Decisiones inesperadas

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
452 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
506 points



Most recent

Noche de Velitas y de armar Casas de Jengibre en Marriott Playa Dormida

Comunicaciones
6 points

La evolución del transporte refrigerado y los retos para alcanzar nuevos mercados

Tecnologia
16 points

Genialidades para tus vacaciones en familia, disfrutalas en Residence Inn by Marriott Bogotá

Comunicaciones
6 points

Arrasan los océanos: La flota china ilegal y las asiáticas piratas campan a sus anchas todo el mundo

NOTICIAS-ETF
172 points

¿Cómo tomar decisiones inteligentes impulsadas por datos?

Comunicaciones
10 points

AC Hotel Santa Marta es el epicentro de las reuniones empresariales de Fin de Año

Comunicaciones
24 points

GipsyTeam en español, el mejor contenido de poker

Ocios y what!?
22 points

¿Existen las surebets en eventos deportivos?

Mis Noticia
74 points

Dynatrace amplía Grail para potenciar la Analítica Empresarial

Tecnologia
16 points

Certifícate en Hacking Ético y otros cursos de ciberseguridad con ETEK

Comunicaciones
6 points
SHARE
TWEET

Decisiones inesperadas

13 noviembre 2022

Todos compartimos, en algún momento de la vida, esos giros inesperados que amenazan con cambiar radicalmente algo que no queremos que cambie.

Es un golpe bajo en nuestras emociones porque nos desestabilizamos hasta caer en una bolsa de preguntas sin respuestas que se atropellan en nuestra mente y nos quitan la racionalidad del momento. Por instantes deseamos regresar el tiempo y las frases «Si tan solo hubiera hecho … «, «Si tan solo hubiera dicho …», «Si tan solo hubiera esperado … «, no dejan de dar vueltas en nuestra cabeza, tratando de incorporar miles de desencadenantes posibles al hecho en sí, sin ver claramente la inutilidad de esos pensamientos por el simple hecho de que nada de lo ocurrido se puede cambiar. Lo hecho, hecho está, lo que paso no tiene remedio y solo nos queda tratar de encontrar la salida, entender que no siempre tenemos el control de todas las cosas, mucho menos de la vida de las personas, y que cada decisión, por dolorosa que sea, ha sido tomada y no hay vuelta atrás.

Cuando la vida nos toma por sorpresa con vivencias inesperadas, tendemos a reaccionar antes de conocer bien los hechos. No siempre es fácil hacer preguntas y profundizar sobre un problema, y esto sucede porque no estamos preparados para enfrentar el panorama completo. La preocupación o los pensamientos excesivos se basan en el miedo a lo desconocido. Entonces siempre es positivo conocer los hechos primero para luego responder, en lugar de reaccionar, incluso cuando la situación parezca terrible.

Algunas noticias son tan inquietantes que al recibirlas sentimos que el suelo se abre bajo nuestros pies. Nos cae una catarata de sensaciones sobre nuestro cuerpo que desestabiliza hasta los intestinos si la noticia es demasiado abrumadora. No es fácil lidiar con esas emociones repentinas, pero si aprendemos a tomar el control de nuestro interior, pronto podremos encontrar salidas sustentables para apuntalar tanto a las personas más afectadas como a nosotros mismos.

No hay nada más catastrófico que nuestro pensamiento que suele llevarnos a grandes velocidades por el camino de la destrucción cuando estamos realmente abrumados. Para la mente es fácil exagerar las cosas, culpar a los otros por nuestra desgracia, o sentir que no hicimos lo suficiente para ayudar a alguien que se sentía desesperado.

Los actos de desesperación conducen al arrepentimiento. Siempre.

Cuando esos pensamientos nos toman prisioneros y se salen de control imaginando el peor desastre, debemos tratar de tomar distancia y esforzarnos para no sacar conclusiones precipitadas que pueden ser nefastas, erróneas y recién, actuar.

Esto no implica evitar sentir lo que verdaderamente el cuerpo nos pide expresar, ya que contenernos solo nos pondrá más nerviosos y desenfocados logrando que el problema se vea mucho más grande de lo que realmente es.

Debemos aprender a ser amables con nosotros mismos, aceptar que no podemos controlar todo y que, si bien es saludable dejar que nuestra imaginación se vuelva loca en esos momentos, también es cierto que intentar evaluar calmadamente una situación desde el principio nos permitirá visualizar finales mucho más amables y posibles.

Muchas veces tememos del lugar donde nos llevará un resultado y cuando lo llevamos a cabo, nos damos cuenta que no era tan malo como lo habíamos imaginado.



Fuente: veccapreetz.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content