10 deficiencias nutricionales que pueden provocarte depresión y trastornos del estado de ánimo

 
Related

El país que creó la primera vacuna contra el cáncer de pulmón

Pudiera no saberlo
1142 points

Ayudar en el hogar aumenta el riesgo de divorcio

Pudiera no saberlo
137040 points



Most recent

George HW Bush s World War II love letter to Barbara Bush goes viral

You have to know
224 points

4 Super-Quick breakfasts you can make at the office

Health at home
156 points

5 Reasons why you re gaining weight that have nothing to do with food

Health at home
152 points
SHARE
TWEET
La depresión afecta aproximadamente a 14.8 millones de adultos en los EE.UU. Alrededor del 7 % de toda la población mayor de 18 años.

10 deficiencias nutricionales que pueden provocarte depresión y trastornos del estado de ánimo

Generalmente, no se dan cuenta, sin embargo, las deficiencias nutricionales pueden jugar un papel muy importante para regular y mantener el bienestar de nuestra salud mental.

A continuación, analizaremos 10 de las deficiencias más conocidas, que pueden debilitar la función cerebral y la memoria, así como elevar los niveles de agudización del estrés y la ansiedad.

Existen, por supuesto, innumerables signos que tu cuerpo mostrará, advirtiendo una deficiencia nutricional en el sistema.

Es aconsejable estar pendientes de estos síntomas, pero es aún más importante programar una visita con su médico para chequeos regulares a lo largo del año.

1. Acidos grasos — Omega 3
Los médicos siempre señalan la importancia de las grasas omega-3, ¡y por una buena razón! Ayudan a mantener la salud de las células cerebrales.

Sin ella, las grasas trans entrarán al sistema nervioso, causando una inflamación que puede conducir a trastornos en el estado de ánimo.

Puedes encontrar este nutriente en los pescados grasos, yema de huevo, aceite de linaza, nueces, y suplementos dietéticos.

2. Vitaminas del complejo B
Vitaminas B 6 y B12, en particular, ofrecen muchos beneficios para la salud. Ayudan a reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares, apoyan el crecimiento de uñas y humectan la piel, pero también pueden afectar en gran medida el estado de ánimo.

Según el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología, una deficiencia de vitaminas del complejo B puede afectar en gran medida la salud mental. Se ha encontrado que, un gran porcentaje de las mujeres mayores con depresión, tienen deficiencia de vitamina B12.

Puedes encontrar una increíble cantidad de vitaminas del grupo B en los mariscos, verduras de hoja verde, plátanos, productos de soya fortificados, cereales de salvado, y carne roja.

3. Ácido Fólico
Según la experta en salud mental Teresa Borchard, aquellas personas que carecen de ácido fólico en el sistema responden muy mal a los tratamientos antidepresivos.

En promedio, los adultos necesitan por lo menos 400 mcg de ácido fólico todos los días, y muchos médicos han comenzado incluso a prescribir algo que se llama Deplin, un folato, para tratar la depresión en sus pacientes.

Los alimentos que incluyen altos niveles de folato incluyen: frijoles cocidos y lentejas, espinacas, aguacate, brócoli y frutas tropicales.

4. Zinc
El zinc es uno de esos nutrientes multi usos, necesarios para mantener la salud de casi todas las partes del cuerpo.

Además de apoyar los movimientos del sistema inmunitario y el intestino, el zinc también equilibra la salud mental.

Es crucial en la producción y la función de los neurotransmisores, según el dietista y nutricionista Doug Cook.

Excelentes fuentes de zinc incluyen: costillas de carne de res magra, germen de trigo tostado, espinacas, semillas de calabaza y chocolate negro.

5. Selenio
Los médicos señalan que el selenio es necesario para una función saludable de la tiroides, y, en efecto, el bienestar mental.

Esto se debe a que el selenio convierte las hormonas tiroideas inactivas a su forma activa en el hígado, donde se utiliza para crear antioxidantes y desintoxicantes compuestos para el cuerpo.

Puedes encontrar abundantes fuentes de selenio en alimentos tales como las semillas de girasol, pan de trigo integral, atún, nueces de Brasil, carne de cerdo, y ostras.

6. Magnesio
Aproximadamente la mitad de la población estadounidense tiene deficiencia de magnesio.

Esto se debe a que ingieren niveles relativamente altos de alcohol, azúcar, refrescos, antibióticos, y sodio, los cuales, pueden disminuir los niveles de magnesio.

Los expertos, a menudo se refieren al magnesio como el “antídoto contra el estrés”, un mineral de gran alcance que ayuda al cuerpo a relajarse, de acuerdo con el doctor Mark Hyman.

Se puede encontrar una maravillosa cantidad de magnesio en la soja, las lentejas, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa y frutas secas.

7. Vitamina D
Muchas personas se deprimen más y están de mal humor durante los meses de invierno.

Estamos expuestos a niveles más bajos de luz del sol durante el invierno, y, como resultado, muchas personas experimentan una ligera deficiencia en vitamina D, lo que se ha vinculado repetidamente con la depresión, la ansiedad y el trastorno afectivo estacional.

El Instituto Nacionale de la Salud sugiere que, en promedio, los adultos deben recibir alrededor de 600 UI de vitamina D al día.

Puedes encontrar una buena cantidad de este nutriente en el pescado azul, setas portobello, aceite de hígado de bacalao y queso de soja.

8. Yodo
Igual que el selenio, el yodo es necesario para el correcto funcionamiento de la tiroides.

Ayuda a estimular el sistema inmunológico, el rendimiento del cerebro, la memoria, y a regular la temperatura corporal. Por encima de todo, ese nutriente es esencial para mantener la salud mental.

Puedes encontrar yodo en quesos crudos, sal enriquecida con yodo, algas secas, papas, arándanos, atún de lata, palitos de pescado y camarones.

9. Hierro
Según el CDC (Centro para el control de las enfermedades), la deficiencia de hierro es común en mujeres que están en edad para procrear.

De hecho, alrededor del 20 por ciento de las mujeres carecen de hierro, y hasta el 50 por ciento de todas las mujeres embarazadas necesitan más hierro en sus dietas.

La deficiencia de hierro puede dar lugar a una insuficiencia de glóbulos rojos, lo que puede causar anemia, fatiga y confusión mental.

Grandes fuentes de hierro son mejillones, almejas, nueces, semillas de calabaza, productos de soja, hígado de pollo y frutos secos como las castañas de cajú y las almendras.

10. Amoniácidos
Los aminoácidos son cruciales para mantener un estado saludable mental. Por desgracia, hay nueve aminoácidos que nuestro cuerpo no puede producir de forma natural.

Al igual que muchos otros nutrientes mencionados anteriormente, los aminoácidos ayudan a equilibrar los neurotransmisores en el cerebro, y reducir el miedo, la ansiedad, ataques de pánico y estrés.

Las buenas fuentes de aminoácidos incluyen los huevos, carnes magras, productos lácteos y fuentes de proteínas de origen vegetal.

Es necesario darle a nuestro cuerpo todos los nutrientes que requiere para tener una buena salud física y mental.

Fuente: perfecto.buzz
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content