Cómo enseñar a un perro a esperar tranquilo mientras haces gestiones en diferentes sitios

 
Related

Qué significado tiene la cruz de Matará, el regalo que Macri le hizo al Papa

Para recordar
2326 points

Si eres mujer y tienes más de 45, te identificarás con todo esto

Para recordar
3412 points



Most recent

Cómo funciona la traducción simultánea en eventos internacionales

MaríaGeek
14 points

El vídeo que demuestra cómo vive el coronavirus en tu cartera: La tarjeta de crédito y los billetes

Henri Monzó Catalá
18 points

Waya Guajira: Turismo social en todo su esplendor

Tecnologia
18 points

Una de las vacunas chinas contra el coronavirus genera inmunidad en mayores de 60 años

Henri Monzó Catalá
18 points

¿Dónde hay que tirar un cepillo de dientes: al contenedor amarillo de reciclaje o al gris?

Henri Monzó Catalá
6 points

Aprobado el primer tratamiento contra el coronavirus (en EEUU)

Henri Monzó Catalá
450 points

Aquellas pequeñas cosas y ese frecuente: "Viejo, por mi cómo si te la machacas"

Enrique TF
8 points

GRAN COLOMBIA GOLD ENTREGA ACTUALIZACIÓN DE EXPLORACIÓN PARA SU PROYECTO ZANCUDO

Image Press
10 points

Las personas son reacias a vacunarse contra la COVID-19, en cuanto se pueda

Henri Monzó Catalá
16 points

Diez hospitales de la provincia de Alicante tratan a enfermos de covid con el plasma de pacientes r

Henri Monzó Catalá
10 points
SHARE
TWEET
Nos encanta ir con nuestro perro a todos sitios, sin embargo, mientras que hay perros que saben esperar pacientemente a sus propietarios mientras éstos realizan diferentes gestiones (la compra en un supermercado, sacar dinero en un banco, ir a la consulta del médico, etc.), otros no parar de tirar de la correa, ladrar, gemir con desesperación, etc., armando un auténtico espectáculo que deja en evidencia al propietario, estén solos o acompañados de otro miembro de la familia. ¿Qué hacer para solucionar esta conducta?

Cómo enseñar a un perro a esperar tranquilo mientras haces gestiones en diferentes sitios

Puede que tu perro haya aprendido a estar tranquilo en casa cuando se queda solo (si no es así, no dudes en consultar los posts destinados a solucionar la ansiedad por separación), sin embargo, si tienes que dejarlo solo unos instantes mientras vas a hacer alguna gestión en algún establecimiento se arma la de San Quintín. ¿Cómo solucionar esta conducta?

Educa a tu perro a no depender tanto de ti. En este sentido, hay que enseñar al perro a ser más autónomo. Esto se consigue evitando que comparta absolutamente todo con nosotros: sofá, cama, regazo, etc. Tu perro debe tener su sitio, tanto para descansar mientras ves la tele, como dormir cuando tiene que hacerlo por la noche.

Evita cargarlo con asiduidad. Si tienes alguna raza de perro de las denominadas toy, y tiendes a cargar a tu perro constantemente, cambia esta conducta. Absolutamente todos los perros necesitan andar, ¿cargarías acaso con un San Bernardo? ¿Por qué lo haces con un Chihuahua o con un Yorki? Nada de cargar a los perros, siempre deben ir por su propia pata.

Dosifica tu afecto. Sabemos lo que nos gusta acariciar y tener a nuestro lado a nuestro peludo, sin embargo, le hacemos un flaco favor. Si aprendemos a dosificar ese afecto, ayudaremos a que nuestro perro no esté constantemente demandando caricias y queriendo, poco más, que ser tu sombra. Hay que evitar acariciarle, por ejemplo, cuando vas a entrar en alguna tienda y lo dejas solo, o cuando lo vuelves a ver una vez sales del establecimiento. Si está excitado y le acaricias estarás reforzando esa conducta de nerviosismo. Por contra, si llegas e ignoras la conducta ansiosa facilitarás que se relaje para otras veces. Acaricia siempre cuando esté relajado.

Entrena en obediencia básica. No me refiero a que vayas a un adiestrador, sino que tú en casa, en sesiones de no más de 5 minutos al día, entrenes a tu perro dando la pata, a sentarse, tumbarse, acudir a la llamada y, sobre todo, al estarse quieto. Esta es la clave. Tu perro debe aprender a que dada la orden de “quieto” va a saber sentarse en un sitio de forma tranquila y sosegada. Para ello ya debe tener integradas las órdenes de “siéntate y “túmbate”. Una vez las tenga integradas ya puedes enseñarle la orden “quieto”. Empieza en casa, ordenándole sentarse. Una vez sentado, muéstrale la palma de la mano con el brazo estirado mientras dices “quieto” y te vas alejando un poco. Si el perro no se ha movido, recompénsale. Hay que repetir este ejercicio alejándonos cada vez más y recompensándole siempre cuando acate la orden. Incrementa la distancia y el tiempo que esté tumbado a medida que pasen los días de entrenamiento. Es importante que también le utilices la orden de “arriba” o la que elijas para descansar de la posición de quieto. Una vez tenga integrado este truco podrás hacer pequeños entrenamientos en los establecimientos donde vayas.

Agota al perro si es nervioso o un cachorro. Los perros más nerviosos o los cachorros tienen a ser más difíciles a la hora de responder a esta conducta de quieto. No te desesperes. Nada que no solucione una buena tanda de actividad física antes de ir a hacer tus gestiones, de esta forma, parte del nerviosismo lo habrá dejado en el paseo.
Como ves, unas pautas muy sencillas, pero que necesitan de tu tiempo y paciencia, y es que ya sabes, toda recompensa necesita de un esfuerzo previo.

Fuente: perros.facilisimo.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content