Vivencias

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
376 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
426 points



Most recent

Margarita del Val: Ómicron no es más leve, es que ahora estamos más vacunados.

NOTICIAS-ETF
10 points

TransMilenio lanza nueva versión de libro de datos de cómo se mueve Bogotá

Aiskel Alejandra
18 points

¿Por qué La COVID-19 se ceba con los obesos?

NOTICIAS-ETF
216 points

La mejor etapa de nuestra vida: Estos son los beneficios emocionales de envejecer

NOTICIAS-ETF
132 points

DEL FUTURO DE LA COALICION DE CENTRO DEPENDE EL FUTURO DEL PAIS

pensamiento Libre
52 points

GCM MINING REPORTA LA PRODUCCIÓN DEL CUARTO TRIMESTRE Y DE LA TOTALIDAD DEL AÑO 2021; CUMPLE SU PRO

Image Press
12 points

De qué manera conseguir alimentarme bien

Rasaca
12 points

Un nuevo análisis de sangre detecta cáncer en personas con síntomas que suelen pasar desapercibidos

NOTICIAS-ETF
328 points

COVID-19: Qué significan la T y la C de los test de antígenos

NOTICIAS-ETF
284 points

SIN SIMBIOSIS NATURAL NO HAY PARAÍSO TERRENAL

Octavio Cruz Gonzalez
14 points
SHARE
TWEET

 Vivencias


20 octubre 2021

– Cuando era niño, tendría yo unos seis o siete años, recuerdo que, en cierta ocasión, yendo con mi abuelo, en la Plaza de Santa María del Mar, (La Catedral), había un vallado que no permitía el paso a través de la plaza.

– En el Centro de ese vallado había mil cámaras de cine, gente corriendo de un lado para otro, pero en el centro mismo de todo ese extraño espectáculo estaba Ella…

– Me enamoré de Ella, se parecía a mi Madre, no, no se parecía, era Ella, y se lo dije a Papá en cuanto llegué a casa: ¡Papá, Papá, Mamá estaba haciendo una película esta mañana frente a la Iglesia de Santa María!

– Mi Madre que estaba despidiendo a mi abuelo, también Enrique, vino corriendo y me dijo con cara muy sonriente: ¿Qué has dicho Enrique? …

– Mi Madre me miró, sonrió y me abrazó. Fue un largo abrazo, ese abrazo quedará en mí para siempre. Unos segundos de felicidad como los que siempre vivía cuando Ella me abrazaba.

– ¿Y cómo es que me has visto entre tanta gente, Enrique? – me dijo.

– Es que no hay Mamá más guapa en el mundo entero que tú, te hubiera reconocido entre mil – le dije.

– Con los años he aprendido algo que para mí es, ahora, muy importante: Mis vivencias. Me doy cuenta que llevo casi dos crueles años alimentándome de ellas y eso me resulta sorprendente y maravilloso. Tengo una suerte enorme. Quizás algunas personas no han tenido ese privilegio.

Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content