Limerencia en el Ateneo

 
Related

La educación digital es para los pobres y los estúpidos

Enrique TF-Relatos
242 points

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF-Relatos
430 points



Most recent

Gamers colombianos GoddessAlfa y TomyCatt embajadores en STRIB

Avant Garde
14 points

Vive en grande tu estilo de vida en Mercure Santa Marta Emile con Accor Live Limitless

Tecnologia
4 points

Sanditon de Jane Austen llega a Colombia por Film&Arts

Avant Garde
6 points

Verificado: 6 beneficios que te convencerán para una dieta sin carne

Enrique TF-Noticias
20 points

Este es el calendario de cursos certificados de ciberseguridad de ETEK para mayo de 2021

Tecnologia
10 points

El aspecto práctico de las cosas

I'm Chester O'Brien
14 points

El Cloud ERP de CCS incorpora poderosas capacidades analíticas

Tecnologia
10 points

La historia de la trágica persecución y cruel muerte del león Cecil en 2015, símbolo de Zimbabue

Enrique TF-Noticias
10 points

Alarma: El cambio climático ha cambiado ya el eje de giro de la Tierra

Enrique TF-Noticias
36 points

GTCloud resuelve el dilema de las Ventas, Marketing y Servicio

Tecnologia
8 points
SHARE
TWEET

 Limerencia en el Ateneo


23 abril 2021

-Le perseguía como una obsesa, andaba loca por sus huesos y a pesar de sus jóvenes sesenta y nueve años, no podía vivir sin que Antoine, (el guaperas del Languedoc), no le correspondiera.

-Ayer noche me enteré, (me enteraron), que la joven sesentañera le echó no sé que droga de la voluntad en su copa, en la de Antoine, mientras este pasaba de ella sentado en la barra del Ateneo. No vino la Policía, ni nadie la llamó, pues el guaperas, estando perdida su voluntad, le salió el machito que es y se lio a besazos y manuseos impropios, con la linda sesentañera y tuvieron que separarlos echándoles agua fría, como a los perros cuando se ponen en situación de “vamos a pasarlo de pura madre”.

-Hoy ya sé que están los dos bien y que la cosa no fue a más, salvo pequeñas contusiones por las caídas y revolcones contra los muebles, el suelo y algún gayato suelto, pero lo peor es que quien me lo contaba, lo hacía partiéndose lo que hay al final de la espalda, sin darse cuenta de la pecaminosidad del asunto.

-No obstante y ya entrada la mañana, lo mejor, al margen de los comentarios y el cachondeo propio de la hazaña de la pareja de “auto violadores por un mundo sesentañero de calidad”, fue la conclusión y/o pregunta, que sobre el asunto expuso Leandro, el rey del chotis de Lavapiés: “¿No entiendo por qué no me pasan estas cosas a mi?”

-Y yo, sin reírme ni por asomo, me atreví a contestarle a mi confundido amigo Leandro, con una frase de Benedetti, lo cual hice con voz de viejo e ilustre, profesor de literatura y con cara de artista entrevistado en alguna revista de moda: “En ciertos oasis el desierto es sólo un espejismo.” … no hubo comentarios, lo cual me dejó algo frustrado, pero me armé de dignidad y pensé que debía sobrevivir al silencioso castigo al que fui sometido con ese lírico desprecio.

-Una vez repuesto diré, por último, que más curioso, aún, ha sido ver como todos los presentes, chicos y chicas del PREU, tenían la mano puesta sobre la boca de sus tazas, copas y vasos en uso, bueno, todos menos Leandro, claro.

Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content