Por una banca más humana.

 
Related

Viendo ballenas en tiempos de crisis.

Pablo Emilio Obando Acosta
234 points

¿Se prepara un atentado contra Gustavo Petro?

Pablo Emilio Obando Acosta
542 points



Most recent

Maradona: las 6 enfermedades que más problemas le dieron al pibe de oro

NOTICIAS-ETF
80 points

El software que está cambiando el mundo del ecommerce

Pluglin
10 points

La OMS alerta q podrían producirse 700.000 muertes en Europa de aquí a marzo a causa del coronavirus

NOTICIAS-ETF
40 points

Si le han recetado aspirina para prevenir estas dolencias ¡cuidado!

NOTICIAS-ETF
200 points

¿Cuánto plástico ingerimos solo por poner sal en las comidas?

NOTICIAS-ETF
136 points

Una noche en casa ajena, grupo ajeno, tertulia ajena

El diario de Enrique
6 points

Decidí seguir siendo feliz

El diario de Enrique
6 points

La edad de la razón

El diario de Enrique
8 points

Beneficios para reflexionar de vivir una experiencia en el extranjero

Curiosidades
12 points

El plástico representa ya el 85% de los desechos marinos

NOTICIAS-ETF
10 points
SHARE
TWEET
Más allá de las cifras, los datos o las estadísticas, los colombianos coincidimos en la necesidad urgente de reformar la banca en su manera de relacionarse con sus usuarios. Para nadie es un secreto que la banca en nuestro país es sinónimo de agiotismo, usura y beneficio unilateral. Ya son muchas las generaciones de compatriotas que nos hemos visto afectados por la manera abusiva y desmedida de la banca y del sector financiero que se constituyen en una especie de embudo social donde los beneficios son para estos conglomerados y los perjuicios para los usuarios, representados en altos intereses, cuotas elevadas, desconocimientos y modificaciones unilaterales de términos, aplicación de tasas y sobretasas que muchas veces topan con la usura.

Por una banca más humana.

En los últimos días hemos orientado un movimiento que busca humanizar las políticas bancarias en nuestro país. Con la consiga “Estamos berracos con los bancos” hemos exteriorizado la indignación que embarga a los colombianos por ese trato injusto y muchas veces inhumano de estos conglomerados económicos que obtienen grandes ganancias y beneficios producto del cobro de costos exagerados y en ciertos casos injustificados. Comisiones por retirar tu propio dinero, un cuatro por mil que se extendió en el tiempo y en el bolsillo de los colombianos, exagerados intereses hipotecarios que se constituyen en una verdadera tortura para el aparente poseedor de una vivienda y un sinnúmero de abusos que en verdad ya rayan con la ilegalidad.

El llamado se ha realizado a las entidades competentes para que entren a mediar y solucionar las inquietudes y denuncias de los clientes y usuarios financieros. La copa se rebosó cuando los bancos anuncian el cobro de nuevos y onerosos créditos que sus clientes nunca solicitaron y de los cuales jamás se beneficiaron. Esto como producto de unas políticas financieras que buscaron proteger sus propios intereses otorgando líneas de crédito que les blindara y garantizara créditos anteriores. Se pagaron cuotas por adelantado, intereses de los intereses de créditos supuestamente no cancelados por acogimiento de alivios y beneficios y todo un cumulo de hechos que la opinión publica solicita y exige claridad.

Se ha realizado un vehemente llamado a entidades como la Defensoría del Pueblo, Superintendencia Financiera, Defensor del Consumidor y a todas aquellas que deben velar por los intereses de los colombianos. Igualmente formulamos un llamado a las distintas universidades de Nariño y de Colombia para que se ponga a disposición de los afectados por la banca sus servicios jurídicos que les facilite un reclamo justo y en condiciones de gratuidad. Desde estos consultorios jurídicos se puede asesorar en la redacción de derechos de petición, tutelas y oficios que paren o, por lo menos, corten este tipo de abusos financieros y bancarios.

No es para nada ecuánime y en plena pandemia, en una contracción de nuestra economía, con cierre de empresas y pérdida de empleos que el sector bancario se comporte de una manera tan deshumanizada con los colombianos. Sus exorbitantes ganancias bien les permitirían reducir a sus mínimas proporciones sus usureras ganancias que sobrepasan los billones de pesos. Los colombianos estamos berracos con los bancos por su proceder inhumano y perverso. Esperamos el pronunciamiento de los aludidos y unas verdaderas soluciones para quienes las padecemos.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content