Lucía, solo Lucía.

 
Related

¿Qué es un abuelo?

Está pasando - ETF
352 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

Está pasando - ETF
398 points



Most recent

El ruido del tráfico podría aumentar el riesgo de padecer Alzheimer

NOTICIAS-ETF
126 points

En peligro: La desaparición del hielo en el Ártico amenaza las poblaciones de aves marinas

NOTICIAS-ETF
182 points

COVID-19 - Optimismo. Margarita del Val lanza una profecía para este otoño: "No nos enteraremos"

NOTICIAS-ETF
14 points

La aviación mundial anuncia emisiones cero para 2050: ¿Cómo lo harán?

NOTICIAS-ETF
124 points

Residence Inn by Marriott Bogotá cuenta con estancias prolongadas

Juan C
8 points

Eso que llaman Plebiscito

pensamiento Libre
46 points

La peligrosa moda de ingerir polvos proteicos en seco antes de hacer ejercicio

NOTICIAS-ETF
200 points

¿Cuál es la diferencia entre el medicamento antiviral y la vacuna? Respuestas sobre la prometedora

NOTICIAS-ETF
170 points

La COVID-19 sigue ahí - Margarita del Val: "Nos infectaremos todos de coronavirus"

NOTICIAS-ETF
4 points

La teoría de la conspiración que defiende que el Titanic nunca se hundió

NOTICIAS-ETF
152 points
SHARE
TWEET

 Lucía, solo Lucía.


27 septiembre 2021

- Ella estaba allí, sentada, sonriente, con cara de hacerse amigo de cualquiera que se lo propusiera. Me miraba y le correspondí.

- Hablamos del calor, de las esperas en esas odiosas salas de espera de los hospitales y hasta del día tan magnífico que hacía ahí afuera, si, lo que se nos ofrecía detrás de la ventana, fuera o no, cierto.

- Era joven, quizás 25, su madre tendría mi edad, cara curtida por el paso de los años y, sospecho, que por alguna desdicha inconfesable.

- Ella, la madre, la trataba como si fuera una princesa, no sonreía, pero no hacía más que estar pendiente de cualquier gesto de su niña. Le ofrecí el periódico a la madre, pero ni me contestó.

- Pero la niña, con esa jovialidad que uno solo cree ver en los jóvenes felices, empezó a hablar de sus sobrinos, de su Manuel, que al parecer era un pretendiente, y, por lo bajo, me contó que su padre había muerto el año pasado de un cáncer de colon y que su madre aún no lo había superado, por eso me rogaba que no le tuviera en cuenta su “careto” (sic).

- Ella, la niña, se atrevió a hablar de fútbol y hasta de moda, incluso de las obras que nunca se acaban en la rotonda junto al Tanatorio, pero ella no dejaba de brillar, era un torbellino de fuerza, de vida y de saber estar.

- Al rato la llamaron y su madre, al levantarse, dejó caer una pesada bolsa de viaje sobre la manta que cubría sus piernas en la silla de ruedas y me quedé atónito al ver que la bolsa se hundía hasta el suelo del asiento de la silla aplastando la manta hasta dejarla completamente plana.

- Me quedé sin habla y hasta se me hizo un nudo en la garganta, pero ella me dijo: “Yo soy, Lucía, encantada” y me dio un beso de despedida en la mejilla que nunca olvidaré.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content