Fui un malvado: Desperté con la nube de la desconfianza sobre mi

 
Related

La educación digital es para los pobres y los estúpidos

Enrique TF-Relatos
308 points

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF-Relatos
440 points



Most recent

Reprisal en Colombia por AMC

Avant Garde
8 points

5 razones para donar a una ONG

El Hombre Social
6 points

¿Un disparate más?: El dibujo de Leonardo da Vinci más caro de la historia, vendido por 10,3 MM

Enrique TF-Noticias
206 points

COVID-19: ¿Son seguras las vacunas? ¿Pueden las personas vacunadas contagiarse de covid-19?

Enrique TF-Noticias
292 points

Babylon Berlin: el viernes negro se acerca en la premiada serie alemana

Avant Garde
8 points

GTCloud hace posible gestionar las comisiones de venta e incentivos

Tecnologia
8 points

Decepcionante: Solo se recicla el 30% de los envases que van al contenedor

Enrique TF-Noticias
26 points

El beso de Singapur llega a Colombia por Europa Europa

Avant Garde
6 points

Quién fue Arístides de Sousa Mendes, el cónsul portugués que salvó 30.000 vidas

Historias de Vida
218 points

Precaución con la Variante Delta: Ofrece mayor resistencia a la vacuna Covid19, incluso tras 2 dosis

Enrique TF-Noticias
26 points
SHARE
TWEET

 Fui un malvado: Desperté con la nube de la desconfianza sobre mi


14 mayo 2021

-Pulso el botón del ascensor.

-Se abre la puerta: ¿Va a subir?

-No, hay un cartel ahí que lo prohíbe. No más de dos.

-Ni adiós, cara de fundirme en un magma de un alto horno.

-Entro en la Farmacia.

-¿No lleváis mascarilla?

-No, Enrique, estamos vacunados.

-Pero… desisto de hablarle de que no es seguro que no pueda contagiar a nadie a pesar de estar vacunado.

-Voy al cajero exterior del Banco, en Fontana.

-Se acerca hacia mi un individuo, sin mascarilla, con cara de no haber dormido en dos o tres años bisiestos.

-Desisto de seguir con la operación y salgo de allí a a toda leche.

-Me voy hacia Pepe, el que vende los cupones de la ONCE, que está en la puerta del Banco, y el “sindormir” me sigue, cada vez más cerca.

-Pepe, dame dos nueves para el viernes.

-Me meto a toda velocidad, como si fuera el mismo Carl Lewis, en el “todo a cien” y el “carasueñoeterno” me sigue.

-Estoy más de diez minutos dentro. Compro tres vasos de 0,4 L tras perderme por los largos pasillos del local y ya no veo al de los tres años sin dormir.

-Salgo a la calle y oigo un grito desgarrador al fondo: ¡Enriqueeee!

-Era Pepe, el de los cupones de la ONCE, que se acerca hacia mi.

-Fotre, Enrique, que sordo estás y qué rápido andas para lo malito que pareces estar, coño. Toma, se te cayó la tarjeta Visa ahí delante del cajero. Me la trajo un hombre que apenas hablaba español, pero entendí que se refería a ti.

-Solo pude decir gracias y no me puse a llorar porque ya soy mayor para hacerlo en plena calle. (En casa soy un valle de lágrimas ante cualquier “TQ” de alguno de mis nietos).

-Me senté en uno de los bancos del Universo Comercial de Fontana y mientras meditaba sobre lo sucedido, me acordé de una de las más conocidas frases de Víctor Hugo:

“Cuando se castiga a un inocente nace un malvado”.

-Hoy, yo, me había convertido en un malvado.

-Mañana tendré que confesarme y de paso, me meterá en el rosario de las nueve, que ya hace tiempo que no canto Misa, ni bailo tango, ni hago “nadená” … ah, y el café con pastas de Doña Virtudes, en la Sacristía, XD*, eso que no falte.


*XD: Expresión no reglada de uso continuado por mis nietos en sus notas-e y mensajes-e.



Fuente: etfreixes.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content