El hombre que rescató a miles de la pobreza extrema y es candidato al Nobel de la Paz

 
Related

El insecto cuya picadura puede volverte alérgico a la carne roja

Mis notas
1024 points

Atención mujeres: cómo reconocer si tu pareja sufre el síndrome de Peter Pan

Mis notas
1630 points



Most recent

El guaperas del Z4, la vieja caradura de la cola del pan y la cháchara diaria

Henri Monzó Catalá
12 points

Acostumbrarse a todo

Enrique TF
12 points

Claves para destacar en la venta de juguetes para adultos

MaríaGeek
6 points

Basta ya de darle cancha a los antivacunas, por favor

Enrique TF
16 points

Rescatando El pensamiento de los pensadores Griegos Leucipo, Demócrito y Epicuro

PENSAMIENTO LIBRE
20 points

Cómo montar un restaurante post COVID-19

Saludables
294 points

Abra rebrote y lo lamentaremos, advierte un vidente Chieno

Periodista 2014
846 points

¿Por qué siempre quise ser mayor?

Henri Monzó Catalá
22 points

DICTADURAS COLOMBIA Y VENEZUELA DOS HISTORIAS PARA CONTAR

PENSAMIENTO LIBRE
30 points

La venganza de Bolivar contra la Nación Pastusa

Carlos Eduardo Lagos Campos
44 points
SHARE
TWEET
El Padre Pedro Opeka viajó a los 22 a Madagascar, uno de los países más pobres de África, y se instaló para siempre. Allí rescató a más de medio millón de personas que vivían de la basura, creó pueblos y colegios y hoy es considerado el “Albañil de Dios”.



El hombre que rescató a miles de la pobreza extrema y es candidato al Nobel de la Paz

Este año, el argentino, fue propuesto como candidato para el Premio Nobel de la Paz. En Argentina muy pocos lo conocen, pero en el mundo circulan más de 10 libros sobre su obra y su trabajo quedó registrado en siete documentales, incluido uno de Jacques Cousteau.

También lo llaman “La Madre Teresa con pantalones”, “Soldado de Dios”, “El Santo de Madagascar” o “El apóstol de la basura”. Al Padre Pedro, a los 22 años, la congregación de San Vicente de Paul le ofreció viajar a Madagascar y no dudó. En ese lugar conoció la miseria: “Cuando llegué a Antananarivo, la capital, vi miles y miles de personas que vivían de uno de los basurales más grandes del mundo. Esa noche no dormí y le pedí a Dios que me de fuerzas para rescatarlos de ahí”, cuenta a Clarín.

Le tomó tiempo ganar la confianza del pueblo y utilizó el fútbol para acercarse a la población y romper con el estigma de ser el único blanco. En 1990, puso la primera piedra en Akamasoa (que significa “Los buenos amigos” en el idioma malgache), un lugar para los pobres. Akamasoa se convirtió en una gran ciudad, con 17 barrios y 25 mil personas; el 60% menores de 15 años.

Hay cinco guarderías, cuatro escuelas, un liceo para mayores y cuatro bibliotecas. En total, 10 mil los escolarizados.

Fuente: www.unoentrerios.com.ar
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content