Yo no ayudo a mi esposa (Una reflexión que deberías compartir)

 
Related

Modelo de 14 años fallece por agotamiento en China

Historias Asombrosas
2942 points

Un inocente tatuaje se convierte en una tragedia. Su madre quiere advertir a todos los padres

Historias Asombrosas
3090 points



Most recent

Malaria-sniffing pooches might help save lives

About pets
168 points

New study says that colored bird eggs come from dinosaurs

Technology news
196 points

Kindergarten kids sing Happy Birthday with sign language for their deaf custodian

Amazing histories
164 points

Don't miss: the best Key West Bar Crawl guide

Random Time
118 points

Woman divorced after 44 years of marriage gets amazing makeover

Amazing histories
180 points
SHARE
TWEET
La vida en pareja es un camino difícil y complejo, que puede llevarse con éxito si existe amor y comprensión. Por eso, es necesario que leas esta reflexión y la compartas con tus familiares y amigos, para que entendamos que el trabajo en el hogar debe ser en equipo; no una tarea exclusivamente para la mujer.

Yo no ayudo a mi esposa (Una reflexión que deberías compartir)

Un amigo vino a mi casa a tomar café, nos sentamos y hablamos, hablando de la vida. A un cierto punto de la conversación, le dije: "voy a lavar los platos y vuelvo enseguida". Él me miró como si le hubiera dicho que iba a construir un cohete espacial. Entonces me dijo con admiración pero un poco perplejo: " me alegra que le ayudes a tu mujer, yo no ayudo porque cuando yo lo hago, mi mujer no me alaba. La semana pasada me lavé el piso y ni "un gracias." Volví a sentarme con él y le expliqué que yo no "ayudo" a mi esposa.

En realidad, mi mujer no necesita ayuda, ella necesita un socio. Yo soy un socio en casa y por vía de esa sociedad se dividen las funciones, pero no se trata de una "ayuda" comas tareas de casa.

Yo no ayudo a mi esposa a limpiar la casa porque yo también vivo aquí y es necesario que yo también limpie.

Yo no ayudo a mi mujer a cocinar porque yo también quiero comer y es necesario que yo también cocine.

Yo no ayudo a mi mujer a lavar los platos después de comer porque yo también uso esos platos.

Yo no ayudo a mi esposa con sus hijos porque también son mis hijos y mi trabajo es ser padre.

Yo no ayudo a mi mujer a lavar, extender o doblar la ropa, porque la ropa también es mía y de mis hijos.

Yo no soy una ayuda en casa, soy parte de la casa. Y con respecto a elogiar, le pregunté a mi amigo cuando fue la última vez que, después de que su mujer termine de limpiar la casa, lavar la ropa, cambiar las sábanas de la cama, bañarse en sus hijos, cocinar, organizar , etc., le dije gracias?

Pero un gracias del tipo: Wow, cariño!!! Eres fantástica!!!

Eso te parece absurdo? Te está pareciendo extraño? Cuando usted, una vez en la vida, limpió el piso, vos esperabas en lo mínimo un premio de excelencia con mucha gloria... por qué? Nunca pensaste en eso amigo?

Tal vez porque para usted, la cultura machista haya mostrado que todo sea tarea de ella.

Tal vez usted haya sido enseñado que todo esto debe hacerse sin tener que mover un dedo?

Entonces la elogia como usted quería ser elogiado, de la misma forma, con la misma intensidad.

Dale una mano, compórtate como un verdadero compañero, no como un huésped que solo viene para comer, dormir, bañarse y satisfacer las necesidades sexuales... Siéntete como en casa. En su casa.

El cambio real de nuestra sociedad empieza en nuestros hogares, enseñémosle a nuestros hijos e hijas el real sentido del compañerismo.

—Anónimo.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content