Por falta de tratamiento adecuado peligra la vida de víctima de la vacuna contra el VPH

 
Related

Víctimas de vacuna: Enfermas, muertas y olvidadas

No hay que callar...
2058 points

Las vacunas nunca han funcionado

No hay que callar...
366 points



Most recent

7 claves para afrontar la crisis del coronavirus en el sector del fitness

Saludables
8 points

Una noticia que es rara avis: Una niña prodigio es noticia por crear con un piano, una pieza a part

Henri Monzó Catalá
26 points

Consejos para redactar un TFG en época de pandemia

Mis Noticia
24 points

Mauricio Molano Camacho Empresario Benemérito del Premio al Mérito Empresarial, Edición Especial 202

Tecnologia
12 points

Los 5 trucos de limpieza caseros más útiles para dejar tu casa impecable

Henri Monzó Catalá
8 points

APARECE OTRO PROCESO AL QUE EX FISCAL MONTEALEGRE LE METIO LA MANO

PENSAMIENTO LIBRE
68 points

Va por Usted, MUJER

Enrique TF
12 points

Beneficios para tu productividad de usar una agenda de papel

Saludables
10 points

Nariño en la historia de la resistencia colombiana

PENSAMIENTO LIBRE
14 points

Urgencias del Siglo XXI

PENSAMIENTO LIBRE
12 points
SHARE
TWEET
Valentina Valencia Valdés, víctima de la vacuna contra el VPH (Virus del Papiloma Humano) se encuentra recluida desde el 24 de noviembre en el Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín. Su salud se deteriora día a día, tiene sangrados constantes, no se puede mover, sufre de dolores por todo el cuerpo, tiene unas masas que le crecen en la columna vertebral y lo peor de todo es que no se le está dando el tratamiento que requiere, ya que el hospital niega, sin comprobarlo, que su enfermedad sea causada por la vacuna contra el VPH, Gardasil.



Por falta de tratamiento adecuado peligra la vida de víctima de la vacuna contra el VPH

Según denunciara la mamá de Valentina, Ana Milena Valdés, al otro día de que Valentina fuera hospitalizada el director del hospital dio una entrevista a RCN diciendo que la enfermedad de Valentina no tenía nada que ver con la vacuna. Para la mamá de Valentina, según dice en una carta al director del hospital y enviada a los medios de comunicación, “ese es un acto completamente irresponsable y de lavado de manos para negar la realidad, ya que, ¿cómo sabía el director del hospital el 25 de noviembre, habiendo sido ella hospitalizada el 24 y sin llevar a cabo ninguna prueba que su enfermedad no tenía nada que ver con la vacuna? Que presente las pruebas, y si no las puede presentar que se retracte públicamente, ya que estaría encubriendo de hecho la realidad de lo que está pasando con esta vacuna Gardasil en Colombia donde ya van cuatro niñas muertas y hay cientos de afectadas”.

Sin embargo, esta es no la primera hospitalización de Valentina. Desde que la vacunaran por primera vez en mayo de 2013, Valentina empezó a sentirse mal. En un video desgarrador, [https://www.youtube.com/watch?v=Il153ZdSSd0]esta niña, entonces de 13 años, relata todo su sufrimiento y cómo cambió su vida después de ser vacunada. Esto fue después de la primera dosis. En el mismo relata una reacción alérgica a la vacuna, y jamás se le debió haber puesto una segunda dosis, ya que según el mismo fabricante de la vacuna, Merck, una segunda dosis ante una reacción alérgica no es recomendable. Sin embargo, en el colegio de Valentina prácticamente la forzaron a que se aplicara la segunda dosis, a pesar de la oposición de Valentina y de su familia. Desde ese día, la salud de Valentina se deterioró aún más. Vinieron casi seis meses de hospitalizaciones entre clínicas de Medellín y de Bogotá, todo por la negligencia de las personas envueltas en la aplicación de esta vacuna: El Ministerio de Salud, que adoptó una vacuna peligrosa sin siquiera aplicar las recomendaciones del mismo fabricante, el Congreso que la aprobó y la volvió “gratuita y obligatoria” por ley de la República, legislando “salud” sin tener idea de lo que estaban haciendo, y los sistemas de salud del gobierno a todo nivel, que lista en mano van vacunando en colegios, escuelas y veredas, como si estuvieran vacunando ganado. Lo que es más, la negativa absoluta del hospital donde se encuentra Valentina a entender, investigar o aceptar que la vacuna es la causante del cuadro médico que presenta, haciendo eco a la postura oficial del gobierno de que la vacuna no es la causante de le enfermedad, está impidiendo que se le dé un tratamiento correcto. Por el momento le están dando morfina y pastillas para dormir y el único tratamiento que han recomendado es terapia física. Algo así como darle terapia física a alguien atropellado por un carro antes de sanarle los huesos rotos. Y es aquí donde se presenta un posible caso de negligencia criminal por parte del gobierno y del hospital donde se encuentra Valentina al negar toda la evidencia científica de que la vacuna produce un nuevo síndrome, llamado ASIA (Síndrome Autoinmune/Inflamatorio inducido por Adyuvantes), el cual ha sido plenamente documentado y estudiado por autoridades científicas en diferentes partes del mundo. Ver: [https://pompiliomartinez.wordpress.com/2014/09/01/sindrome-autoinmune-inflamatorio-inducido-por-adyuvantes-asia-texto/]
Como se explica en este blog:
“La patogenia del síndrome de ASIA se basa en la hipótesis de que una exposición temprana a un adyuvante puede poner en marcha una cadena de acontecimientos biológicos e inmunológicos que, en individuos susceptibles, pueden en última instancia conducir al desarrollo de enfermedades autoinmunes. Estudios recientes apuntan a que es toda una red de mecanismos los que subyacen a este fenómeno, en particular la relación a los compuestos de alumbre, o a base de aluminio, que comprende un importante grueso de adyuvantes contemporáneos. Varias teorías se han sugerido para la patogénesis del síndrome de ASIA en general y para la adyuvante de alumbre, en particular.”

Ahora bien, los médicos de Medellín que tratan a Valentina ya han sido informados por una autoridad en materia de inmunología de que Valentina puede estar sufriendo el síndrome ASIA a raíz de la vacuna. Citamos lo que dice la mamá de Valentina en la carta a las autoridades médicas y a los medios de comunicación:
“Quiero dejar constancia que el profesional experto en Inmunología Doctor Juan Manuel Anaya, hizo las recomendaciones del caso, envió evidencias científicas a los médicos tratantes actuales y personalmente les hizo la sugerencia de atender a Valentina con Inmunoglobulina y fisioterapia; de lo que a la fecha solamente han acatado la fisioterapia, dejando desprotegida y sin ningún estudio o tratamiento válido que evite el deterioro progresivo de la salud de mi hija.”

Los médicos de Medellín con tozudez no siguen las recomendaciones del doctor Anaya, prefiriendo que la salud de Valentina se siga deteriorando peligrosamente, por un solo motivo: NO quieren aceptar que su enfermedad sea causada por la vacuna, ya que eso pondría en tela de juicio el uso de esta vacuna y siguiendo el principio de precaución, debería ser entonces suspendida de inmediato en Colombia. El Ministerio de Salud y el sistema médico se niegan a aceptar los estudios provenientes de diversas partes del mundo, entre ellos Japón, Estados Unidos, Israel, etc. que demuestran que el riesgo de aplicar la vacuna es mucho mayor que su supuesto beneficio. Lo que es más, el aceptar que la vacuna sirva para algo es por ahora un ACTO DE FE, ya que solo en 20 o 30 años se sabrá si la vacuna cumplía lo que prometían los fabricantes. Por ahora, hay ciertas cosas que se saben a ciencia cierta de la vacuna: 1- Es altamente peligrosa; 2-Puede ocasionar el síndrome ASIA, creando una multitud de enfermedades autoinmunes que pueden incapacitar o matar a las afectadas; 3-Hay víctimas de esta vacuna y de una vacuna similar Cervarix, por todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Chile, desde España hasta Japón y desde México hasta Irlanda; en Colombia hay cuatro niñas que han muerto por la vacuna y hay cientos de afectadas; 4. El riesgo de ser víctima de la vacuna es mucho mayor que el riesgo de llegar a tener un cáncer cervical; 5. La organización Mundial de la Salud, la cual promueve esta vacuna, es como la FIFA de la salud, salpicada de corrupción y de intereses creados y sus consejos son tan buenos para seguir como los de los funcionarios de la FIFA en la dirigencia del fútbol: son para su beneficio propio; 6. El Ministro de Salud de Colombia, Alejandro Gaviria ha tenido el cinismo de amenazar a las víctimas y a los críticos de la vacuna en su cuenta de Twitter, alegando que por ellos se están cayendo los niveles de vacunación; 7. La peor propaganda contra la vacuna es la vacuna misma: No está probado que sirva para nada, ha causado cientos de muertes y de efectos secundarios tenebrosos, y en EE. UU. ya se han pagado millones de dólares a las víctimas de esta vacuna.

Es URGENTE que se investigue de verdad y que se reconozca que los síntomas de Valentina y de cientos de niñas más en Colombia son causados por la vacuna, ya que sin diagnostico correcto no hay tratamiento correcto y el gobierno está dejando languidecer y perecer a niñas que están quedando paralizadas, estériles, con problemas de aprendizaje, con enfermedades autoinmunes debilitantes y con su futuro partido por una vacuna que NUNCA se les debió poner, que NUNCA debió existir para tratar un supuesto cáncer cervical que solo un adivino podría haber sabido si iban a contraer.

En este punto, la vacuna contra el VPH es una peligrosa ruleta rusa y Valentina Valencia Valdés de 14 es una de sus víctimas y a quien se le está negando el tratamiento correcto, negándole así tal vez el derecho a seguir viviendo, a la salud, a tener una vida normal y a una adolescencia floreciente, activa, sana y libre de doctores, enfermedades, hospitales, angustias y malos tratos por parte de las autoridades sanitarias. Por el contrario, ahora está postrada en una cama de hospital inmovilizada, vomitando sangre, llena de dolores y con un futuro incierto, mientras toda su familia pena a su lado y el daño físico, moral y económico que se le está causando a la sociedad y a las familias es inmensurable. Basta con decir que con los medios de detección actuales (Pruebas de Papanicolau) se pueden detectar y tratar a tiempo los cánceres cervicales, sin necesidad alguna de esta vacuna. En resumen, el costo de esta vacuna ya supera en vidas y en dinero lo que costaría prevenir y tratar el cáncer cervical por otros medios comprobados.

Esta vacuna es una monstruosidad, impuesta por intereses extranjeros a países, ministerios de salud y cuerpos médicos que no saben lo que están haciendo y que si lo saben son cómplices criminales y están completamente corruptos al continuar con esta farsa de vacunación que solo produce víctimas inocentes. Que demuestren si esta vacuna ha prevenido un SOLO cáncer. NO lo pueden demostrar. Pero, paradójicamente niegan que existan víctimas de la vacuna, incluso cuando ven que miles de niñas se están enfermando por todo el mundo una vez que son vacunadas.

Finalmente, si alguien leyera la lista de “posibles efectos secundarios” de la vacuna que presenta Merck, eso sería suficiente para que nadie quisiera vacunarse nunca: La lista es tan espeluznante como larga. Ahí están precisamente enumerados una gran cantidad de efectos secundarios que la vacuna está causando, excepto uno muy importante: La muerte.


Fuente: pompiliomartinez.wordpress.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content