Igualdad: Hazaña o puterío

 
Related

¿Qué es un abuelo?

El diario de Enrique
356 points

Las mancha de desodorante en las camisas de los chicos se pueden quitar?

El diario de Enrique
400 points



Most recent

Siham Sabagh, una artista de luz y color.

POESIA
26 points

El actor Alec Baldwin mata accidentalmente a una mujer con un arma de utilería durante un rodaje

NOTICIAS-ETF
242 points

La COVID-19 sigue ahí - Margarita del Val: "Nos infectaremos todos de coronavirus"

NOTICIAS-ETF
4 points

La peligrosa moda de ingerir polvos proteicos en seco antes de hacer ejercicio

NOTICIAS-ETF
220 points

ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS?

pensamiento Libre
110 points

José Antonio López:Entre el 5 y el 10% d los vacunados COV-19 van a tener deficiencia d inmunización

NOTICIAS-ETF
278 points

¿Fraude en Empresa Claro en Pasto?

PERIODISTICOS
34 points

Magnesio, riesgos y ventajas: ¿En alimentos o en pastillas?

NOTICIAS-ETF
14 points

No son inocuos: El motivo por el que no deberías tomar refrescos "sin azúcar"

NOTICIAS-ETF
142 points

Inventan un sistema para 'pescar' grandes cantidades de plástico marino

NOTICIAS-ETF
114 points
SHARE
TWEET

 Igualdad: Hazaña o puterío


21 septiembre 2021

- Un morado en la barbilla, una muñeca vendada y cara de haberse bebido la noche de las noches. “Les femmes ne savent pas ce qu'ils veulent, Henri”.

- La escena era de las que se recuerdan hasta el día de los juicios finales y de las apologías. Antoine era un poema andante, solo hablaba del "amour" y de Felisa, que es una joven veterana que le sigue la cuerda durante los fines de semana en los que Matilde, la Loli o su propia mujer, no ponen empeño alguno en tenerlo cerca:

“Tomamos unas copas en ese local de la Playa, luego me dijo que si quería acompañarla a casa pues su marido estaba de guardia. Le ataqué a la segunda copa y cuando ya estaba en deshabillé, pero al principio, si bien fue muy receptiva, luego se echó atrás, sí, me dio por cogerla como un saco, me la eché al cuerpo y andando como un gladiador me la estaba llevando al dormitorio y, entonces, como una verdadera "fou", va y me dice … No Antoine, no, ahí, no, que esa es la cama donde duermo con mi marido. Y me empezó a abofetear y a chillar, todo al mismo tiempo, hasta que, como pude, me fue por la ventana pues los chalets del entorno empezaron a encender luces. Con las prisas me caí por las rocas, pues esa zona del Cabo es muy bonita, pero "très dangereux". Acabé en el Hospital de San Juan, a eso de las tres de la mañana y aquí estoy”.

- Tener amigos golfos es siempre un lujo y si no lo es, es algo que no sabría como llamarlo, pero que, en todo hombre, curiosamente, resulta tan necesario como virtual.

- Leonor, que, como ya sabéis, no se pierde una, pues tiene un oído más largo que un discurso de los Castro, se acerca a mí, cuando ya se ha ido Antoine a calentarle el ego a la Loli, y me dice: “No me imagino, Enrique, a una mujer contando esta historia” – ¿Por qué? – “Porque cuando la cuenta un hombre lo hace en clave de hazaña, pero si lo cuenta una mujer todos dirían y/o diríamos, que es una puta”.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content