¿Sabes quién soy?

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
386 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
448 points



Most recent

Así será la extinción masiva de los océanos, si no se mitiga el cambio climático

NOTICIAS-ETF
16 points

Descubren las claves para detectar la COVID sin hacerse un test

NOTICIAS-ETF
126 points

ALVARO URIBE PERDIÓ EL JUICIO MORAL POLITICO Y SOCIAL

pensamiento Libre
72 points

Celebra el Día de la Madre en el Hotel Tequendama Bogotá con Buffet International y Brunch Dominical

Negocios Hoy
10 points

¿Cómo ayuda el SEO en mi empresa o negocio?

mecedora.net
6 points

¿Por qué debemos realizar un borrado seguro en nuestra empresa?

mecedora.net
6 points

¿Cómo escoger un buen hotel en Valencia para vacacionar en familia?

mecedora.net
8 points

La COVID-19, sique aquí y muy viva: La variante XE desarrolla dos síntomas que no tiene Ómicron

NOTICIAS-ETF
12 points

Ensayan en Canarias una desaladora portátil sin apenas consumo de energía

NOTICIAS-ETF
88 points

¿Cómo pedir comida para casa?

mecedora.net
10 points
SHARE
TWEET




13 enero 2011

- Recuerdo que un día, hace ya algunos años, (sería por el año 99), que tuve la suerte de poder asistir a la venta de una cosecha, o como se llame, de limones, en las que el vendedor y comprador, sentados en una mesa, en medio del huerto y con botella de vino “por medio”, iban, socarronamente, desgastando la negociación que no era otra cosa que una pura puja y regateo al mas puro estilo huertano. Ambos eran universitarios y con pelos blancos en las sienes, pero el escenario les había convertido en un elemento rupestre más de esa huerta ancestral de nuestros amores, en que parece que sus componentes son de pura madera desde el seso hasta el sexo. Impasibles y, aparentemente, inmortales, son las figuras de siempre de un mundo que para el que no lo conoce quizás le convendría hacerlo y cuanto antes.

- De toda esa ruda escena, lo más terrible de ella, de la escena, era comprobar el “inhumanismo” que comporta tener el seso de madera que muestran esos rudos negociadores cuando de tratar a los perros se trataba. Media docena de ellos atados con largas cadenas, piojosos y abandonados, eran los guardas de la huerta, ellos y la escopeta de cartuchos para elefantes que guardaba el vendedor encima de la puerta de su mansión. Lo curioso, lo más curioso, es que no estoy hablando de que eso sucediera en la Cumbre del Kilimanjaro, ni en el África más rural y ni siquiera en las áreas más perdidas del Amazonas, estoy hablando de una partida rústica a 5 km del centro de la Ciudad, increíble, pero cierto, pero aún es más cierto que la cosa, más de veinte años después, sigue igual, o eso creo.

- Cohonestar una vida muy dura y la habilidad negociadora con una vida de respeto al resto de los animales y entorno natural que nos rodea, debiera mostrar un comportamiento acorde a lo que ayer nuestro Ernesto llamaba "humanidad" pues en otro caso ya no mereceríamos esa condición.

- Un buen amigo, esta madrugada, me sorprende, una vez más, cuando entre chunga y chunga graciosa, me suelta una lágrima a secar, un lamento más de algo que nos negamos a ver, porque no tenemos tiempo. Este vídeo es el culpable de la redacción de estos párrafos de hoy. Por favor, si tenéis tiempo, no os lo perdáis.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content