Carta Abierta al Pesidente de Colombia

 
Related

El Juicio del Nazareno

PENSAMIENTO LIBRE
624 points

SON TIEMPOS DE TRANSFORMACIÓN DEL PENSAMIENTO.

PENSAMIENTO LIBRE
820 points



Most recent

7 consejos para no aburrirse en casa durante la cuarentena

MaríaGeek
380 points

Infidelidad, perdón, terapia

Enrique TF
52 points

El lichi: una fruta peligrosa para los niños

Linfocitos
16 points

Hay días que no son días

Enrique TF
16 points

Gran Colombia Gold entrego más de 1.000 kits

Image Press
22 points

Esa otra cruel y oscura mitad

Henri Monzó Catalá
24 points

Consigue tus minicréditos aprobados en 10 minutos

Prestamos Rapidos
12 points

VerifyMe y Techind Group establecen acuerdo estratégico

Comunicae
14 points

Amar bailando hasta fundir hueso con hueso

Enrique TF
30 points

Renato Rodriguez habla de la adopción de la nueva economía digital durante el Covid-19

Comunicae
10 points
SHARE
TWEET
Medellín, 6 de junio de 2020

Carta Abierta al Pesidente de Colombia

Señor
Iván Duque Márquez
Presidente de la República de Colombia
E.S.D


Atento saludo,

Es importante para mí escribir esta carta dirigida a usted en estos tiempos de pandemia donde el tiempo a veces sobra, pero la creatividad aflora y nos llena la mente de preguntas a las que de repente les encontramos respuesta.

En esta oportunidad quisiera dirigirme a usted para plantearle un par de situaciones de las que, estoy casi segura, tiene conocimiento. No me remontaré a hechos del pasado, sucesos específicos de la historia o realidades actuales como la de aquellos que mueren de hambre en los barrios más vulnerables del país, o la de los cientos de líderes sociales asesinados por los cuales no se han pronunciado, pues quisiera creer que son situaciones de las cuales el Estado se está encargando, o al menos eso es lo que confío como colombiana.

Mi propósito no es tocar esos temas, pues probablemente recibe ya un gran número de cartas que hablan sobre estos y que lee detenidamente; mi objetivo es un poco más propositivo. Soy estudiante de Comunicación Social de la Universidad EAFIT de Medellín y este semestre tuve la oportunidad de ver mi país desde una perspectiva distinta gracias a un docente que inspiró a una clase completa. Quisiera responder a la pregunta: ¿Cómo salvar a Colombia? por medio de algunas iniciativas que, desde mi humilde y no muy estudiada opinión, considero que se podría comenzar una transformación total.

La primera de ellas se refiere a la imagen que tiene nuestro país en el ámbito internacional. Es bien sabido que existe una cultura de la que hace décadas queremos deshacernos y por la cual nos preguntan a una gran cantidad de colombianos en el exterior: el narcotráfico y la violencia. Una gran forma de erradicar poco a poco esa imagen es incursionar de forma contundente en el turismo y en todos los tipos de riquezas naturales y culturales que Colombia tiene para ofrecer. Esas maravillas que vemos en las zonas costeras, en el Llano y en la Guajira, y no quedarnos solamente en Cartagena y Medellín, sino hacer que los turistas y todas las personas que no conocen nuestra riqueza se acerquen también a los pueblos más pequeños y conozcan las culturas más antiguas.

La segunda iniciativa está relacionada con la educación colombiana, los contenidos que se nos enseñan y la metodología que se usa. El tema de la accesibilidad es algo que ya está bastante estudiado y que, aunque es un pilar importantísimo, depende más del manejo del dinero por parte de su gobierno y la inversión que se realice. Mi propuesta se enfoca de manera directa en la forma de educar y en los contenidos, como ya mencioné. Para poder crear un país educado, niños y jóvenes críticos y ciudadanos capaces de tomar decisiones propias y aportar al futuro de un país, debemos comenzar por enseñar temas de trascendencia como historia de Colombia, cátedras dirigidas a la reparación de víctimas y construcción de memoria histórica; debemos visibilizar las problemáticas para cada vez tener más mentes trabajando en soluciones y educar ciudadanos del mundo que conozcan no solo sobre su país sino también sobre temas internacionales y cómo estos nos afectan como colombianos. Sin embargo, este tema de educación no para allí; la metodología que se usa es una parte importantísima para el aprendizaje y una de las mejores maneras aprender algo es disfrutándolo y haciendo que los niños y jóvenes encuentren la utilidad de cada uno de estos temas en su vida, señor Presidente, creando así seres críticos, autónomos, educados y listos para la vida en general.

El tercer tema que me gustaría abarcar es el de la salud, pues cuando un país cuenta con ciudadanos que pueden acceder a este servicio, que confían en que el Estado les proporcionará su mínimo vital y que son protegidos y apoyados por este, le entregan lo mismo a su patria y trabajan en pro de fortalecerla y no de salir de allí y encontrar “mejor vida” en el exterior, como muchos colombianos hemos pensado en algún momento.

La economía es un tema fundamental que, como país, debemos fortalecer empezando por usted, que es quien toma las decisiones, crea iniciativas y fortalece lazos internacionales que beneficien la economía colombiana, que en este momento lo necesita tanto. Es fundamental encontrar un producto en el que seamos estrellas: un fruto, material o mineral que sea por el cual nos identifiquen como país y a su vez fortalezca al sector campesino que es el que nos proporciona nuestro estilo de vida cada día. Encontrar aquel producto que nos beneficie a todos, que podamos exportar sin dejar las sobras para nuestros ciudadanos, sino que también nos nutra y nos haga crecer económica y culturalmente.

Otro tema de importancia absoluta es la política, pues al crear seres educados también sembraremos un sinnúmero de nuevos pensamientos que fortalezcan nuestro sistema político. Cada ser humano es un ser político por naturaleza, tal y como lo afirmó Aristóteles hace cientos de años, y el ser político no implica sólo participar en ella, sino ser consciente de las decisiones que se toman, las personas que gobiernan y la forma en que lo hacen. No es por desmeritarlo, señor Presidente, pero debemos crear una conciencia colectiva que realmente cree participación en estos temas, que no sean los mismos los que eligen a los de siempre.

Y, por último, pero no menos importante, el tema fundamental y que nunca debemos olvidar: el medio ambiente y la sostenibilidad ambiental. Señor Iván Duque, este es un tema que lastimosamente en Colombia tenemos olvidado y no hemos podido recuperar. Es de suma importancia cuidar esa riqueza de la que tanto le hablo, es fundamental cuidar a nuestros indígenas y sus tierras, a los animales que solamente vemos en esta parte del mundo, los millones de especies que nos acompañan y hacen de Colombia ese paraíso que muchos conocemos. Si destruimos nuestro planeta y hacemos caso omiso a la realidad que nos rodea, así como los hace un gran amigo suyo en la parte norte de este continente, terminaremos, por así decirlo: comiendo billetes y sembrando petróleo esperando a que salga un árbol; y si usamos la razón, eso es algo que jamás podría ocurrir.

La solución está en crear empresas que sean conscientes en cuanto al uso de recursos naturales que son finitos o simplemente, que cada persona reduzca su huella de carbono y podamos crear un pensamiento colectivo que opte por el reciclaje, evite el consumo de carnes rojas y deposite bien sus desechos, algo mucho más útil si se da por orden presidencial, y eso solamente se encuentra en sus manos. Con acciones pequeñas que cada colombiano realice, podemos llegar a cambios gigantescos.

La presente engloba de forma muy breve algunas de las soluciones que desde mi perspectiva como estudiante pueden crear cambios sustanciales en la cultura colombiana y que pueden salvar a nuestro país poco a poco. Como ve, señor Presidente, no son modificaciones gigantescas o poco viables, se trata de pequeñas diferencias que pueden hacer el cambio colectivo.

Espero pueda tener en cuenta al menos una de las iniciativas que aquí propongo y que eso nos pueda llevar a dar un salto como país.



Agradezco su tiempo en caso de que haya llegado hasta este punto de la carta o siquiera la haya abierto, el cambio real comienza por quien gobierna las masas, y ese puesto lo buscó, lo luchó y lo alcanzó usted.



Atentamente,

Maria Paula Mantilla Pinilla
Estudiante de comunicación social
y periodismo
Universidas Eafit de Medellín



SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content