Heroes de La República

 
Related

EL TELESCOPIO MÁS POPTENTE DE COLOMBIA

pensamiento Libre
504 points

RODOLFO HERNANDEZ EN EL OJO DEL HURACAN

pensamiento Libre
288 points



Most recent

Un deseo

El diario de Enrique
8 points

Como si existieras de Carlos Perrotti

El diario de Enrique
6 points

Gracias a la vida

El diario de Enrique
6 points

Los mejores combates de boxeo de 2023

Deportes
20 points

Un mundo sin estrellas, la Osa Mayor, Teguise, Altagracia y hagamos un trato

El diario de Enrique
12 points

Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia

El diario de Enrique
16 points

Las cinco mejores y peores dietas para este año 2023

NOTICIAS-ETF
56 points

Cultivando huertos se tiene menos riesgo de cáncer y mejor salud mental

NOTICIAS-ETF
24 points

Todo se puede

El diario de Enrique
20 points

Contra el optimismo no hay vacunas

El diario de Enrique
16 points
SHARE
TWEET
Foto Archivo Personal

 Heroes de La República

*Por Carlos Eduardo Lagos Campos

El Congreso de la República mediante la Ley 913 de 2004, declaró el 19 de julio como la fecha oficial para conmemorar el "Día de los Héroes de la Nación y sus Familias", con el propósito de exaltar y honrar la memoria de los militares heridos y fallecidos en combate y a sus sere queridos, en esta fecha, las Fuerzas Militares y de Policía realizarán una sentida ceremonia en la Plaza Monumento a los Héroes Caídos en Acción, como un tributo de admiración, gratitud y respeto por el sacrificio realizado por estos hombres y mujeres que lo dieron todo por la Patria,

Este homenaje se han convertido en una semilla de libertad y de gloria para aquellos heroes anónimos que vivirán por siempre en la memoria de sus familias y en las páginas de nuestra historia.

La decada de los 80 fue una época muy difícil donde no había muchos recursos, los soldados cocían sus botas con alambre, hubo momentos donde muchos compañeros entregaron su vida por defender la república, héroes que la mayoría de colombianos desconocen y que es un deber conmemorarlos, dentro de mi promoción del curso Gustavo matamoros están:

Fallecidos en combate: Raymundo Laka Puente, Faber burgos García, Jiménez Abril Carlos, Henry Gómez Navas, Germán Gómez, Carlos Balbuena Gómez. Gustavo calvo, Gustavo Alzate Mora, Emilio Cogollo Hernández, Gonzalo Giraldo matos, Oswaldo Montenegro Hidalgo; Navarro Hoyos y Juan José Nieto Gomez; Por enfermedad: Diego Ardila Victorino, Jorge carrillo Márquez, Heinz Pichler Cruz. En Accidente: Ramón Roncancio, Mauricio Amaya Kerkelen, Orlando Arciniegas Chamorro, Pérez Landines, Nieto Gómez, Wilson Tovar Yanguas, Adrián Garzón Bustamante, José Salazar Arana y Jaime Montaña Mesa.

Laka Puente muere combatiendo, en la vereda La Cascada, Corregimiento del Alto Anchicaya, un 28 diciembre; a su lado se encontraba luchando otro Matamoros Mario Alberto Valenzuela Plata quien logró sortear con mejor suerte ese combate, Gómez Barbosa y Valbuena mueren en el Caquetá cuando desactivan unas minas terrestres instaladas por la guerrilla, Jiménez Abril muere en un combate de encuentro, Gómez Navas es asesinado por Karina en una zona de Antioquia después de que su unidad fuera copada, Calvo Calle es asesinado en una operación antisecuestro, Cogollo es asesinado por delincuentes como retaliación por las capturas realizadas en Santa Marta, Lagos Figueredo es asesinado en un retén ilegal cuando viajaba a Bogotá a curso de ascenso, Salazar Araña muere cuando el helicóptero en el que viajaba en el Tolima se precipita a tierra, Oswaldo Montenegro Hidalgo muere por el disparo cobarde de un Franco Tirador en Antioquia en 1988, Nieto Gómez muere en el cauca en aguerrido combate contra el M-19 y el caso más emblemático es el del capitán Orlando Natalio Mazo Gamboa, asesinado en el asalto a la base militar de las delicias.

El periódico el espectador registró así la valentía del capitán Mazo Gamboa para defender la base de las delicias:

“…Era tal la barraquera de mi capitán Mazo… entre las seis de la mañana y la hora que se nos acabó la munición. Mi capitán estaba en todas partes, revisaba fusiles, daba una palmadita de ánimo en la espalda, nos motivaba, irradiaba alegría y ganas de combatir, parecía un león agredido…. Mi capitán no bajaba la guardia, deba ejemplo del bueno, estaba en todas partes…”

Hacia las 11 de la mañana el grupo al mando del ST. Torres fue capturado por la guerrilla, solamente los puestos 1 y 2 seguían ocupados por los soldados, en ese momento el capitán Mazo da la orden de disparar a todas las trincheras que estaban llenas de guerrilleros. Cerca de las doce y cuando ya estaban quedándose sin munición y casi toda la base estaba ocupada por el enemigo, el capitán da la orden de salir de la trinchera y tratar de llegar al río y combatir desde allí y tratar de pasar al otro lado….El capitán cayó de rodillas con una herida en la espalda….

“…El mocho César jefe del frente 15 se le arrimó al capitán Mazo. Deme una cobija que tengo mucho frío —le dijo el capitán—. Dele una cobija —ordenó el mocho a un guerrillero llamado Marlo, mientras le picaba el ojo—. Marlo levantó su galil y remató al capitán. Ahí se acabó la pelea…”

Pese a su superioridad numérica de 5 a 1, el combate fue intenso, las Farc perdieron a muchos de sus hombres, por esta razón después de esa toma la guerrilla tendría muy en claro que donde había una base dirigida por un Matamoros ahí no se meterían.

Uno de los casos que más me conmovió fue el de mi compañero de bachillerato en el colegio Champagnat de la ciudad Pasto, se trata de Oswaldo Montenegro Hidalgo quien muere por el disparo cobarde de un Franco Tirador en el verano de 1988 cuando este joven subteniente, oriundo de la ciudad de Pasto, desarrollaba operaciones de control del orden público en una zona selvática de la región de Antioquia conocida como San Roque, en la cual estaba siguiendo durante varios días el rastro sin descanso a una facción de la guerrilla de las Farc. Las pistas apuntaban hacia una vivienda enclavada en lo más inhóspito de esa zona selvática y montañosa, tras realizar todas las maniobras de aproximación hizo el correspondiente registro, pero la casa estaba vacía. El enemigo aleve se encontraba cobardemente emboscado para propinar su disparo de muerte, impactando en dos ocasiones en la humanidad de esta joven promesa de nuestro Ejército en la plenitud de su vida promisoria, un disparo cobarde acabó con la ilusión de continuar su carrera Militar, y con los sueños de la familia Nariñense Montenegro Hidalgo conocida en Pasto por sus altas calidades morales y por su espíritu empresarial como propietaria de los Almacenes de Bicicletas “Rhin”.

Tras su muerte, el combate duró varias horas. Para poder rescatar su cuerpo hubo que recibir apoyo de otras contraguerrillas del Batallón Bárbula, apostado en puerto Boyacá e incluso, se hizo necesario el uso de morteros, pues la intención del enemigo era apropiarse de su armamento, por ello los valerosos soldados, fieles a su comandante, dieron lucha sin cuartel hasta recuperar a nuestro amado Oswaldo.

Ahora descansan en Paz. Su lucha, sus ideales, su sacrificio, no fueron en vano. Como ellos existen muchos héroes anónimos que el país desconoce y que han puesto su cuota de sangre para defender la vida, honra, bienes y creencias de los colombianos. Muchos héroes que la Patria quizás desconoce o los ha olvidado, pero que su vida fue el precio injusto que tuvimos que pagar los colombianos para terminar con este conflicto interno, absurdo entre Nacionales.

El curso Matamoros ha sido una de las promociones que más ha aportado una cuota de sacrificio sangre y coraje dentro de este conflicto, como nuestros compañeros muchos soldados de Colombia han ofrendado sus vidas por la Patria; pero la mayoría de colombianos desconocemos sus nombres y el dolor de sus familias. A todas ellas les decimos que no están solas en su dolor, que toda una Nación agradece y reconoce su sacrificio, y que aunque sea con estas simples letras, esperamos poder estrechar sus brazos vacíos y acompañarlos en ese camino silencioso.

“Quise ser el soldado más valiente de mi Ejército, el colombiano más amante de mi Patria. Perdona mi orgullo, ¡oh Señor! Te lo pido por mis horas en vela, mi fusil y mis oídos, siempre atentos a los misteriosos ruidos de la noche penumbrosa. “¡oh Señor!, que mi alma no vacile en el combate y que mi cuerpo no sienta el helado temblor del miedo” Te. Nelson Darío Bedoya.

Como estos episodios existen muchos que no alcanzaríamos a contar dónde está la mano aguerrida y libertaria de un Matamoros que reflejan el resultado de todo este arduo entrenamiento militar, hechos dolorosos, episodios de los cuales hay mucho que contar.

*Oficial de la Reserva Activa EJC
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content