Esas queridas inolvidables e insustituibles mujeres invisibles de nuestra vida.

 
Related

Tengo más hambre que los pavos de Manolo

El diario de Enrique
214 points

"Todo aquello que estás buscando, también te está buscando a ti"

El diario de Enrique
282 points



Most recent

Descubre el encanto especial de San Valentín en Waya Guajira Hotel

Comunicaciones
8 points

Cómo superar una crisis de pareja y que la relación salga reforzada

Saludables
6 points

Yeni Chacón liderará los restaurantes NAU, The Market y Circo en JW Marriott Bogotá

Comunicaciones
8 points

CALI SE METAMOFOSEÓ

Octavio Cruz Gonzalez
8 points

No te pierdas las Night Sessions en AC Santa Marta

Comunicaciones
10 points

Por favor, por nuestra salud y la tuya, no cruces las piernas

NOTICIAS-ETF
8 points

Actualiza tu computadora, ahorra dinero y reutilízala

Prensa
8 points

Cuando los dolores de cabaza se convierten en peligrosos (los descubrimos)

NOTICIAS-ETF
8 points

EL PROGRAMA SAPIENS CUENTA CON NUEVA PRESIDENTE DEL CONSEJO EDITORIAL

Carlos Eduardo Lagos Campos
48 points

Variantes de póker más populares

MaríaGeek
8 points
SHARE
TWEET

 Esas queridas inolvidables e insustituibles mujeres invisibles de nuestra vida.


05 diciembre 2023

- 05 diciembre 2019 - 05 diciembre 2014 - 07 diciembre 2012 - 05 diciembre 2009

- Me levantaba por las noches, y cuando apenas había puesto los pies en el suelo, oía su voz preguntándome si estaba bien.

- La primera vez que estuve en un quirófano por un asunto importante fue en el 58 y lo recuerdo como si fuera ahora mismo. Ella estuvo cosiendo mil camisas para que yo estuviera en ese quirófano y con ese cirujano. Ella mandaba a mi abuelo Enric con aquellas “Tortis” de patatas que me sabían a pan celestial, mientras yo me recuperaba en el Hospital Clínico del doloroso postoperatorio.

- Oía el ruidoso clic de su lámpara de noche, cuando mi hermano llegaba a las dos de la mañana de la época, de sus "convenciones nocturnas", y su suspiro posterior, (el de Ella), es como si lo hiciera yo mismo.

- Cuando yo ya llegaba a esas horas (las mías eran a las once de la noche), me preguntaba en voz baja si quería cenar algo, pues la costumbre familiar que mi querido Agustín imponía, era que el que no llega a la hora de cenar ya no cena.

- Sé que el día que levanté el vuelo, ella empezó a morir conmigo, yo era su pequeño, (su Cachito, el de la canción de la Lasso), y eso le restó una importante actividad afectiva que no sé (aunque siempre la vi aparentemente feliz), si alguna vez consiguió recuperarse plenamente de aquello. Yo tenía 23 y ella solo 51.

- Otras muchas anécdotas hacen creer que la historia se repite. Ahora es la que vive conmigo desde hace 57a, la que ha cogido el testigo de la invisibilidad, pero ahora lo veo día a día y de cerca. Es un milagro o una vocación tan invisible como lo de todo lo que hacen. Sufren y viven todo lo de los suyos por encima de sí mismas y de sus males, son esas queridas inolvidables e insustituibles mujeres invisibles de nuestra vida.

@etarragó



Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content