Lucía, solo Lucía.

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
368 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
416 points



Most recent

La OMS alerta q podrían producirse 700.000 muertes en Europa de aquí a marzo a causa del coronavirus

NOTICIAS-ETF
42 points

Se busca hogar, Propuesta para adoptación de animales

Image Press
14 points

5 consejos para averiguar los gustos de alguien antes de hacerle un regalo

MaríaGeek
12 points

Se pone en marcha una prometedora vacuna experimental contra el COVID-19 en forma de parche cutáneo

NOTICIAS-ETF
10 points

Ventajas de la traducción simultánea

Mis Noticia
12 points

Aviso: Una brecha de seguridad roba los datos de 1,2 millones de usuarios de WordPress

NOTICIAS-ETF
130 points

La OMS nombra Omicron a nueva variante de coronavirus y advierte posible mayor riesgo de reinfección

NOTICIAS-ETF
156 points

HUMO BLANCO EN CONCLAVE DE CENTRO

pensamiento Libre
96 points

Cambio climático: guía simple para entender el calentamiento global

NOTICIAS-ETF
80 points

La alternativa AstraZeneca a la vacuna contra covid protege d la enfermedad un 83% durante 6 meses

NOTICIAS-ETF
142 points
SHARE
TWEET

 Lucía, solo Lucía.


27 septiembre 2021

- Ella estaba allí, sentada, sonriente, con cara de hacerse amigo de cualquiera que se lo propusiera. Me miraba y le correspondí.

- Hablamos del calor, de las esperas en esas odiosas salas de espera de los hospitales y hasta del día tan magnífico que hacía ahí afuera, si, lo que se nos ofrecía detrás de la ventana, fuera o no, cierto.

- Era joven, quizás 25, su madre tendría mi edad, cara curtida por el paso de los años y, sospecho, que por alguna desdicha inconfesable.

- Ella, la madre, la trataba como si fuera una princesa, no sonreía, pero no hacía más que estar pendiente de cualquier gesto de su niña. Le ofrecí el periódico a la madre, pero ni me contestó.

- Pero la niña, con esa jovialidad que uno solo cree ver en los jóvenes felices, empezó a hablar de sus sobrinos, de su Manuel, que al parecer era un pretendiente, y, por lo bajo, me contó que su padre había muerto el año pasado de un cáncer de colon y que su madre aún no lo había superado, por eso me rogaba que no le tuviera en cuenta su “careto” (sic).

- Ella, la niña, se atrevió a hablar de fútbol y hasta de moda, incluso de las obras que nunca se acaban en la rotonda junto al Tanatorio, pero ella no dejaba de brillar, era un torbellino de fuerza, de vida y de saber estar.

- Al rato la llamaron y su madre, al levantarse, dejó caer una pesada bolsa de viaje sobre la manta que cubría sus piernas en la silla de ruedas y me quedé atónito al ver que la bolsa se hundía hasta el suelo del asiento de la silla aplastando la manta hasta dejarla completamente plana.

- Me quedé sin habla y hasta se me hizo un nudo en la garganta, pero ella me dijo: “Yo soy, Lucía, encantada” y me dio un beso de despedida en la mejilla que nunca olvidaré.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content