El Mate: fenómeno social (Por Lalo Mir)

 
Related

Argentina, Messilandia...

Actualidad
584 points

Argentina, Messilandia...

Actualidad
632 points



Most recent

¿Qué beneficios te ofrece entrenar Pádel?

mecedora.net
12 points

Cuán duro, cuán amargo es llegar a ser hombre

El diario de Enrique
8 points

Paneles solares para poner en el balcón que ahorran hasta el 40% del recibo de luz

NOTICIAS-ETF
16 points

La fibra soluble reduce la resistencia a los antibióticos en el tracto digestivo, según un estudio

NOTICIAS-ETF
8 points

Fernando García Maya, de Salahonda para el mundo.

Pablo Emilio Obando Acosta
10 points

Andrea González-Villablanca celebra 13 años de DIVA Periodistas con impactante postal en Moscú

ESNOTICIA.COM
14 points

Llega a Colombia el primer equipo para el diagnóstico de enfermedades oculares

TECH2022
16 points

Etek patrocina la 3ª Macro Rueda de Negocios de Andesco

Negocios Hoy
12 points

Viernes 13

NOTICIAS-ETF
6 points

El engaño de las prometedoras dietas detox

NOTICIAS-ETF
72 points
SHARE
TWEET
Como en EsNoticia nos cultivamos con la lectura, el arte y la poesía, les compartimos un poema dedicado a lo que posiblemente es el mayor invento argentino, un sinónimo de nuestra cultura y un denominador común de nuestra sociedad.

El Mate: fenómeno social (Por Lalo Mir)

"El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed.
Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es 'hola' y la segunda: '¿unos mates?'.
Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.

Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.

En verano y en invierno.

Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: '¿Dulce o amargo?'. El otro responde:
'Como tomes vos'.
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba,
un vecino tiene y te da.
La yerba no se le niega a nadie. :O (esta hablando del fasooooo)
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.
No es casualidad. No es porque sí.
El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores...
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. Es querible la compañia.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!'.

Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, '¿está caliente, no?'.
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir 'gracias', al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir."
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content