EL DECRECIMIENTO DE PETRO

 
Related

ANTOLOGÍA DE JUDAS EL ISCARIOTE

pensamiento Libre
204 points

El derecho penal hebreo en tiempos de Jesús

pensamiento Libre
354 points



Most recent

Thermo King conserva mejor el helado

Tecnologia
18 points

Celebra Amor y Amistad en Marriott Playa Dormida

Negocios Hoy
18 points

¿Cómo Pagarte?

El diario de Enrique
8 points

¿Es legal minar criptomonedas en España?

MaríaGeek
6 points

¿Cómo fue que...?

El diario de Enrique
10 points

Emilio Bastidas o el hombre que perdió su nombre.

Pablo Emilio Obando Acosta
6 points

El maestro Sofonías Rodríguez y los 20 años de "Hola Sandoná" .

Pablo Emilio Obando Acosta
8 points

El insomnio de Vecca

El diario de Enrique
10 points

Ejercitando el cerebro (fe de erratas)

Juan Cantalatabla
20 points

NUEVA MEJORAS EN INSFRAESTRUCTURA PARA EL HOSPITAL DE SEGOVIA

Image Press
8 points
SHARE
TWEET
Foto de El Heraldo

 EL DECRECIMIENTO DE PETRO

*Por Carlos Eduardo Lagos Campos.

Por estos días ha causado diferentes reacciones en los sectores de la economía la frase de la ministra de Minas y Energía Irene Vélez, en relación con el Decrecimiento económico, pues la ministra aseguró “que es necesario que los países empiecen a decrecer sus modelos económicos”; luego aclaró que se refería a los países desarrollados, pues en Colombia no habría posibilidad de decrecer mientras no se cierren las brechas de desigualdad sociales y económicas.
Pues bien resulta que la teoría del “Tal” decrecimiento es solo eso, una simple teoría que tuvo eco en los años setentas, esta postula que la industrialización produce consecuencias en el medio ambiente y adicionalmente se produce de la mano de la cada vez más evidente desigualdad de la distribución de la riqueza; el principio es simple al aumentarse la producción de bienes y también de servicios necesariamente se incrementa también según esta teoría el consumo de los recursos naturales. En consecuencia si este consumo se hace de manera acelerada no permitiría la regeneración de los recursos utilizados lo que podría desencadenar en el agotamiento de los recursos de nuestro planeta. Este impacto ecológico se hace evidente en fenómenos como las sequías más prolongadas, la deforestación, la erosión del suelo, la disminución de la biodiversidad y los recursos qué provienen de los océanos, su contaminación y de manera especial el cambio climático.
En palabras de En palabras de Brigitte Baptiste, bióloga y rectora de la Universidad EAN, consultada por RCN sobre las implicaciones que tendría la adopción de un modelo de decrecimiento en el país, manifestó que el decrecimiento económico es un modelo que busca disminuir el nivel de consumo de recursos y servicios provistos por los ecosistemas, adoptado como una crítica al consumismo y al desperdicio que son los elementos centrales de la crisis ambiental en este momento. Resulta que no todos los seres humanos manejan los mismos niveles de consumo pues, especialmente en los países industrializados, este tiende a ser mucho más alto. Por tanto, la bióloga señaló que el principal problema de esta propuesta es la concepción global, mediante la cual se piensa que todos los seres humanos aspiramos a tener esos niveles de consumo, lo cual no es cierto. “La diversidad cultural y los modos de vida que existen a lo largo y ancho de la tierra son muy distintos, hay modelos éticos y técnicos que hacen que entendamos que no queremos ni podemos vivir como vivirían estas sociedades extremadamente ricas. Incluso en estas sociedades, hay mucha gente que sabe que no es apropiado tener ese nivel de impacto sobre los ecosistemas, lo cierto es que la humanidad ha causado una transformación muy grande en el planeta, ha desplazado la biodiversidad de la cual dependemos y por eso, en contraposición a la idea de solo decrecer, se está planteando la idea de una economía regenerativa”. Expresó.
Existen serias críticas a esta teoría; como la expuesta por Maxi Nieto de la universidad Miguel Ángel Hernández de España, quien advierte que esta teoría Eco socialista del decrecimiento, se basa en tres ejes principales: El primero de ellos parte de un fundamento errado al confundir que la causa última de los problemas de extralimitación ambiental es el crecimiento visto de manera abstracta, dejando de lado el fundamento real qué es la lógica económica capitalista que lo gobierna; la cual impide la regulación consciente y democrática de la economía; en segundo lugar está solución pareciera socialmente injusta y reaccionaria; pues distribuye las responsabilidades por igual, haciendo creer que el coste de la reconversión ecológica recae sobre la empresa y por ende sobre los trabajadores, lo que impide aprovechar las enormes capacidades científico técnicas acumuladas por la humanidad y finalmente considera que este proyecto es esencialmente utópico por dos razones: uno no establece unos fundamentos institucionales y económicos realmente alternativos al capitalismo, pero además resulta inviable toda vez que acaba aceptando la misma producción mercantil que está detrás de la degradación ambiental
Cómo conclusión según el autor se revindican las posibilidades de la planificación económica socialista en las condiciones tecnológicas actuales como la verdadera alternativa a la crisis Eco social global sin considerar como se dijo la lógica neoliberal.
Por su parte el profesor Jorge Enrique Esguerra, del Centro de Pensamiento Libre considera que las posiciones filosóficas posmodernas (y todo indica que la ministra las comparte, igual que Petro) son producto de la intelectualidad de los países industrializados, que aprecia que el desarrollo acaecido en la modernidad está agotado, y que hay que superarlo bajo otros presupuestos. Pero la mayoría de sus conclusiones son anti modernas, es decir, que rechazan el crecimiento económico (teoría del decrecimiento) que es el que ha puesto a la humanidad en el siglo XXI (todos los avances en ciencia y tecnología que han permitido los logros globales en todos los campos). Y la tendencia es que con el rechazo al crecimiento, que también ha ocasionado el calentamiento global y tantas lacras medioambientales, se debe replantear la concepción de la ciencia y los desarrollos tecnológicos que los han producido, hasta el punto de rechazarlos con una mirada pre moderna o anti moderna. En Europa, EEUU y Asia, donde se crean los mayores males por la forma como se utilizan esos avances, es necesario corregirlos con transiciones apoyadas precisamente en la ciencia y en la tecnología. El crecimiento debe hacerse en el sentido de transformar las prácticas erráticas, y no en impedir el crecimiento. La teoría del decrecimiento no mira hacia adelante sino hacia atrás. Pero lo más grave es que en nuestros países, que son dependientes y dónde están por construirse los desarrollos, se recojan esas ideas con el mismo fin que se le propone a los industrializados. Los recursos de la minería son demandados por estos, y si nosotros no los producimos para exportarlos, esos países los consiguen en otras partes y el problema subsiste. Aplicar políticas anacrónicas de país victimario a país víctima es un contrasentido y una enorme irresponsabilidad.
Dicho esto debo manifestar que coincidimos con el profesor Esguerra en el sentido de que " el crecimiento debe hacerse en el sentido de transformar las prácticas erráticas y no en impedir el crecimiento"

*Abogado
Presidente del Centro de Pensamiento Libre.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!

Comentarios más recientes
Sandra Liliana Pinto Camacho
Igualar en crecimiento económico de los países con el agotamiento de los recursos naturales es el gran error de esta propuesta que cambia la responsabilidad ambiental de terreno pasándola del de los consumidores al de las empresas productoras, muy a fin con las medidas que viene tomando este Gobierno y que parecieran querer desestimular la inversión extranjera, la creación de nuevas empresas y, lo.peor, el apoyo a las mypimes y los emprendimientos a los que se les está igualando en porcentaje de tribulación a los grandes emporios. El mensaje debería ser claro y Suecia es un buen ejemplo del mismo, se trata de tener economías responsables, sostenibles, que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos pero que igual, hagan parte del capitalismo al que le es completamente contrario el decrecimiento económico.
 
Featured content