La biotecnología, la alimentación, el cambio climático y la seguridad alimentaria.

 
Related

De la crisis ruso ucraniana y otras guerras fabricadas (Jesús Quintanilla Osorio).

Jesús Quintanilla Osorio
210 points



Most recent

¿Qué fue de Jaime Alguersuari tras su salida de la F1?

MaríaGeek
12 points

El futuro de la gestión del almacenamiento: cuando las cosas se vuelven complejas, lo inteligente ha

Patricia Amaya Comunicaciones
12 points

El futuro de la gestión del almacenamiento

Patricia Amaya Comunicaciones
12 points

"La última Paciente" se ensaya, pronto se estrenará en el Teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
16 points

Está ensayándos: "La última paciente" teatro Nuevo Versalles

Benjamin Bernal
14 points

Kingston: Innovación a toda velocidad en COMPUTEX 2024 con DDR5, IA y autos de carreras

Prensa
12 points

El Hijo de las aguas y el hermano de los Vientos.

Pablo Emilio Obando Acosta
14 points

Seis aportes de la inteligencia artificial al marketing digital

Luisa Fernanda Rozo
8 points

Infracommerce fue galardonada como la mejor agencia de digital Commerce en Colombia

Tecnologia
26 points

Hilton reconoce 20 años de logros de Chrystian De La Barrera

Comunicaciones
12 points
SHARE
TWEET
Los avances que se han llevado a cabo en el campo de la biotecnología durante la segunda mitad del siglo XX han abierto nuevos caminos al desarrollo humano.
Estos avances brindan muchos beneficios pero también llevan asociados riesgos, lo que aumenta la necesidad de sistemas de buen gobierno que permitan administrar la tecnología bajo la supervisión de instituciones democráticas.
La libertad de innovar, y de correr riesgos, seguirá desempeñando un papel cardinal en el desarrollo mundial.
La tarea crucial que todos encaramos consiste en garantizar que aquellos que ejerzan esa libertad fundamental lo hagan de manera que promuevan una ciencia de calidad, fomenten la confianza en la ciencia y la tecnología y amplíen su función en el desarrollo humano
Pero además hemos visto que la seguridad alimentaria no solo depende de la disponibilidad de alimentos y del poder adquisitivo sino también de una distribución apropiada y de un uso adecuado de los alimentos en los hogares. ¿Cómo se puede conseguir esto? Los gobiernos locales deben implantar estrategias de desarrollo en las áreas rurales que incluyan medidas políticas, sociales, económicas, tecnológicas, culturales y financieras
Los gobiernos de los países en desarrollo tienen la responsabilidad de elaborar su propia visión y política nacional de innovación en agricultura, incluyendo las biotecnologías. Para que ciencia y tecnología puedan jugar su papel en las políticas y en los programas de seguridad alimentaria, ante todo se requieren adecuadas inversiones — considerablemente mayores que las actuales— y constantes en el tiempo. La innovación tecnológica y social no tiene la propiedad inherente de beneficiar a los necesitados, el sector público tiene la responsabilidad de dirigir las inversiones hacia objetivos bien definidos y de enfocar la investigación agrícola a las necesidades de los pequeños agricultores y productores. Además, las inversiones deben estar acompañadas de políticas y marcos normativos nacionales eficaces y favorables a la innovación en agricultura.
Otro aspecto de gran importancia es asegurar a las mujeres el acceso a las nuevas tecnologías y al conocimiento.
Si se les favorece el acceso a la tierra, la ganadería, la educación, los servicios financieros, la extensión, la tecnología y el empleo rural aumentarían la productividad así como la producción agrícola, la seguridad alimentaria, el crecimiento económico y el bienestar social. Se calcula que, por sí solo, el cierre de la brecha de género en el ámbito de los insumos agrícolas podría sacar del hambre a entre 100 y 150 millones de personas.
Los gobiernos nacionales y la comunidad internacional descuidan la investigación agrícola.
¿Por qué? En primer lugar, debido a la percepción de que el excedente de alimentos del mundo significa que ya no es necesaria la investigación sobre la productividad. Pero ese excedente no está en las manos de las personas que lo necesitan: el aumento de la productividad de los agricultores de bajos ingresos sigue siendo esencial para aumentar la seguridad alimentaria y erradicar la pobreza. En segundo lugar, con la bajada de los precios mundiales de los alimentos las políticas agrícolas proteccionistas, particularmente en la Unión Europea, están dando por resultado el dumping de alimentos en países en desarrollo, con lo que se debilitan los mercados locales. En tercer lugar, el aumento de la investigación privada en los países industrializados ha opacado la necesidad de mantener la inversión pública en los cultivos y las necesidades de los países en desarrollo.
La mejor manera de garantizar el uso seguro de las nuevas tecnologías consiste en establecer un método sistemático de evaluación y gestión de riesgos. Para introducir cultivos modificados genéticamente, es necesario que cada país establezca un sistema de seguridad biológica con directrices claras y coherentes, cuente con personal calificado que oriente el proceso de adopción de decisiones, y establezca un proceso de examen y mecanismos para recibir retroinformación de los agricultores y los consumidores.
Uno de los aspectos sobre los que inciden los defensores del cultivo de OGM es que puede ayudar a producir alimentos nutritivos ayudando a erradicar el hambre en el mundo y mejorar la seguridad alimentaria. Si queremos garantizar que estos cultivos van a mejorar las condiciones de vida de una comunidad o por el contrario van a aumentar la pobreza e inseguridad, como dijo Gandhi hace más de 80 años “recuerde el rostro de la persona más pobre y débil que haya visto y pregúntese si los pasos que piensa dar serán de alguna utilidad para ella.
¿Cómo unimos la seguridad alimentaria y protección al medio ambiente?
Las consecuencias del cambio climático son más severas en las áreas donde es más grave la desnutrición, afectan desproporcionadamente a los pobres y a los grupos en desventaja, que dependen de la agricultura para su subsistencia y tienen menor capacidad de adaptación.
Además de ser afectada por el cambio climático, la agricultura contribuye a su vez al calentamiento global.
Se estima que esta actividad es responsable de alrededor del 15 % de las emisiones de gas invernadero, que llega hasta el 26 %, si se consideran también las emisiones debidas a la tala de los bosques en los países en desarrollo, donde la agricultura es la causa más importante de la pérdida de sinnúmero de árboles .
La adaptación al cambio climático y la mitigación de las emisiones de gases invernadero requerirán del desarrollo y la adopción de nuevas prácticas agrícolas, novedosas estrategias de negociación de conflictos sociales y políticos y avanzadas técnicas de manejo de los recursos naturales.
Para enfrentar los desafíos globales, el nexo entre el aumento de la productividad de la agricultura, la conservación de la base de los recursos naturales y la innovación en agricultura parece obvio.
Si se desea que los países en desarrollo adopten decisiones bien fundamentadas sobre el cambio tecnológico y la seguridad alimentaria sin dañar su entorno y biodiversidad, es necesario corregir el desequilibrio de puntos de vista e influencias y permitir que sus opiniones orienten el proceso de adopción de decisiones.



SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content