El cocinero y el Alquimista

 
Related

Tengo más hambre que los pavos de Manolo

El diario de Enrique
262 points

"Todo aquello que estás buscando, también te está buscando a ti"

El diario de Enrique
312 points



Most recent

La última Paciente, en el teatro Nuevo Versalles. Conozca a Xareni Aguilar

Benjamin Bernal
12 points

"La última paciente" En el Nuevo Versalles. Junto al teatro Silvia Pinal.

Benjamin Bernal
14 points

FINALIZANDO CICLOS

Octavio Cruz Gonzalez
8 points

Es peligroso cocinar en el microondas?

NOTICIAS-ETF
64 points

Está ensayándos: "La última paciente" teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
14 points

Conoce a Anahí Medina. Estrenará La última Paciente, en el Teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
8 points

Sostenibilidad y calidad de Vívolo Café en la agenda diplomática

Comunicaciones
34 points

MuchoSur apuesta por un turismo consciente y transformador

Comunicaciones
14 points

Discounters conquistan Colombia en 2023

Juan C
10 points

"La última Paciente" se ensaya, pronto se estrenará en el Teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
16 points
SHARE
TWEET

 El cocinero y el Alquimista


07 febrero 2023

El cocinero hizo la comida que todos esperaban y cuando terminó de car de comer a todos, se fue a su rincón y se puso a leer a Paulo Coelho:

El Alquimista cogió un libro que alguien de la caravana había traído. El volumen no tenía tapas, pero consiguió identificar a su autor: Oscar Wilde.

Mientras hojeaba sus páginas encontró una historia sobre Narciso.

El Alquimista conocía la leyenda de Narciso, un hermoso joven que todos los días iba a contemplar su propia belleza en un lago. Estaba tan fascinado consigo mismo que un día se cayó dentro del lago y se murió ahogado. En el lugar donde cayó nació una flor, a la que llamaron narciso.

Pero no era así como Oscar Wilde acababa la historia.

Él decía que, cuando Narciso murió, llegaron las Oréades -diosas del bosque- y vieron el lago transformado, de un lago de agua dulce que era, en un cántaro de lágrimas saladas.

– ¿Por qué lloras? – le preguntaron las Oréades.

– Lloro por Narciso – repuso el lago.

– ¡Ah, no nos asombra que llores por Narciso! ? prosiguieron ellas-. Al fin y al cabo, a pesar de que nosotras siempre corríamos tras él por el bosque, tú eras el único que tenía la oportunidad de contemplar de cerca su belleza.

– ¿Pero Narciso era bello? – preguntó el lago.

– ¿Quién si no tú podría saberlo? – respondieron, sorprendidas, las Oréades -. En definitiva, era en tus márgenes donde él se inclinaba para contemplarse todos los días.

El lago permaneció en silencio unos instantes. Finalmente dijo:

– Yo lloro por Narciso, pero nunca me di cuenta de que Narciso fuera bello. Lloro por Narciso porque cada vez que él se inclinaba sobre mi orilla yo podía ver, en el fondo de sus ojos, reflejada mi propia belleza.

– ¡Qué bella historia! – dijo el Alquimista.

Prólogo de El Alquimista de Paulo Coelho

Fuente: etf1949.wordpress.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content