Un mensaje preocupante e inesperado

 
Related

Tengo más hambre que los pavos de Manolo

El diario de Enrique
264 points

"Todo aquello que estás buscando, también te está buscando a ti"

El diario de Enrique
312 points



Most recent

British Council transforma festivales promoviendo sostenibilidad y colaboración cultural en eventos

Prensa
14 points

El amor prospera en Colombia: 86% de los entrevistados se sienten amados, dice Ipsos

Prensa
8 points

Servicios de catering excepcionales y personalizados en Residence Inn Bogotá by Marriott

Comunicaciones
10 points

Pure Storage realiza una inversión estratégica en LandingAI para impulsar modelos de visión de IA en

Patricia Amaya Comunicaciones
6 points

Convicción.

Alejandro Hasan Causa
12 points

Algeco, soluciones modulares sostenibles y eficientes

MaríaGeek
8 points

Infracommerce fue galardonada como la mejor agencia de digital Commerce en Colombia

Tecnologia
26 points

Los colombianos invierten el 21% de sus ingresos en salud: ANDI

Prensa
14 points

Vívolo Café acoge al Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC)

Comunicaciones
12 points

Periodista Andrea González-Villablanca junto a Fiscal Antimafia italiano, Giovanni Salvi

Periodistas Lideres
18 points
SHARE
TWEET

 Un mensaje preocupante e inesperado


12 mayo 2023

- Hay realidades que desbordan cualquier deseo imaginario y esto me sucedió esta madrugada.

- Recibí un aviso a través de una cuenta de Telegram que decía: "Enrique, hoy es viernes, te espero donde siempre y a la hora de siempre. Manuel está de viaje con el autobús electoral del partido, no volverá hasta el domingo por la noche".

- Me asusté, pensé que ya había llegado la temida hora donde la senilidad se hace fuerte, volví a mirar el mensaje por si hubiera alucinado, pero el mensaje seguía allí, el remitente era anónimo y sin foto de perfil.

- Me senté en mi banco frente al mar (hacía fresco), me subí la solapa de la chaquetilla para taparme el cuello y me lancé a contestar el fogoso y preocupante mensaje: ¿Quién eres? - escribí.

- Pasaron unos largos segundos, quizás minutos y el frío se estaba apoderando de mis huesos y de mis argumentos.

- Unos cinco minutos más tarde, cuando ya caminaba hacia el coche, oí el sonido de aviso de mensaje recibido.

- Ma paré y cuando iba a mirar lo que decía el mensaje un guardia local que atendía y protegía al equipo de limpieza de playas, se para ante mí y me pregunta si estoy bien.

- Sin saber por qué le contesté al guardia: No sé, creo que sí.

- El guardia me miró con cara del que ve a un loco fugado de Fontcalent (H. Siquiátrico) y me dijo en tono muy atento: ¿Le llevo a algún sitio, quiere que llame a una ambulancia?

- No, gracias agente, es que me acabo de acordar que tenía que ir a ver al Párroco que me espera para tomar café y me he dado cuenta de que casi voy a llegar tarde. Sonreí.

- El guardia estuvo unos segundos sin soltar prenda, mirándome con cara de estar tremendamente extrañado, tanto que pensé que si eso me pasa en USA me tira al suelo y me pega dos tiros. Finalmente se dio media vuelta y siguió a lo suyo detrás de los chicos de la limpieza y moviendo la cabeza de un lado a otro como un perrito de adorno de esos que se ponían en los coches en la "antigüedad no muy lejana".

- Yo seguí mi camino hasta el coche para que el guardia no pensara en volver y al sentarme en él (en el coche) me pongo como un poseso a abrir la mensajería de Telegram.

- Leo nuevamente el mensaje y veo que, efectivamente, no era una alucinación, pero había otro mensaje más, ella (la pecadora con su Manuel de viaje), había contestado: ¿quién voy a ser?

- Me pongo a pensar sobre si debo contestar o si, realmente, tengo que ir a ver al cura y preguntarle que debo hacer, aunque, eso sí, mi ego se me puso por las nubes, preguntándome si por muy innecesario, indeseado e imposible que sea, ¿se puede ser objeto de pasión oculta a los casi 74? - pensé.

- Bien, me armé de valor y dije, voy a preguntar otra vez, que por preguntar no se peca.

- Escribí: ¿No sé quien eres?

- Esta vez ella (seguramente alarmada por el retraso en recibir respuesta) aclaró la situación: ¿No eres Enrique Tomás?

- No, yo soy Enrique TL - contesté.

- Cabrón, haberlo dicho antes - contestó.

- Hay días que ...


Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content