La pugna politica en Quintana Roo, y Chetumal olvidado.

 
Related

De la crisis ruso ucraniana y otras guerras fabricadas (Jesús Quintanilla Osorio).

Jesús Quintanilla Osorio
210 points



Most recent

Seis aportes de la inteligencia artificial al marketing digital

Luisa Fernanda Rozo
8 points

Discounters conquistan Colombia en 2023

Juan C
10 points

Vívolo Café acoge al Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC)

Comunicaciones
12 points

Latam HealthTech Forum 2024: un encuentro que transformará el sistema de salud

Prensa
40 points

El Hijo de las aguas y el hermano de los Vientos.

Pablo Emilio Obando Acosta
14 points

Versa Design, empresa valenciana líder en soluciones de ingeniería electrónica

MaríaGeek
16 points

LA IDEOLOGÍA INTERNACIONAL CONSUMISTA CONTRA LA COMUNISTA

Octavio Cruz Gonzalez
16 points

Infracommerce fue galardonada como la mejor agencia de digital Commerce en Colombia

Tecnologia
26 points

Los colombianos invierten el 21% de sus ingresos en salud: ANDI

Prensa
14 points

Guanajuato sede ideal para eventos internacionales de turismo

Prensa
14 points
SHARE
TWEET
(Jesús Quintanilla Osorio).
Este año 2022, con su volcán de Tonga y su maremoto, y la muerte de personas ilustres apenas trascendiendo el año, también tiene sus pesos específicos.
La lucha por la gubernatura del estado, empezará a sacar a flote las intenciones reales de quienes buscan el poder.
Se dice que Palazuelos está ofreciendo a Chetumal un cambio. Sinceramente nadie se ha ocupado de Chetumal, y solo hemos visto desfilar promesas de campañas que ahí se quedan.
Esta ciudad requiere de un cambio de mentalidad de quienes la gobiernen. Aunque tiene el potencial de ser un importante corredor turístico con las zonas arqueologicas como Oxtankah y Konhunlich, y podría detonsarse su desarollo, a nadie se la ha ocurrido darle un rostro nuevo y cada tres o seis años, vemos desfilar a los candidatos de los diversos partidos, sin que nada ocurra.
Y la ciudad se va hundiendo cada vez más.
La pugna politica es la de siempre, con sus patadas bajo la mesa, sus traiciones y sus falsedades. A la hora de la hora, solo se ve a los mismos desfilar, ofreciendo una torta y un agua para ganarse el voto por una canasta básica, cuando el hambre pulula en las calles, y el 60 por ciento de los chetumaleños, viven de la informalidad.
La sombra de la inercia hunde a Chetumal en el marasmo de la arbitrariedad.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content