Una noche en casa ajena, grupo ajeno, tertulia ajena

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
452 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
506 points



Most recent

La naturaleza no destruye el plástico

NOTICIAS-ETF
28 points

¿Esta es la Sociedad que estamos construyendo?

NOTICIAS-ETF
20 points

Noche de Velitas y de armar Casas de Jengibre en Marriott Playa Dormida

Comunicaciones
6 points

Gran Cena de Navidad en Anandá by Cosmos Cartagena de Indias

Comunicaciones
12 points

¿Cómo tomar decisiones inteligentes impulsadas por datos?

Comunicaciones
12 points

Arrasan los océanos: La flota china ilegal y las asiáticas piratas campan a sus anchas todo el mundo

NOTICIAS-ETF
174 points

Certifícate en Hacking Ético y otros cursos de ciberseguridad con ETEK

Comunicaciones
6 points

La evolución del transporte refrigerado y los retos para alcanzar nuevos mercados

Tecnologia
20 points

Celebra Fin de Año con toda en Mercure Santa Marta

Comunicaciones
8 points

MQA: Conoce las 7 tendencias en software ERP para este 2023

Comunicaciones
6 points
SHARE
TWEET




22 noviembre 2021

- Era domingo y no era cuestión de desperdiciarlo. (Ayer).

- La noche sería larga y tras un día de duras pruebas y de enanos, (nietos), la cosa se presentaba "chunga". Éramos, de modo ocasional, nanys de noche de una familia amiga que había decidido invitar a los amigos mientras sus hijos salían a una cena de las llamadas, cenas de Empresa, cenas de Navidad.

- Mi vecina de tertulia se estaba leyendo, para pasar la larga noche, la Mujer de verde que es un buena "novela negra" y el chico de los recursos, (una especie de criado de casa rica de telenovela turca), que iba de rojo, era un simpático chileno, blanco como la leche, que habla catalán mejor que mi hermano, que ya es decir.

- Todo parecía un enorme escenario multicolor donde no había nada rosa, solo lo había al fondo en una inevitable TV encendida en Tele5 que, aunque sin voz, estaba dando la nota discordante de la que estaba siendo una plácida tertulia. No he entendido nunca eso de tener la TV encendida sin estarla viendo, parece como si la gente no supiera vivir sin su presencia. Pues son 100 w de nada, me dijo uno de los tertulianos que dicen oye misa por la radio y cuando pasan el plato la apaga. (Un chico ahorrador).

- Pero la cosa que estaba bastante tranquila se comenzó a enredar cuando alguien sacó el tema del crecimiento espectacular de la violencia de los hijos hacia los padres. No llegamos a ninguna conclusión, nadie se explicaba por qué pasa una cosa así y, al parecer, nadie se siente culpable. Son cosas de la época que, al parecer, llegan solas sin que nadie lo pueda evitar. Uno de los más ancianos, se acaloró al contarnos que su hijo, al que no ve desde hace un año, le "cascaba" para sacarle la paga que luego se gastaba en drogas. "Nadie me ayudó ni el Gobierno azul, ni el rojo, ni ninguno". Contaba que no tuvo forma de quitárselo de encima. Finalmente se enroló en el ejército y ahora está o estaba, en Afganistán aunque no sabe muy bien donde.

- No sé como lo hice pero al final me desconecté. Estaba tan cansado que ni siquiera escuchaba, ni oía, a nadie. Empecé a asentir cuando la gente me dirigía la mirada y a hacer el clásico gesto del "psiiii, quizás", que siempre es muy recurrente, cuando notas que con el simple asentimiento no dejan de mirarte buscando una respuesta.

- Todo eso pasaba mientras fijaba mi tv interior relamiéndome en la lectura del mensaje-e que me mandó mi hermano comentando las viejas fotos de los 50 que le mandé y que sigo escaneando a un ritmo no superior a las 5 hojas por hora.

- Entrar en ese mundo, en el de las imágenes de la niñez no supone, especialmente, olvidarse de la violencia de los hijos, ni de los desencantos de la época actual, ni de las otras mil gracias que vivimos en el día a día, eso no supone nada, pues en aquella también teníamos lo nuestro, lo que sí impone ese territorio, cuando te adentras en él, es el enorme placer de comenzar a sentir la viveza de las almas queridas aunque muchos ya no estén. Entonces te das cuenta del tiempo que has perdido y perdiste, en no disfrutar de aquellos a los que tanto quisiste, pensando entonces que ... "mañana ya lo haré".

- El tiempo que se nos da es muy corto y no hay que desperdiciarlo, voy a seguir intentando recuperarlo a toda velocidad y en todo el tiempo que me pueda dar ese carnet por puntos de salud que todos llevamos en algún lugar de nuestro olvido y en nuestra psique, no sea que luego me arrepienta de llegar siempre tarde donde nunca pasa nada.

- Como ya empecé a oír los Uuuuuy y los Aaaaaaaaaaaaa en la habitación de al lado, sospeché que habría comenzado el fútbol y que los hombres más futboleros se habrían ido hacia allí. Me fui a verlo, pero antes y mostrando cierto escaso interés en ser tan vulgar como futbolero de pro, me serené con un poquito de la necesaria fibra musical que como alimento ilustre, fuera un estimulante para las arcas de mi memoria.

Yo tenía un botón sin ojal, un gusano de seda
Medio par de zapatos de clown y un alma en almoneda
Una Hispano Olivetti con caries, un tren con retraso
Un carné del Atleti, una cara de culo de vaso
....



Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content