¡Este es el motivo por el cual se contagian los bostezos!

 
Related

La reacción de este perro cuando escucha su canción favorita es increíble

Curiosidades
1760 points

Las cucarachas podrían acabar con el hambre del mundo

Curiosidades
474 points



Most recent

Como si existieras de Carlos Perrotti

El diario de Enrique
6 points

Dudas más habituales sobre las puertas automáticas respondidas

MaríaGeek
8 points

¿Es Ud. inteligente?

Juan Cantalatabla
36 points

Raymundo Lopeztiana exije AFC Seguridad Privada lo indemnize por despido y adeudo de quincena

Secretaría General
70 points

Tláhuac: Raymundo Lopeztiana se dice decepcionado de la prostitución de la simulación de democracia

Secretaría General
42 points

No podemos proteger un tirano que se ha manchado de sangre las manos, Raymundo Lopeztiana

Secretaría General
26 points

¿Cuál es la diferencia entre farmacia y parafarmacia?

Saludables
92 points

Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia

El diario de Enrique
16 points

El pueblo de la India que se desconecta de internet para que hablen sus habitantes

NOTICIAS-ETF
96 points

Por fin un proyecto serio para limpiar los océanos (financiado por la UE)

NOTICIAS-ETF
8 points
SHARE
TWEET
La clave está en la activación de la corteza motora del cerebro, un hallazgo que permite avanzar en el tratamiento de enfermedades neuropsiquiátricas, aunque no estemos cansados, si vemos a alguien bostezar, nosotros lo hacemos también, una reacción muy común que todos hemos experimentado.

¡Este es el motivo por el cual se contagian los bostezos!

Pero, ¿por qué sucede esto? La clave se encuentra en la activación de una región muy concreta del cerebro, según una investigación de la Universidad de Nottingham.

El estudio sugiere que la propensión al contagio del bostezo involuntario se origina en la corteza motora primaria del cerebro, área responsable de la ejecución del movimiento a través de los impulsos neuronales.

Los resultados arrojan luz sobre la base neural de este ecofenómeno (repetición automática de las palabras o acciones de otros), desconocida hasta ahora.

En el estudio participaron 36 adultos voluntarios a quienes se les enseñó a contener el contagio mientras contemplaban clips de vídeo donde aparecían personas bostezando. Posteriormente, se contabilizaron todos sus bostezos, incluidos los reprimidos.

Para probar la relación entre la base neural del bostezo y la excitabilidad motora, el grupo de investigadores utilizó técnicas de estimulación magnética transcraneal (TMS), demostrado que a través de la estimulación eléctrica también se puede incitar al bostezo.

Gracias a las TMS probaron también que ser más o menos propenso al bostezo contagioso depende de la excitabilidad cortical y la inhibición fisiológica del córtex motor primario de cada persona, por la que la necesidad de bostezar es diferente en cada uno de nosotros.

Sin embargo, nuestra capacidad para resistirnos al contagio es limitada e incluso el intento de reprimirlo aumenta la necesidad de bostezar. Por mucho que lo intentemos, nuestra predisposición al bostezo no va a cambiar.

El hallazgo, publicado en la revista Current Biology, permitirá a los investigadores comprender mejor las causas de las enfermedades relacionadas con un aumento de la excitabilidad cortical y/o una disminución de la inhibición fisiológica, donde los pacientes no pueden frenar los ecofenómenos más comunes: ecoalia, imitación involuntaria de palabras, y ecopraxia, imitación automática de acciones.

“Consideramos que estos descubrimientos pueden servir para comprender mejor una amplia gama de patologías clínicas como la epilepsia, la demencia, el autismo y el síndrome de Tourette”, asegura Stephen Jackson, profesor de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Nottingham y director del estudio.

“Esta investigación ha demostrado que el impulso se incrementa cuando intenta detenerse. Utilizando la estimulación eléctrica se pudo aumentar la excitabilidad motora y, al hacerlo, aumentó la tendencia a contagiarse del bostezo, por lo que si en pacientes con Tourette pudiéramos rebajar la excitabilidad, reduciríamos los tics, y eso es en lo que estamos trabajando”, explica Georgina Jackson, profesora de Neuropsicología Cognitiva del Instituto de Salud Mental de Nottingham.
¿Curioso verdad? ¡Comparte!

Fuente: www.miscuriosidades.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content