Casi sin querer armó en sus ratos libres una bici-silla, que hoy otros disfrutan

 
Related

Científicos argentinos descubrieron una bacteria que puede estirar la vida más allá de los 120 años

Cosas interesantes
614 points

Joan Manuel Serrat Serrat pidió que el Mediterráneo no sea una enorme fosa

Cosas interesantes
346 points



Most recent

Are Blood Clot Risks in Your Genes?

Healthy Life
452 points

9 Ways HIV Is Not Spread

Healthy Life
256 points

Weather and Mood: Rainy With a Chance of Depression

Everything
326 points

Eye-catching NuBike goes with drive levers instead of a chain

Health at home
242 points

Most beautiful cities in Andalusia

Turismo Costa del So
38 points

Paella, the Best Way to Enjoy a Gastronomic Tour of Valencia

About everything
60 points
SHARE
TWEET
La vio por Internet y le pareció práctica. Divertida. Fuera de lo común. Novedosa. Mientras la construía en su casa, de a tanto, como quien mata el tiempo libre, cayó en cuenta que este pasatiempo podía mejorarle la vida a aquellos que más necesitaban. Y hoy lo confirmó.

Casi sin querer armó en sus ratos libres una bici-silla, que hoy otros disfrutan

Un vecino de Nogoyá, una ciudad a 500 km de la capital de Entre Ríos, armó una bici-silla que terminó donando a la Escuela de Educación Integral Nº 8 “El Arca de Noé”. Así, desde esta tarde, al menos 170 chicos disfrutan de esta nueva movilidad que les facilitará el traslado dentro de la institución y que, además, los divierte.

“Mi papá me donó la bici cuando le conté y es la primera que hago”, le contó a TN.com.ar Juan Carlos Amarillo, de 43 años, el protagonista de esta historia solidaria que llegó a TN y la Gente, la web de periodismo ciudadano de este portal.

La construcción de la bici-silla le tomó cuatro meses y tuvo una repercusión que no se esperaba. Cuando publicó las primeras fotos en su Facebook, papás de nenes con capacidades especiales que viven en otras provincias le escribieron preguntándole por más modelos para sus hijos.

“No pensé que esto podía pasar. Les dije que estoy lejos y que no puedo tomar las medidas para adaptarlas a sus hijos”, explicó Amarillo, que trabaja de herrero hace años. Según reconoció no planea “por ahora” hacer más de estas bici-sillas y tampoco lucrar con las consultas que le llegaron a su cuenta.

Ayer, con la ayuda de amigos, hizo la primera prueba con uno de los chicos para medir el cinturón y ajustar los últimos detalles. “Hoy ya la entregamos a la escuela y estaban todos muy emocionados”, cerró. Es que, claro, no había que decir nada más.



Fuente: tn.com.ar
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content