WARNING: Nicolás Acevedo S& made this note and was not rated by users as credible.

JULIO Y LA EXTRAÑA ASOCIACIÓN DE PSICÓLOGO Y PSICÓPATA

 
Related

UNA JUSTA PROMOCIÓN PARA EL MAGISTRADO SAUL0 YSABEL DÍAZ.

CAMBINIASA
318 points

¿Cómo desarrollar el hábito de lectura?

CAMBINIASA
772 points



Most recent

No sé qué pasa que lo veo todo negro o bien "las normas de la casa de un vejestorio lisiado"

El diario de Enrique
10 points

Mark Zuckerberg, obligado a dar la cara ante familias de niños víctimas de acoso en redes sociales

NOTICIAS-ETF
8 points

Los fraudes con criptomonedas se propagan en nuevas formas

Prensa
8 points

Asegure la mejor experiencia de cliente para las campañas online en 2024

Tecnologia
10 points

Natas de la Sabana le apuesta con sus postres típicos a imponer un modelo de gestión responsable

Viajes y turismo
10 points

¿Como Nació Sanjuanerita de Hernando Marín Lacouture?

Alcibiades Nuñez
144 points

LAIKA: un héroe de cuatro patas que alimenta a más de 250 animales afectados por los incendios

Juan C
6 points

Descubre el encanto especial de San Valentín en Waya Guajira Hotel

Comunicaciones
8 points

Lo que nunca deberías decirle a un enfermo de cáncer

NOTICIAS-ETF
8 points

Cuando los dolores de cabaza se convierten en peligrosos (los descubrimos)

NOTICIAS-ETF
8 points
SHARE
TWEET
Dr. Nicolás Acevedo Sánchez.

JULIO Y LA EXTRAÑA ASOCIACIÓN DE PSICÓLOGO Y PSICÓPATA

1. La noticia.
El jueves 7 de mayo la opinión pública de San Cristóbal fue sacudida con la información de que había sido asesinada una persona en la cancha de tenis del poliportivo de San Cristóbal. El sacudimiento se genera porque el autor del crimen, el señor Rutheberkis Suazo Carvajal (conocido en la ciudad como Julio), es un conocido psicólogo y presidente de una fundación social, mientras que el muerto, Wilkin Báez Guzmán, era un destacado ingeniero eléctrico, funcionario de la Empresa Dominicana de Transmisión Eléctrica y entrenador de tenis para niños y niñas. Entre los dos había una relación de amistad.
Tras el suceso diversos medios de comunicación de la provincia de San Cristóbal difundieron la información en los siguientes términos:
“Matan de cinco balazos a un ingeniero en San Cristóbal

SAN CRISTÓBAL.- Un ingeniero de 35 años fue muerto este jueves de cinco balazos, momentos en que impartía clases de tenis en una cancha ubicada próximo al polideportivo de esta ciudad.
El fallecido fue identificado como Wilkin Báez Guzmán, quien también era funcionario de una de las empresas distribuidoras de electricidad, y residía en el sector Madre Vieja Sur, de este municipio.

Mientras que el supuesto asesino fue identificado como Rutheberkis Suazo Carvajal (Alias Julio), sicólogo, de 41 años de edad, quien alegadamente se presentó a la cancha, pistola en mano. Según informes preliminares, minutos después de ultimar al joven, el victimario salió del lugar y en la calle frente a su vivienda intentó disparase en la sien, no logrando su cometido, debido a que el arma se encasquilló.
Oficiales de Investigación de Homicidios de la Policía Preventiva se presentaron a la escena y 30 minutos después llegó la médico legista, Bélgica Nivar, quien ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado a la morgue del hospital Juan Pablo Pina, y luego al Instituto de Patología Forense.
Mientras que el victimario se entregó en la comandancia policial, donde quedó bajo arresto para ser sometido a la justicia en las próximas horas.
Al ser cuestionado verbalmente, el matador, admitió que ciertamente le dio muerte a Báez Guzmán por supuestos motivos pasionales, ya que este acosaba sexualmente a su esposa”. (elguardian.com.do, viernes 8 de mayo de 2015)


Los demás medios digitales reprodujeron la noticia en los mismos términos. Por esta razón sólo reseña aquélla.

2. Reacciones de las personas.

El hecho de sangre conmocionó a todo el mundo, aún en una ciudad como San Cristóbal, ensangrentada todos los días por asaltos y crímenes de delincuencia común. Porque el caso envolvía a dos profesionales amigos y conocidos por todos, amén de que el motivo y el escenario eran diferentes. El homicidio desbordaba lo común, tanto por las personas envueltas como por el escenario público escogido para ejecutarlo.

En cuanto al matador, las gentes se sorprenden: “¿Y fue Julio el Psicólogo, no lo puedo creer!; ¿qué psicólogo era ese que no pudo controlarse?; ¿cómo es posible que lo matara en presencia de niños y niñas, ese hombre era un monstruo?; “a ese hombre se le montó el diablo, a pesar de que era cristiano”, “pero esas personas eran amigas, qué fue lo que pasó, “parece que había un problema de faldas en el medio”, comentarios de esta naturaleza hacían las personas al enterarse del crimen.

3. ¿Es Julio un psicópata desconocido? ¿Una persona con tendencias psicopáticas? ¿Había dado evidencias de que era un psicópata? ¿Su personalidad y comportamiento evidenciaban rasgos de un sociópata? ¿Encaja en lo que se denomina “un conocido desconocido”?

Los siguientes párrafos se destinan a mostrar que el ASESINO CARVAJAL poseía y posee rasgos sociopáticos que se escondían por medio de su carrera profesional (psicólogo de profesión) y su afán de envolverse en actividades religiosas y sociales, que no eran más que máscaras para encubrir su mentalidad criminal. Sus relaciones con conocidos y familiares indicaban claramente la insociabilidad del sujeto criminal, el evidente desprecio por el género humano. Era un monstruo desconocido, hasta que se presentó la oportunidad de demostrar un sadismo sin par. Porque no puede calificarse de otra manera las circunstancias en que el sociópata Carvajal planificó el vil homicidio.

Aclaro de antemano que no soy profesional de la conducta, soy doctor en Derecho, aficionado de la psiquiatría criminal y lector de temas relacionados con la conducta humana. Como abogado me interesa ir más allá de los hechos de sangre, buscando entender cómo una persona es capaz de cometer un homicidio monstruoso en presencia de niños y niñas, mostrando un nivel de satisfacción por la sangre derramada.

Los hechos antes y después del crimen apuntan hacia la planificación y la premeditación, con signos de alevosía, del crimen, circunstancias agravantes que configuran la figura del asesinato. Pero este punto lo dejaremos para otro trabajo. Mientras tanto demos una mirada al concepto de psicopatía, su diferencia con la psicopatología, los rasgos y características de un sociópata y los distintos enfoques en el campo del estudio de la conducta humana.

3.1. Psicópata o sociópata. Características. Psicólogos y psiquiatras concuerdan en usar ambos términos como sinónimos. Ambos describen el mismo tipo de conducta. Las ciencias de la conducta prefieren establecer rasgos o características psicópatas antes de dar una definición de la sociopatía.

“El sociópata es ese individuo verdaderamente absorbido en sí mismo sin conciencia ni sentimiento alguno hacia los demás y para quién las reglas sociales no tienen ningún significado. Yo creo que la gran mayoría de nosotros conoce o ha estado en contacto con individuos sociopáticos sin siquiera saberlo”. (Wendy Koenigsmann)

Paso a distinguir la psicopatía de la psicopatología. La psicopatología es una rama de la psiquiatría que explica el comportamiento psicópata, intenta explicar la razón de ser de la conducta de este tipo de sujeto, cómo se desarrolla , las posibles causas y tipos, y cómo en determinadas circunstancias termina en un sujeto criminal descabellado.

El doctor Hervey Cleckley, psiquiatra norteamericano, pionero en la investigación de la psicopatía, publicó en el año 1941 el libro “The Mask of Sanity” (La Máscara de la Cordura), en que resalta el perfil del sociópata. Por considerarlo de interés para nuestros fines, vamos a reproducir textualmente las características que definen una personalidad con rasgo psicopático.

• Encanto superficial e inteligencia.
• Ausencia de delirios u otros signos de pensamiento no racional.
• Ausencia de nerviosismo o manifestaciones psiconeuróticas.
• Escasa fiabilidad.
• Falsedad o falta de sinceridad.
• Falta de remordimiento y vergüenza.
• Conducta antisocial sin un motivo que la justifique.
• Juicio deficiente y dificultad para aprender de la experiencia.
• Egocentrismo patológico y carencia de empatía.
• Pobreza generalizada en las principales relaciones afectivas.
• Pérdida específica de intuición.
• Insensibilidad en las relaciones interpersonales generales.
• Conducta extravagante y desagradable bajo los efectos del alcohol y, a veces, sin él.
• Amenazas de suicidio raramente consumadas.
• Vida sexual impersonal, frívola y poco estable.
• Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.
Oportuno es reproducir textualmente lo apuntado por Laura Knight-Jadczyk, en su artículo “Qué es un psicópata”:
“No se puede entender a los psicópatas en términos de retroceso o de desarrollo antisocial. Son simplemente individuos depravados moralmente que representan a los "monstruos" en nuestra sociedad. Son depredadores infrenables e imposibles de tratar en quienes la violencia es planeada, decidida y carente de emociones. Esta violencia continúa hasta que alcanza un tope alrededor de los 50 años, y luego disminuye.
Su falta de emociones refleja un estado de desprendimiento, de audacia y posiblemente disociado, revelando un sistema nervioso autonómico bajo y una carencia de ansiedad. Es difícil decir qué es lo que los motiva - posiblemente el control y la dominación - dado que la historia de sus vidas no demostrará generalmente ningún lazo de muchos años con otros ni mucha rima en su razón (excepto el planeamiento de la violencia)”.
Estas dos citas bastan para efectuar una comparación entre la vida del asesino de Wilkin y los rasgos indicadores de la personalidad psicópata. Todo el sancristobero que lo conoce sabe que:
a) El sicólogo Carvajal no tenía amigos, apenas rozadas con fortuitos encuentros sociales. La propia relación con el muerto, Wilkin Báez, no era una relación de amistad, era una relación porque el muerto era entrenador de tenis de una hija del matador.
b) Nadie conocía la mirada del matador (una manera de encubrir las emociones). Rehuía constantemente mirar de frente a los demás. La insociabilidad la escondía a través de la adherencia a determinados grupos sociales, iglesias y fundaciones, donde se mostraba como un altruista, pero en el fondo era parte de su estrategia manipuladora de los demás. Se cuentan los problemas que frecuentemente evidenciaba cuando los demás no concordaban con él.
c) Era frío y calculador. Todo lo planificaba para resaltar “su superioridad” sobre los demás.
d) La propia razón para matar a Wilkin, según las declaraciones que el mismo criminal ha dado, en el sentido de que el muerto acosaba a su compañera sentimental, es una mentira construida que en el fondo desnuda su “conducta antisocial sin un motivo que la justifique”.
e) El entorno familiar del psicópata nos sumerge en evidentes indicios de violencia y tortura a “sus seres queridos”. No quería a nadie, usaba personas. Exhibía delante de ellos el arma homicida para vender la idea “tengan cuidados, aquí el que manda soy yo”.
f) La frialdad en la ejecución del asesinato, que incluyó una provocación al muerto para que éste sacara su pistola y así mostrar un enfrentamiento, coartada que no se le dio, ya que el muerto no le hizo caso, por eso lo atacó de espaldas (al muerto), propinándole un maquinazo y los dos primeros tiros. Luego de Wilkin caer herido, el matador se retira, como quien se va, pero al oír que una niña dice “ayuden a Wilkin que está vivo”, se devuelve y descarga cinco tiros más sobre el cuerpo del ingeniero. Es ahí la monstruosidad del sujeto criminal, que durante años se nos vendió como un “buen psicólogo”.
g) La exhibición que hizo después de cometer el crimen, de pasear alrededor de la cancha con una pasmosa frialdad y sin ningún remordimiento, ante las miradas asombrosas de los demás, nos pinta la satisfacción criminal del sujeto.

El examen anterior no deja espacio para dudar de la monstruosidad del “psicólogo sociópata”, ese “conocido desconocido” tan bellamente descrito en algunas películas de criminales famosos.

Nos queda concluir con palabras ajenas:

“Los sociópatas han existido siempre en formas diversas y en distinto grado. Se los ha conocido bajo diferentes nombres. Se los ha estudiado utilizando varias técnicas, y a través de los años se han encontrado varias causas a su enfermedad. Pero una cosa nunca varía: todos los sociópatas poseen tres características en común: son individuos muy egocéntricos, sin empatía hacia los demás, e incapaces de sentir remordimiento o culpa. [El Sociópata – (The Sociopath) Rebecca Horton (Abril 1999)]
A pesar de que el psicópata tiene gustos y preferencias, y afición por los placeres que la compañía humana puede traer, el análisis demuestra que es totalmente egocéntrico, y que valora a los otros solamente porque aumentan su propio placer o mejoran su estatus. Mientras que él no brinda ningún amor verdadero, es absolutamente capaz de inspirar amor a veces hasta fanático en los demás.”
Para abundar más sobre este tema, recomendamos los siguientes enlaces, que me ayudaron a construir el marco teórico de este artículo.
1) http://es.wikipedia.org/wiki/Psicopat%C3%ADa
2) http://quantumfuture.net/sp/pages/psicopatia.html
3) http://id.tudiscovery.com/20-claves-para-detectar-a-un-psicopata/
4) http://www.cpcba.com.ar/personalidad_psicopatica.html
5) http://lamenteesmaravillosa.com/perfil-del-psicopata/

EL AUTOR ES DOCTOR EN DERECHO Y EXJUEZ DE PAZ DEL MUNICIPIO DE CAMBITA GARABITOS, SAN CRISTÓBAL.
WARNING: Nicolás Acevedo S& made this note and was not rated by users as credible.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content