El valor de las cosas, el valor de la vida

 
Related

Tengo más hambre que los pavos de Manolo

El diario de Enrique
242 points

"Todo aquello que estás buscando, también te está buscando a ti"

El diario de Enrique
296 points



Most recent

En agosto nos vemos.

Pablo Emilio Obando Acosta
12 points

Pure Storage acelera la adopción de la IA empresarial para satisfacer las crecientes demandas con la

Patricia Amaya Comunicaciones
20 points

Stay Q Cleaning elimina molestias de limpieza para huéspedes

Comunicaciones
10 points

¿Qué es el Pig Butchering y cómo evitar ser víctima de esta ciberestafa?

Ciberseguridad
14 points

Pure Storage nombra a Joao Silva como vicepresidente para Europa, Medio Oriente, África y América La

Patricia Amaya Comunicaciones
12 points

Marca mexicana Electrolit, ¿debe o no debe tener rotulado nutricional y frontal de advertencia?

Prensa
64 points

El mundo desarrolla tecnologías de detección y neutralización

Tecnologia
8 points

Tecnología y personas: la verdadera revolución en la experiencia de cliente

Tecnologia
20 points

cCommerce: La nueva tendencia de venta para los eCommerce

Tecnologia
8 points

Tecnologías destacadas de los cruceros Costa Smeralda

MaríaGeek
10 points
SHARE
TWEET

 El valor de las cosas, el valor de la vida


07 marzo 2024

- Cuando era chico (aún no había cumplido seis años de vida), una preocupante asma atacó mi salud y para su cura fui enviado (con mi Madre), de modo urgente a vivir con una familia amiga de un tío abuelo en lo más alto de la comarca del Lluçanes (Barcelona), y eso sucedió durante tres o cuatro meses cada primavera/verano hasta que se me curó cuando ya tenía mis doce años cumplidos.

- Allí, en ese ambiente rural, campesino y ganadero aprendí muchas cosas. Aprendí disciplina, a madrugar sin rechistar, a recibir cariño sin límites, hice de vaquero ocasional (cuidar las vacas mientras pastaban). Aprendí a caminar por la noche con una lámpara de carburo para ir de una casa a otra de las seis o siete que había en el caserío, a rezar, a cuidar de los viejos (siempre en lugar preferente en la casa y en cada instante de la vida familiar), y a preparar pan tostado a las seis de la mañana para luego servirlo a todos los hombres y mujeres de la casa bien untado con ajo crudo que yo restregaba con ahínco añadiéndole un buen chorro de aceite de oliva haciendo las delicias de viejos y jóvenes y de mí mismo.

- Por la noche se dejaban los cubos de la leche ordeñada colgados de un fuerte clavo en alto y junto a la puerta de la entrada. Luego con esos cubos se llenaban los bidones metálicos que se dejaban en la carretera para ser recogidos por los mayoristas, pero yo mismo y antes de que se vertiera la leche de los cubos en los bidones, me ponía hasta las cejas de la nata que quedaba en la parte alta del cubo.

- Aprendí a arar la tierra con dos bueyes, un yunque y un arado que yo nunca supe como fui capaz de hacerlo. Pero lo mejor sucedía cuando alguna de las mujeres de la casa venía con el desayuno (embutidos y pan de hogaza, normalmente), y un buen y fresco porrón de vino tinto, vino que yo mojaba en el pan echándole, además, un buen puñado de azúcar por encima del pan emborrachado.

- Aprendí a ver con que amor trataban a los perros y a todos los animales en general; aprendí a ver como bendecían la mesa a cualquier hora que hubiese comida y con la fe y devoción con que lo hacían.

- Aprendí en el espacio nocturno después de la cena a conversar en las puertas de las casas, observando las estrellas y rezando para que mañana fuera un día próspero sin tormentas y sin vientos que pudieran destrozar los campos de trigo o las verduras plantadas, allí estábamos todos sentados en silla, muro o suelo, pero todos contaban sus cosas, lo que habían sufrido para descargar la paja en los corrales o para darle el pienso y el agua a las vacas y los mulos entre otras muchas hazañas laborales del día

- Aprendí ... sí, aprendí a apreciar el valor de las cosas, aprendí a vivir como nunca nadie jamás lo hubiera podido hacer mejor, aprendí a ser lo que seguramente acabé siendo y soy.


@etarragó

Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content