16 diferencias habituales entre la gente que triunfa y la que fracasa

 
Related

Enfrentando los temores del zika: así es criar a niños con microcefalia

Todo estará bien
1536 points

En esta ciudad los mellizos nacieron en diferentes años

Todo estará bien
1054 points



Most recent

Most beautiful cities in Andalusia

Turismo Costa del So
34 points

9 Ways HIV Is Not Spread

Healthy Life
246 points

Weather and Mood: Rainy With a Chance of Depression

Everything
322 points

Are Blood Clot Risks in Your Genes?

Healthy Life
424 points

Paella, the Best Way to Enjoy a Gastronomic Tour of Valencia

About everything
40 points

Eye-catching NuBike goes with drive levers instead of a chain

Health at home
232 points
SHARE
TWEET
Hace unas semanas, una postal llegó al correo de Dave Kerpen, CEO de Likeable Local y aclamado conferenciante en su país natal, Estados Unidos. El remitente era nada menos que Andy Bailey, el CEO de Petra Coach y, a la sazón, creador de Align Software y miembro de Entrepeneurs Organization. La misiva causó tal impacto en Kerpen que se vio impelido a escribir un artículo en el que compartía sus reflexiones sobre la misma, que ha colgado en su despacho como un recuerdo de todo aquello que debe tener presente día a día.

16 diferencias habituales entre la gente que triunfa y la que fracasa

“Ha tenido un profundo efecto en mí, reforzando los valores en los que creo y recordándome día a día las actitudes y los hábitos que necesito abrazar para tener éxito”, explicaba Kerpen en el artículo publicado en LinkedIn.

A continuación recogemos los 16 puntos que aparecían en la postal reproducida por el autor de Likeable Leadership. A Collection of 65+ Inspirational Studies on Marketing, Your Career, Social Media & More (Likeable Publishing). En primer lugar, aquello que se debe hacer; en segundo, lo que se debe evitar.

1. Abraza al cambio vs. Teme al cambio
Como aseguraba recientemente José Antonio Marina, la flexibilidad es una de las cualidades que más buscan actualmente las empresas. Algo que muy poca gente consigue, pero que es vital para triunfar.

2. Desea que los otros triunfen vs. Espera secretamente que los demás fracasen
La competitividad mal entendida ha conducido al “sálvese quien pueda”. Kerpen recuerda que, en una organización, si quieres tener éxito, debes garantizar que los demás también lo alcancen. Todos remamos en la misma dirección.

3. Transmite alegría vs. Transmite furia
Nuestra actitud es contagiosa, por lo que si queremos tener contentos a nuestros compañeros, superiores y subordinados, debemos empezar por nosotros mismos. Además, “cuando la gente está feliz, tiende a estar más centrada y a ser más exitosa”.

4. Acepta la responsabilidad por tus cambios vs. Culpa a los demás
La confianza que los demás depositan en nosotros deriva de la actitud que mantenemos hacia ellos. Si sólo nos colgamos medallas cuando algo sale bien pero somos incapaces de aceptar nuestros errores, tarde o temprano estaremos solos con las dificultades que puedan surgir. Y entonces no quedará nadie que dé la cara por nosotros ante las equivocaciones que, con total seguridad, cometeremos.

5. Discute ideas vs. Habla sobre la gente
Las ideas pueden cambiar, pero la gente raramente suele hacerlo. Así que, en lugar de quejarnos del comportamiento de los que nos rodean, resulta preferible centrar nuestro esfuerzo en implantar nuevas ideas que permita superar los fallos de la organización.
6. Comparte datos e información vs. Oculta datos e información

La información es poder. Por eso, tendemos a callarnos todo aquello que sentimos que resulta valioso y que los demás no conocen. Sin embargo, Kerpen considera que se trata de una visión cortoplacista y profundamente egoísta.

7. Da a la gente todo el crédito por sus victorias vs. Se lleva todo el mérito de los demás
Saber trabajar en equipo es esencial en el mundo laboral contemporáneo, y ello implica que todos tienen su parte de responsabilidad, tanto para lo malo como para lo bueno. Si reconocemos los méritos de nuestros compañeros, tarde o temprano, recibiremos una palmadita en la espalda cuando hagamos algo bien.

8. Plantea metas y planes de vida vs. No se pone metas
¿Hacia dónde te encaminas? Si no lo sabes, difícilmente podrás convencer a nadie a que haga el viaje contigo. Planea tu día, tu mes, la temporada y tus próximos diez años, y averigua qué necesitas para alcanzar cada una de las metas.

9. Mantiene un diario vs. Dice que mantiene un diario pero no lo hace
Apuntar nuestros planes por escrito nos permite llevar un control pormenorizado de nuestras necesidades, citas o deseos. Mucha gente asegura apuntarlo todo, pero no es así. No tiene por qué ser un diario, sino que una agenda electrónica o un archivo de texto pueden servir a tal efecto. En negro sobre blanco, todo parece más real.

10. Lee todos los días vs. Mira la televisión todos los días
Nuestro tiempo libre debe permitirnos escapar de la rutina, pero este escapismo puede ayudarnos en nuestro trabajo o no. La televisión apenas nos enseña nada, mientras que leer (ya sea un libro, un periódico o un blog) abre nuestra mente y expande nuestros horizontes.

11. Opera desde una perspectiva transformacional vs. Opera desde una perspectiva transaccional
Aunque en nuestros trabajos se nos exijan resultados cuantitativos, los grandes líderes son aquellos que crean un grupo y explotan las mejores cualidades de cada uno de sus miembros. Lo importante no es la próxima venta, sino preguntarse día tras día qué se puede hacer para mejorar el rendimiento del grupo. Lo demás vendrá rodado.

12. Aprende continuamente vs. Improvisa todo el rato
Es imposible que lo sepamos todo. Ante tal certeza, caben dos posibilidades: que estemos abiertos al cambio y ala mejora, y que nos preocupemos por conseguir toda la información posible, o simplemente dejarnos mecer por las mareas y no tener en cuenta ningún imprevisto.

13. Elogia a los demás vs. Critica a los demás
Un piropo a tiempo hará feliz al compañero que lo reciba, mejorará su ánimo y su productividad. Aunque siempre haya aspectos que corregir, la crítica continua (y no equilibrada con elogios) sólo menoscaba la moral del que la recibe.

14. Perdona a los demás vs. Les guarda rencor
Todos cometemos errores (incluso tú). Una equivocación es la oportunidad para cambiar un comportamiento inadecuado, no la justificación para atacar a aquel que la ha cometido.

15. Mantiene una lista de cosas “por ser” vs. No sabe qué quiere ser
Los niños saben muy bien qué quieren ser de mayores. Sin embargo, los adultos no lo tienen tan claro. ¿Quieres llegar a directivo? ¿Quieres cambiar de trabajo? ¿Quieres ampliar la familia? Saber qué queremos ser es mucho más importante que conocer qué queremos tener.

16. Tiene gratitud vs. No aprecia a los demás y al mundo que le rodea
“La gratitud es la llave definitiva para tener éxito en tu vida y tu trabajo”, asegura Kerpen. Por eso es de vital importancia que demos las gracias a todos aquellos que nos han puesto en el lugar en que estamos. No debemos dar nada por hecho: sólo nuestro esfuerzo y la colaboración de los demás nos puede llevar lejos.

Fuente: www.elconfidencial.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content