RAYUELA, MEDIO SIGLO DESPUÉS

 
Related

CURSO EN LA UCALP

Cultura!
496 points

CURSO UCALP: LA CIENCIA Y LA VIDA COTIDIANA

Cultura!
560 points



Most recent

Genetec pionero en el desarrollo del software de videovigilancia

Tecnologia
16 points

LA INMUNIZACIÓN EN PAÍSES DE BAJOS INGRESOS: LA PANDEMIA LLEVA A DISMINUIR COBERTURA PERO SURGEN SEÑ

Image Press
6 points

Tu canción, "your song"

El diario de Enrique
12 points

GCM MINING Y ARIS GOLD SE COMBINAN PARA CREAR UNA EMPRESA LÍDER EN LAS AMÉRICAS DE PRODUCCIÓN DE OR

Image Press
8 points

¿Qué regalar a un profesor cuando acaba el curso?

MaríaGeek
12 points

Donde pagar recibo de luz en México

CeemTops
6 points

Asesinado un turista en Francia por masturbarse mientras miraba a una mujer en una playa nudista

NOTICIAS-ETF
14 points

Nunca se sintieron bellas

El diario de Enrique
10 points

Yingli Reconocida por el RECT como el fabricante de módulos fotovoltaicos de mayor calidad, confiabi

Juan C
12 points

Etek ofrece sus cursos certificados en Ciberseguridad para agosto de 2022

Comunicaciones
8 points
SHARE
TWEET
Incorporada al paisaje cultural como una de las obras características de la vanguardia narrativa de los 60 en nuestro suelo, Rayuela cumple 50 años de vida y revalida la vigencia de Julio Cortázar en el mapa vernáculo de las letras. Aquí, escritores, editores y críticos ofrecen una mirada en torno a una obra que supo gestar un universo lúdico y personal

RAYUELA, MEDIO SIGLO DESPUÉS

Los méritos no han perdido impacto en la resignificación de época: baluarte de experimentación semántica y sintáctica que interpeló el rol del lector a la vez que ofició como una sutil representación contracultural evocadora de los contrates de una década vertiginosa, la obra que Cortázar comenzó a soñar en 1958 siguió el mismo derrotero de las vanguardias artísticas surgidas con pretensión subversiva y luego asimiladas por el canon.

Rayuela, hace ya cincuenta años, irrumpió en escena para demostrar todo lo que podía acontecer de novedoso si se abandonaba la solemnidad, la corrección e incluso la lógica, elecciones que postularon una ruptura con las formas clásicas de la narración que se agigantó con la propuesta de sacudir al lenguaje con nuevas expresiones, tal vez como una pretensión de ilustrar la imposibilidad de nominar la totalidad del mundo.

“Personalmente, creo no haber escrito nada mejor que ‘El Perseguidor’; sin embargo, en ‘Rayuela’ he roto tal cantidad de diques, de puertas, me he hecho pedazos a mí mismo de tantas y de tan variadas maneras, que por lo que a mi persona se refiere ya no me importaría morirme ahora mismo”, escribió Cortázar a su amigo Jean Bernabé.

“Sé que dentro de unos meses pensaré que todavía me quedan otros libros por escribir, pero hoy, en que todavía estoy bajo la atmósfera de Rayuela tengo la impresión de haber ido hasta el límite de mí mismo, y de que sería incapaz de ir más allá”, define el escritor.

Ya desde la primera página, titulada “Tablero de dirección”, Cortázar explicita su idea de romper el orden establecido y propone dos maneras alternativas de transitar las 600 páginas que siguen: de corrido -en cuyo caso el libro terminaría en el capítulo 56 siendo el resto “prescindible”- o según un itinerario no lineal en el que ubica como primero al capítulo 73, en cuyo caso todos los capítulos serían “necesarios”.

“A mí se me ocurrió, y sé muy bien que era una cosa muy difícil, un texto donde el lector en lugar de leer consecutivamente una novela tuviera opciones, lo cual lo situaría ya casi en pie de igualdad con el autor, porque él también había tomado diferentes opciones al escribir el libro”, explica el escritor en una entrevista publicada poco después de la aparición del libro.

La obra donde la Maga y Oliveira juegan al amor mientras deambulan de París a Buenos Aires y sobre todo, donde los lectores juegan a construir su propia novela dialogando o peleando con el surrealismo, lo fragmentario y lo poético, fascinó a tantos como sublevó a otros, aunque el tiempo ha disuelto el afán combativo de la mayoría de los segundos para cerrar filas en torno a una novela que está considerada entre las cien mejores del siglo XX.

Antes de entregar el manuscrito de Rayuela, que entró en contacto con los editores el 28 de junio de 1963, Cortázar tenía un bien ganado prestigio como cuentista a partir de obras como Bestiario (1951), Final del juego (1956) y Las armas secretas (1959) y había publicado ya otra novela, Los premios (1960).

Aún no se había instalado la idea del “boom latinoamericano”, cuyo disparador se produjo dos años más tarde con La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa y más tarde con Cien años de soledad del colombiano Gabriel García Márquez, pero de alguna manera el escritor argentino ya se había adelantado con su novela rupturista y experimental.

Ya sea por su ambición literaria y vital, su renovación de los pactos narrativos o su afán poético, Rayuela fue intensamente leída a través del tiempo con una curiosidad, asombro e interés que se condensa en esta edición conmemorativa que incluye un apéndice donde Cortázar narra la historia del experimento que buscó el más allá de todas las fronteras.

El lanzamiento de Rayuela viene acompañado de otras celebraciones relacionadas con el autor, ya que el 26 de agosto del año que viene se celebra el centenario de su nacimiento y unos meses antes, el 12 de febrero, se cumplirán 30 años de su muerte.

Fuente: www.eldia.com.ar
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content