Karma:Causa y efecto

 
Related

Lo que debe hacer para que su expareja responda económicamente por sus hijos

DiegoL
630 points

La influencia del padre en los hijos adolescentes

DiegoL
384 points



Most recent

La Rusia de Putin muy cerca de ganar la carrera para conseguir la vacuna contra el cáncer

NOTICIAS-ETF
8 points

Vida, estamos en paz, no hay deudas cruzadas entre tú y yo

El diario de Enrique
14 points

Llegan los servicios anestésicos con los que despedirte del dolor

Saludables
22 points

¿Cómo cuidar las llaves electrónicas de tu coche?

MaríaGeek
12 points

Siete salas de tratamiento privadas esperan por ti en el SPA de JW Marriott Bogotá

Comunicaciones
8 points

Habla poco y habla bien

El diario de Enrique
10 points

Waya Guajira: Nuevas propuestas culinarias diseñadas para exaltar los sabores únicos de La Guajira

Comunicaciones
12 points

Variantes de póker más populares

MaríaGeek
8 points

Realidad cruelmente feliz

El diario de Enrique
10 points

Acertijos diarios para mantener activas las neuronas del entendimiento

El diario de Enrique
10 points
SHARE
TWEET
Cualquier cosa que haga repercutirá en su vida. Cada acción que emprenda le traerá una consecuencia que será ‘buena’ o ‘mala’, dependiendo de la intención con la que usted haya actuado. Todo lo que se envía al universo se regresa tarde o temprano.

Karma:Causa y efecto

Todo lo ‘bueno’ o lo ‘malo’ que nos sucede es el resultado de nuestros actos. Y es así de literal: ¡Siempre tendremos la ración que nos corresponda!

Por eso, no debemos echarle la culpa de lo que nos pase a nadie.

Es clave aceptar que somos nosotros mismos los responsables de nuestras acciones.

En cada caso que nos pasa debemos atar cabos o unir los puntos conexos que han llevado a determinado hecho, no solo para entender lo que estamos viviendo, sino también para aprender de ello y evitar cometer errores semejantes más adelante.

También es claro que lo que les hagamos a los demás nos será devuelto en la misma proporción.

¡Ni más ni menos!

Hoy vivimos un presente que hemos creado en el pasado y, de manera precisa, lo que estamos diseñando hoy es el abono para lo que cosecharemos mañana.

Algunos le llaman a esta regla de la vida como la ley de ‘causa y efecto’; otros la han bautizado con el nombre de ‘karma’; y unos más hablan de ‘justicia divina’.

¡La denominación no importa tanto!

Lo realmente interesante es lo efectiva que resulta esta máxima en nuestro entorno. Incluso esta tesis es fácil de detectar en la cotidianidad.

Veamos algunos ejemplos:

Si sembramos amor, eso recibiremos; si somos amargados, la vida nos pagará con la misma ración de tedio; si no cuidamos nuestra salud, nos enfermamos, en fin...

Mantener pensamientos optimistas atraerá resultados positivos; actuar de buena fe, nos redundará en consecuencias bien intencionadas, y así de manera sucesiva.

Diríamos que lo que afrontamos no son cosas del azar. Porque nada es suerte, sino atracciones de lo que hemos concebido en nuestras mentes.

También habría que mencionar que no estamos condenados a nada ‘malo’ si, de entrada, asumimos el reto de sembrar lo positivo.

Siguiendo las reglas de la ley que hoy nos ocupa, podríamos entender que la finalidad de la vida consistiría en transformar todo aquello que nos causa sufrimiento en paz interior y felicidad.

Tendríamos que corregir las cosas que estamos haciendo mal, para que obtengamos efectos alentadores.

Porque si sabemos que nuestras expectativas tendrán un gran impacto en la forma como nos desenvolveremos, deberíamos empezar por revisar qué estamos haciendo para que las metas diseñadas sean una realidad.

Digámoslo de una manera más precisa: Si lo único en el mundo sobre lo que tenemos un control verdadero son nuestros pensamientos; no debemos tener limites en cuán mejor podemos llegar a pensar. O sea que no hay barreras para mejorar nuestras vidas. Y lo mejor es que en todo esto siempre primará nuestra decisión.



Fuente: www.vanguardia.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content