Las noches mágicas de cualquier viernes de un mes de agosto y año cualquiera

 
Related

Tengo más hambre que los pavos de Manolo

El diario de Enrique
258 points

"Todo aquello que estás buscando, también te está buscando a ti"

El diario de Enrique
306 points



Most recent

British Council transforma festivales promoviendo sostenibilidad y colaboración cultural en eventos

Prensa
10 points

Tasas bajas y ajustes a modelo de preasignación de vivienda prioritaria reactivarían el sector: Grup

Patricia Amaya Comunicaciones
12 points

Colombia en el Top 5 de los países de Latinoamérica más afectados por ransomware

Ciberseguridad
10 points

"La última Paciente" se ensaya, pronto se estrenará en el Teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
10 points

Uno de mis mayores amores se llama Paulaner

NOTICIAS-ETF
18 points

El mundo desarrolla tecnologías de detección y neutralización

Tecnologia
12 points

Hankook Tire Colombia nombra a nuevo Gerente General

Tecnologia
10 points

Consulta y colaboración: La base para el desarrollo turístico de Bogotá

Comunicaciones
54 points

Kingston dice adiós a las transferencias lentas para creadores de contenido

Prensa
8 points

Tips para reparar un sofá de cuero de forma fácil y económica

MaríaGeek
6 points
SHARE
TWEET

 Las noches mágicas de cualquier viernes de un mes de agosto y año cualquiera


18 agosto 2023

- Las noches de un viernes cualquiera de agosto, no son nunca noches cualesquiera, para los más veteranos son como la misma redención o como una escena romántica del ayer. Para los más jóvenes es, solo, una noche más, noche de móvil en mano y ropa ligera para lucir, descuidada pero cuidadamente escogida para poder mostrar todo tipo de vulnerables encantos.

- Ellos y ellas buscan objetivos parecidos. Los más jóvenes se citan a partir de las doce de la noche y los más veteranos, a partir de las nueve.

Hablemos de los veteranos:

- Todos se preparan para salir, para que su piel luzca más morena que nunca y sus peinados lo suficientemente preparados para que ofrezcan ese aspecto cuidadosamente despreocupado e informal con que, todos y todas, pretenden mostrarse ante sus followers.

- Los de las nueve, los veteranos, se van a tomar un picoteo y, ah, para ellas, nada de sepia plancha con ajo y perejil o gambas al ajillo, no sea que mate el encanto de algún roce inesperado.

- Ellos solo alcohol blanco para no lanzar inoportunos y desagradables, avisos de beodez como un vulgar dragón.

- Todos los veteranos se juntan en su ateneo de la danza de salón a partir de las nueve, las diez y los más divos a partir de las once, pero todos hacen cara de felicidad, de haber dejado frente al espejo del baño de casa, todos esos muchos años pasados a la sombra de las prohibiciones morales, sexuales y hasta intelectuales y ofrecen, ahora, ante la escasa luz de las salas del nocturno hábitat veraniego, sus mejores encantos, sus gracias y hasta alguna delatadora piel maltratada por el implacable reloj de sus desdichas y algún inoportuno foco discotequero.

- La gente parece que habla, pero no escucha, salvo cuando suenan las de Luis Miguel, Julio Iglesias o las del Gran Puma. Nadie reconoce su sordera, ni otras limitaciones, ni nadie explica que se van al baño, ellas, para ponerse taconazos y para echarse perfume, ellos, más a menudo pues su nuez urinaria no les ayuda y lo hacen por si acaso. Todos olvidan sus dolores, jaquecas y sus desdichas. Muestran y quieren mostrar, su mejor cara.

- Nadie se siente inferior y, la mayoría, pierde, por completo, el sentido del ridículo aumentando, eso sí, su autoestima, gracias a los grados de la copería que se va sirviendo, como no, con el estómago no muy lleno por eso de que no vayan a notar que la camisa, en ellos, se le sale del pantalón, y que se le marquen la lencería en exceso, a ellas, en caso de que la ropería se vaya ajustando demasiado.

La noche termina:

- Los veteranos más exhaustos, a eso de la una de la madrugada ya empiezan a desfilar iniciando el éxodo hacia la realidad de sus vidas, unos, o hacia una cita por descubrir, otros.

- Mientras tanto, los jóvenes acaban de empezar lo suyo y andan por sus lugares de poco gasto, escaso o nulo consumo, mucha botella grande, alguna playa oscura y perversa o buscando el más cañero after hour de la Playa, y, desde luego, derrochando mucha juventud y amor a borbotones por donde quieras mirar y no es extraño verlos apareados sobre cualquier hamaca de playa sin recato ni rubor alguno.

- Las noches de los viernes de un mes de agosto cualquiera, de un año cualquiera, de un tiempo cualquiera, son lo que son, lo que son y han sido siempre, mágicas.


@etarragó

Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content