Los juegos perversos de Saludcoop

 
Related

En el Tiempo y a Tiempo

POESIA
352 points

"Reconociendo a nuestra Gente"

POESIA
408 points



Most recent

Kingston: Innovación a toda velocidad en COMPUTEX 2024 con DDR5, IA y autos de carreras

Prensa
12 points

British Council transforma festivales promoviendo sostenibilidad y colaboración cultural en eventos

Prensa
14 points

Seis aportes de la inteligencia artificial al marketing digital

Luisa Fernanda Rozo
8 points

Los colombianos invierten el 21% de sus ingresos en salud: ANDI

Prensa
14 points

La última Paciente, en el teatro Nuevo Versalles. Conozca a Guada Espinoza

Benjamin Bernal
14 points

Colombia y España se reúnen para afianzar la cooperación en ciberseguridad

Ciberseguridad
22 points

PARA LOS INMUNES A MI ANTÍDOTO

Octavio Cruz Gonzalez
8 points

Stay Q ofrece pack especial en Cartagena por el mes de las madres

Comunicaciones
36 points

Kingston dice adiós a las transferencias lentas para creadores de contenido

Prensa
14 points

MuchoSur apuesta por un turismo consciente y transformador

Comunicaciones
14 points
SHARE
TWEET
Constanza empieza a sentir a sus doce años que su cuerpo no es el mismo, y no precisamente por los cambios que naturalmente se operan durante la adolescencia, sino por que empieza a expermentar pequeñas convulsiones que estremecen su ser. Estos episodios se hacen cada vez más frecuentes al extremo de que su vida de niña y adolescente sufre un giro repentino, ya no juega como antes, sufre de mareos, dolores de cabeza, vómitos y depresiones que hacen presagiar lo peor. Su familia decide, en medio de su zozobra y dolor, llevarla a un chequeo medico en su entidad prestadora de salud y el diagnostico es desalentador: epilepsia idiopática generalizada, enfermedad que de acuerdo a explicaciones medicas no es curable aunque si tratable y controlable.



Cómo es lógico esta enfermedad trastorna su vida y la de sus seres queridos, pero se consuelan al saber que los medicamentos prescritos mejorarán sustancialmente su calidad de vida sin impedirle unas relaciones con niños y chicos de su edad. Con un medicamento, Valcote 250 g, se logra controlar, mejorar y brindar a esta niña, “mi pequeña princesa” como cariñosamente la llamo, un estilo de vida optimo y en condiciones dignas. Pero sorpresivamente y sin que importe riesgo alguno en su vida, se le cambia su medicamento en el año 2011 por un genérico, que lejos de brindarle mejoría le proporciona unos efectos secundarios que obligan a hospitalizarla poniendo en riesgo no solo su salud sino su misma vida.

Ante esta situación y por ser menor de edad en ese entonces, su madre se ve obligada a presentar un derecho de petición a SALUDCCOP E.P.S en fecha febrero del 2011 con el fin de dejar en claro que la determinación tomada por esta entidad prestadora de salud no es la más adecuada dejando constancia una vez más que la vida de su hija corre inminente peligro. Igualmente considera y deja constancia que “el medicamento genérico trajo consecuencias adversas en el pasado para mi hija” y considera que esta fue una decisión eminentemente económica. Mediante tutela se logra el restablecimiento de la entrega de su medicamento que cada vez se hace más difícil de recibir por parte de esta entidad de salud que parece no importarle la situación médica ni las acciones interpuestas. Se llega al punto de que se le suspende definitivamente la entrega de su medicamento.

Sobra decir que las condiciones económicas de Constanza y su madre no les permiten adquirir la medicina formulada por un medico de la entidad con la observación de que “existe riesgo INMINENTE para la vida y la salud del paciente...”. En más de una ocasión acompañé a “mi pequeña princesa” A las oficinas administrativas de SALUDCOOP en Pasto con el fin de constatar la veracidad de sus quejas y quedé perplejo ante lo visto y escuchado de uno de sus directivos quien con sangre fría y calculadora simplemente atinaba a decir que “se espera una decisión del comité científico que se reúne en Bogotá para ver si autorizan la entrega de este medicamento”, no obstante que se le debe practicar en días próximos una cirugía para la cual se necesita estabilizar su cuerpo y sus condiciones emocionales, hechos que no se han conseguido por la privación de sus medicamentos por esta misma entidad. Al momento de escribir esta crónica recibo una llamada de Constanza en la que afirma tristemente que la Comisión Científica de Bogotá le negó su medicamento una vez más.

Cómo duele escribir sobre estos hechos tan sensibles y que ponen al descubierto la verdadera razón de ser de unas entidades que únicamente ven el lucro como filosofía empresarial, ignorando el dolor, la tristeza, el llanto de seres tan desamparados como Constanza, a quien por razones lógicas hemos cambiado su nombre. Nos duele en lo más profundo del ser su desamparo, su anhelo de vivir en condiciones dignas y humanas y lo único que nos queda es solidarizarnos a través de la palabra y la denuncia publica. Seguramente existen cientos de casos similares y quisiéramos conocerlos para dejar en claro y en evidencia este trato inhumano de estas entidades prestadoras de salud que hasta hace poco hacían ostentación de sus adquisiciones inmobiliarias y de sus altísimas inversiones en finca raíz y automóviles mientras sus usuarios y aportantes recibían un trato indecoroso y negligente.

¡!!No hay derecho!!!, y así sea como un medio o método de desahogo cuéntenos sus experiencias con su entidad prestadora de salud. Mientras tanto reciba Constanza y su familia una voz de aliento y de solidaridad de una sociedad que vive sus mismos dramas y angustias. Pedimos clemencia y un acto de humanidad de estas mal llamadas comisiones científicas que son, simple y llanamente, una forma torpe y cruel de llenar las arcas de sus propios intereses, una excusa para “ahorrar” dinero en detrimento de la salud de sus usuarios. ¡!!No más!!!, el pueblo colombiano exige respeto y un trato decente para su dolor, las autoridades correspondientes tienen la palabra y pongo a su disposición los documentos y las pruebas que consideren oportunas y necesarias.

[email protected]
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content