¡¡¡Ya no hay palabras¡¡¡

 
Related

El síndrome del esclavo - del barbijo al silencio.

Pablo Emilio Obando Acosta
354 points



Most recent

Palabros, charla en la Parroquia y mi alma inmarcesible

Enrique TF-Relatos
8 points

ARCOORLO GUANTANAMERO CUBA ORLANDO VICENTE ALVAREZ by Dr ORLANDO VICENTE ALVAREZ cuban uruguayan ,ge

Tango Uruguay Rioplatense Sur
10 points

Dinosaurios: Así era el Australotitan, el mastodóntico dinosaurio de 25 m q acaba de ser descubierto

Enrique TF-Noticias
148 points

Los beneficios de tomar cerveza de modo moderado

Enrique TF-Noticias
14 points

LOS PACIENTES CON COVID-19 LEVE TAMBIÉN PUEDEN PADECER FATIGA Y DEPRESIÓN

Enrique TF-Noticias
12 points

EN MEXICO EL INE VENCE A LA 4 T.

REVISTA ECOS N.L-COA
10 points

Elimina el jamón de York de tu dieta: estas son las cuatro razones

Enrique TF-Noticias
12 points

Kingston FURY, la nueva marca de memoria de alto rendimiento de Kingston Technology

Turismo&Tecnología
12 points

Europa Europa estrena en Colombia la temporada final de Irresponsabl

Avant Garde
10 points

Mi amor por la fotografía, mi Babilonia, las Púnicas y el necesario despertar del Cóndor

Enrique TF-Relatos
8 points
SHARE
TWEET
Este país lo volvimos mierda entre todos. Y entre todos lo vamos a sanar. Ya no hay palabras, todas se derramaron como rosas muertas entre alcantarillas de codicia, corrupción y muerte. Los mismos de siempre nos enseñaron a odiarnos para luego utilizarnos como carne de cañón.



Pocos documentales como GENTE DE BIEN retratan la índole de un pueblo como el colombiano, alimentado de miedo y de temor. Es el vivo retrato de lo que somos y de cuanto podemos ser.

Si es humor, es muy serio para poder reír. Y si es en serio, es muy profundo como para no dejar escapar una lágrima .
Ya no hay palabras, solo acciones. Las que brotan de un pueblo cansado, engañado y ofendido. De esa juventud que se sublevó contra sus propios verdugos en un acto de valentía y fortaleza.

Somos los mismos, el mismo pueblo, la misma masa cansada y vencida. Pero ahora dispuesta a hacer lo que generaciones no hicimos.

GENTE DE BIEN con alma de bandolero, con credencial de corrupto en un país empobrecido a punta de indiferencia.
Ya no hay palabras, únicamente voces y brazos alzados.

Una pieza magistral, un testimonio que guardará la memoria de esta generación que superó las taras de sus antecesores. De esta juventud que conquistó la dignidad con sus propios dolores y tormentos.

Y sí, somos los mismos, el mismo dolor y clamor, la misma llaga que se arrastra por la tierra sembrando semillas de esperanza.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content