Me emborraché de saber que existo: Un rutinario paseo matinal

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
368 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
416 points



Most recent

¿Cómo detectar un alimento ultraprocesado?

NOTICIAS-ETF
10 points

Cómo bajar el colesterol sin medicamentos con este simple consejo revelado por Harvard

NOTICIAS-ETF
188 points

UNICEF: A diferencia d sus mayores, los jóvenes creen q el mundo se va convirtiendo en mejor lugar

NOTICIAS-ETF
68 points

Se busca hogar, Propuesta para adoptación de animales

Image Press
14 points

5 sectores que se están recuperando rápidamente tras la pandemia

Mis Noticia
100 points

5 consejos para averiguar los gustos de alguien antes de hacerle un regalo

MaríaGeek
12 points

Cómo crear un entorno Montessori en la habitación de los peques

Saludables
120 points

Aviso: Una brecha de seguridad roba los datos de 1,2 millones de usuarios de WordPress

NOTICIAS-ETF
134 points

HUMO BLANCO EN CONCLAVE DE CENTRO

pensamiento Libre
104 points

Ventajas de la traducción simultánea

Mis Noticia
12 points
SHARE
TWEET

 Me emborraché de saber que existo: Un rutinario paseo matinal


22 octubre 2021

– Estaba emocionado, ¿se acordarán de mí? ¿habrán cambiado a la linda chica que despachaba el pan?

– Entré y al hacerlo, fluyeron las emociones, sin palabras, sin normas COVID, ni nada que pudiera entorpecer un largo y afectuoso abrazo. Lágrimas furtivas y un corto recorrido cuasi literario por esos diecinueve meses sin vernos. Palpitante.

– Luego, ya con prisas, me voy al supermercado a recoger un encargo hecho desde la web y así no tengo ni que entrar.

– Uno de los empleados de toda la vida, al verme se sale de su zona y me da tal achuchón que hasta la jefa del servicio le ha llamado la atención que, aún y por lo bajo, llegó a mi pabellón auditivo bueno: “Ché, Pere, casi te cargas al viejo”.

– El chaval, un cuarentón de lujo, cuando consigo soltarme de su cariñoso abrazo, me dice: “Llevo muchos meses preguntándome que sería de usted y nadie sabía nada. No sabe la alegría que me ha dado verle entrar. Disculpe, casi le tiro al suelo, pero me ha emocionado verlo ahí, tan plantado, tan erguido como siempre, tan… tan usted.” – Mi emoción seguía en auge, ¿palmaré hoy de tantas emociones? – pensé.

– Por último y para superar las emociones, me fui a mi Playa, a mi banco y allí, tras un largo rato de silencio reflexivo, me di cuenta que estaba sonriendo… ¿por qué? – me preguntaba. Me sentía más a gusto que un marrano en un charco.

– Decía Benedetti que “de vez en cuando la alegría tira piedritas contra mi ventana, quiere avisarme que está ahí esperando… está bien me doy por persuadido, que la alegría no tire más piedritas, abriré la ventana” y yo, queriendo abrazar la razón que hoy me desborda … en esta gran mañana, me emborraché de saber que existo.

Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content