ahora lo veo día a día y de cerca. Es un milagro o una vocación tan invisible como lo de todo lo que hacen. Sufren y viven todo lo de los suyos por encima de sí mismas y de sus males.

- Un amigo me ha mandado un video homenaje a esa invisibilidad en la que no hace falta ser muy, o nada, creyente para observar que su actitud nada tiene que ver con ello y sí mucho con lo que son por sí mismas.

- Es un vídeo motivador de emociones y que debe provocar el respeto, reconocimiento y admiración por esa invisibilidad que no siempre hemos sabido o supimos, agradecer.




Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content