Inevitables discusiones desde el amor más profundo

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
408 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
478 points



Most recent

Yingli Reconocida por el RECT como el fabricante de módulos fotovoltaicos de mayor calidad, confiabi

Juan C
12 points

LA INMUNIZACIÓN EN PAÍSES DE BAJOS INGRESOS: LA PANDEMIA LLEVA A DISMINUIR COBERTURA PERO SURGEN SEÑ

Image Press
6 points

Asesinado un turista en Francia por masturbarse mientras miraba a una mujer en una playa nudista

NOTICIAS-ETF
14 points

La psicología de espacios armoniza la convivencia con tu hogar

Image Press
6 points

EL PLAN PISTOLA DEL CLAN DEL GOLFO NOS REGRESA A ÉPOCAS DE BÁRBARAS NACIONES

pensamiento Libre
80 points

Etek ofrece sus cursos certificados en Ciberseguridad para agosto de 2022

Comunicaciones
8 points

Análisis de los glicósidos de esteviol (stevia)

NOTICIAS-ETF
12 points

Libmeldy, el medicamento más caro del mundo de aplicación contra la leucodistrofia metacromática

NOTICIAS-ETF
12 points

La otra Cartagena.

Pablo Emilio Obando Acosta
24 points

Llega a Colombia el nuevo moto g42: pantalla nítida y colores más vibrantes

TECH2022
6 points
SHARE
TWEET

 Inevitables discusiones desde el amor más profundo


22 julio 2022

– Paseaba por la playa y empecé a oír, a mis espaldas, un ruido creciente que parecía una discusión entre dos personas ya veteranas, más o menos de mi edad, que lo hacían acaloradamente.

– Al pasar a mi lado oía como ella le decía a él: “No eres más que un egoísta, siempre tú y solo tú, los demás te hemos importado siempre una mierda“, y así, discutiendo, se fueron alejando delante mío a lo cual, a lo de que se alejen de mí, ya me voy acostumbrando pues ando como las tortugas y, además, para mejor semejanza, ya babeo, incluso.

– Pero, al rato, mientras ya su discusión me parecía imperceptible, a mí y a mi insensible oído izquierdo, de golpe vi cómo se paraban, se pusieron uno frente al otro y mientras ella levantaba la mano como cuando los curas dicen eso de Ite Missa est, él, con la cabeza gacha, iba asintiendo como uno de esos perritos que se colocaban en los coches de hace tres décadas.

– De pronto, hubo unos segundos de paz, sin movimiento alguno por parte de ambos y de golpe él, tímidamente, la cogió por los hombros, se la acercó y le plantó un beso en el morro, de esos de peliculón de los cincuenta, y así estuvieron otros tantos segundos.

– A continuación, él la cogió de la mano, y se pusieron a andar tranquilamente, como si el mundo nunca se hubiera detenido.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content