El cuento del niño que esperaba a Dios y le trajo un par de zapatos como esperaba (Lanzarote 1986)

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
456 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
508 points



Most recent

ABOGADA KARIN RAMIREZ SILVA A LA ONU

EMPODERAMIENTO FEMEN
14 points

Blanquear los dientes: Dos alimentos que ayudan a conseguirlo

NOTICIAS-ETF
120 points

Celebra Fin de Año con toda en Mercure Santa Marta

Comunicaciones
10 points

Quizás sea algo urgente: Enseña a tus hijos a ser humildes y educados

NOTICIAS-ETF
128 points

Genialidades para tus vacaciones en familia, disfrutalas en Residence Inn by Marriott Bogotá

Comunicaciones
12 points

Genetec lanza el reporte del estado de la seguridad electrónica 2022

Tecnologia
10 points

Arrasan los océanos: La flota china ilegal y las asiáticas piratas campan a sus anchas todo el mundo

NOTICIAS-ETF
192 points

Se fue el maestro, Pablo Milanés ha muerto: DEP.

NOTICIAS-ETF
10 points

Dynatrace amplía Grail para potenciar la Analítica Empresarial

Tecnologia
26 points

¿Cómo ralentizar el alzhéimer?

NOTICIAS-ETF
14 points
SHARE
TWEET

El cuento del niño que esperaba a Dios y le trajo un par de zapatos como esperaba (Lanzarote 1986)


31 agosto 2022

- Hoy dejaré aquí un cuento muy real que ya he publicado alguna otra vez en alguno de mis blogs, incluso en algún otro medio para el que habré sido requerido para hacerlo, tanto que hasta alguna cadena de Tv de mis queridas Islas Canarias tuvieron tiempo de comprobarlo en la misma zona del relato. Es tan real que aún me emociono al recordarlo:

- En los años 85, 86 y 87, estuve involucrado en un par de proyectos empresariales en la bendita Isla de Lanzarote (Islas Canarias), desplazado, sin familia y sin más amigos que los compañeros de esa fecunda aventura profesional.

- Teguise es un pueblo de la Isla de Lanzarote, ladera arriba, en el que las gentes visten de negro y blanco según sean mujer u hombre y andan la carretera más de media hora para bajar y subir a Arrecife que es la capital de la Isla, solo cuando lo han de hacer, que no es siempre.

- Yo subía, con mi viejo Datsun 220, los domingos a comprar queso y otras gracias en el mercadillo que allí se montaba y en uno de ellos, al atardecer, encontré a un chaval de unos nueve años, un precioso y pequeño "majo", que andaba tosiendo, descalzo y pies desnudos, detrás de unas cajas vacías que había en un rincón de la plaza del pueblo.

- Lo estuve mirando, durante algunos largos minutos y él hacía lo mismo conmigo, aunque de forma discontinua. Yo estaba sentado en un bello muro de piedra volcánica que separaba uno de los muchos desniveles del lugar y cerveza algo caliente en mano, esperaba la llegada de otros compañeros que andaban dejándose enredar por las embaucadoras vendedoras de las tiendas de venta del lugar.

- El niño, que luego supe se llamaba, o le llamaban, Mahey, no dejaba de mirarme. Pensé que lloraba, pero no era así, me acerqué y me di cuenta de que lo que tenía era un resfriado de aúpa. Le caía el moquito por la nariz, tanto que le desbordaba sus enormes labios, pero ante ello, él se los escurría con el brazo, con una habilidad circense.

- Sus ojos, oscuros, eran preciosos y brillantes, como los de un Jesusito hebreo. Él inspiraba una gran ternura y a mí me costó reconocerla, pues no estaba muy acostumbrado a ello por aquellos lares. Era el mes de enero y, seguramente influenciado por las fechas y festejos recientes, asimilé mis formas y gestos a los de aquellos que ha poco habían estado en la mente de mi niño en Alicante, al cual, y a su madre, yo añoraba enormemente, pues los acababa de dejar allí, mientras yo cumplía mi labor profesional en aquellas lejanas tierras.

- Con este estado emocional aparente, afronté la siguiente escena, que fue la de presentarme ante él.

·Hola, ¿Cómo te llamas?

- Me dijo su nombre, pero sin mediar otra palabra me preguntó si yo venía de muy lejos.

- Le dije que sí, y le pregunté por qué estaba allí solo y casi escondido.

Me dijo que estaba allí porque le había pedido a La Virgen de Los Dolores que le trajera unos zapatos y esperaba que así fuera. Y el sitio era ese, allí, pues delante había una de las tiendas ambulantes de zapatos más pequeña que yo había visto jamás.

- Lo cogí de la mano y lo llevé ante “la Vieja” que regentaba la tienda, le pedí un par, o más, de calcetines de lana y un par de pares de zapatillas de deporte que al niño le convirtieron en el niño más feliz del mundo.

- Pagué las zapatillas y los calcetines, y un par de cosas parecidas a un bocadillo que vendía también la misma Vieja, mientras ella me miraba con ojos desconfiados, como si me tuviera miedo.

- Ahí hubiera acabado todo si no fuera porque al intentar despedirme de él, el "majo" isleño me cogió de la mano con una fuerza impropia de un niño de su edad, me agaché, el me miró a los ojos, lo hizo de un modo como no mira cualquiera, era una mirada tremendamente bondadosa y profunda, era su forma de darme las gracias.

- Me emocioné, pero, afortunadamente, el chaval salió corriendo con sus zapatillas, calle abajo, a una velocidad de vértigo y ello me sirvió para recuperarme.

- Pero inmediatamente descubrí que aquel intento iba a ser en vano. Me levanté y al hacerlo mi mirada tropezó con los de la vieja. Era tan insistente y temerosa, su mirada, que no puede evitar preguntarle:

¿Pasa algo conmigo "Vieja"?

La Vieja anduvo temerosa, como si no se atreviera a preguntar, y después de insistirle varias veces, la Vieja habló:

¿Tú eres Dios?, me dijo

¿Qué?, ¿por qué lo dices Vieja?, le contesté.

Porque el niño lleva ahí dos días esperando a Dios pues le iba a traer unos zapatos. Un par para él y otro par para su hermana.

¿A Dios?, pero si me ha dicho que se los había pedido a la Virgen de Los Dolores, Vieja.

·Entonces, la vieja, me dijo algo que no olvidaré nunca:

- Así es, pero me dijo ayer que la Virgen le dijo que no tenía zapatos, pero que no se preocupara, pues su hijo los traería en cuanto pudiera.


N: La palabra vieja, en las Islas Canarias más ancestral, no es una palabra que se use con sentido despectivo, solo es una forma de dirigirse a quien sabe mucho.

Majo: Aborigen de la Isla de Lanzarote.



Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content