Rezaron y se cumplió un milagro a su hijo

 
Related

"Los pequeños con discapacidad no deberían nacer, solo son un estorbo" indico funcionaria de México

El Hombre Social
1726 points

¿Qué tienen los pobres en la cabeza?

El Hombre Social
1010 points



Most recent

LAS BOTAS ALTAS DE CAUCHO SON EL PEOR ENEMIGO DE LOS CAMPESINOS

Image Press
14 points

Un virólogo del CSIC vaticina cada cuánto tiempo habrá que vacunarse contra el Covid-19

NOTICIAS-ETF
236 points

Colombianos diversifican inversiones, ante escenarios económicos y sociopolíticos adversos

Image Press
40 points

Simplemente Gracias, la nueva apuesta de LOS TRI-O por la música romántica

TECH2022
30 points

Fernando Simón explica por qué se dispararán los contagios de Covid este verano

NOTICIAS-ETF
60 points

Tomar fotos haciendo pintura

El diario de Enrique
34 points

Hablamos de COVID-19 y sus variantes: El riesgo de muerte se triplica en los pacientes no vacunados

NOTICIAS-ETF
140 points

Modelos de Cat phones acumulan 49 premios en 10 años

Comms1
32 points

Johnson Controls fortalece la seguridad del sector bancario en América Latina

TECH2022
44 points

DistroTV eleva su oferta de canales a más de 270

Comms1
16 points
SHARE
TWEET
La familia Ureta Wilson transformó su tristeza en alegría.



Rezaron y se cumplió un milagro a su hijo

El protagonista es el niño chileno José Ignacio Ureta Wilson, quien a los pocos días de nacer, sufrió un paro cardiaco de más de media hora y una hemorragia masiva.

José Ignacio nació el 10 de julio de 2003 una hernia de intestinos a la vista, una cardiopatía congénita que mezcla la sangre venosa con la arterial y una malformación de ambos hemisferios cerebrales por alteración de la migración neuronal.

Con sólo dos días de vida, el niño fue operado para corregir la cardiopatía. Sufrió un paro cardíaco e hipotermia. Superó estos episodios y presentó tres crisis por falta de oxígeno, su pulmón izquierdo colapsó. Todo esto le causó lesiones graves en el cerebro por falta de oxigenación en la zona encefálica.

El 2 de agosto de 2003, estando en la clínica, a José Ignacio se le presentó una insuficiencia cardíaca aguda y sufrió un paro cardiaco que duró entre 30 y 45 minutos. Los médicos realizaron maniobras de reanimación con repetidas transfusiones de sangre.

Poco a poco, los médicos redujeron el ritmo de las maniobras de ventilación manual y de masaje cardiaco, pues pensaron que el niño estaba muerto.

Cuando pensaron que su vida había terminado, el corazón del recién nacido comenzó a latir de nuevo hasta alcanzar enseguida un ritmo de 130 pulsaciones por minuto. Los médicos Felipe Heusser y José Ignacio Rodríguez, que atendieron al menor, están seguros que la curación de José Ignacio no tiene explicación científica.

Los médicos pensaron que el niño sufriría graves consecuencias pero, por el contrario, las condiciones del bebé mejoraron y un mes después fue dado de alta.

Ahora, José Ignacio es un niño normal, aunque muestra algunos vestigios de sus antiguas dolencias, va al colegio, obtiene buenas calificaciones, juega fútbol y hasta es líder de su grupo.

Los padres aseguran que durante el paro cardiaco pidieron con gran fe la curación de su hijo, recitando la oración de la estampa de don Álvaro del Portillo.

Este próximo sábado 27 de septiembre don Álvaro del Portillo será beatificado como consecuencia del reconocimiento de este milagro. Para el Papa Francisco, es una ocasión para que "se ponga en evidencia el precioso ejemplo de vida" del nuevo beato.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content