Soluciones ante la caída del cabello

 
Most recent

Sin (mayores) comentarios

I'm Chester O'Brien
12 points

Colombia en el Top 5 de los países de Latinoamérica más afectados por ransomware

Ciberseguridad
10 points

Lora 2, el smartwarch para todas las mamás de Colombia

Prensa
30 points

Tips para reparar un sofá de cuero de forma fácil y económica

MaríaGeek
6 points

La última Paciente. Teatro de suspenso psicológico

Benjamin Bernal
24 points

Courtyard by Marriott ofrece experiencia única en Bogotá Fashion Week

Comunicaciones
12 points

La Magia del Color': una ventana a la vida rural del Caribe colombiano

Comunicaciones
10 points

Documento y momento

Juan Cantalatabla
12 points

Vitamina B12 ¿sabías que existe y que es muy necesaria para nuestra salud?

NOTICIAS-ETF
48 points

Latam HealthTech Forum 2024: un encuentro que transformará el sistema de salud

Prensa
26 points
SHARE
TWEET
arah Breedlove, fue la primera mujer negra que logró ser millonaria partiendo de la nada. 

Como empresaria fue conocida como Madam C. J. Walker y empezó a triunfar desde el principio.

Llegó al mundo un 23 de diciembre de 1867, cinco años después de la abolición de la esclavitud, impulsada por Abraham Lincoln.

Sarah Breedlove decidió buscar soluciones ante la caída del cabello. 

Empezó a probar diferentes mezclas de productos e ingredientes, hasta lograr un ungüento que parecía limpiar y revitalizar el pelo, algo parecido a los champús de la actualidad.

En 1903, Sarah se mudó a Denver y empezó a trabajar por cuenta propia ya como Madam C. J. Walker y sus ventas crecieron exponencialmente. En 1910 ya contaba con su propia fábrica, un laboratorio y una escuela de belleza en Indianápolis.

Sus productos, empaquetados y etiquetados con una marca reconocible, pronto conquistaron este nuevo mercado. Sus agentes comerciales se contaban por millares.

De hecho, al final de su vida, la empresaria llegó a expandirse a Costa Rica, Cuba, Haití, Jamaica y Panamá. 

En poco más de una década, logró acumular un patrimonio cerca del millón de dólares, con varias propiedades inmobiliarias y vehículos, incluyendo un Waverley.

Tras 15 años en lo más alto, Madam C. J. Walker murió en 1919 por culpa de la hipertensión y la nefritis. Dejaba tras de sí mucho más que cientos de miles de dólares. Había construido un imperio y tenía una hija libre e independiente que seguiría sus pasos.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content