El síndrome del esclavo - del barbijo al silencio.

 
Related

¿Se prepara un atentado contra Gustavo Petro?

Pablo Emilio Obando Acosta
532 points

Usura bancaria en tiempos de covid19

Pablo Emilio Obando Acosta
220 points



Most recent

Soluciones: Canarias, sede un experimento para acelerar la captación de CO2 por el mar

Enrique TF-Noticias
20 points

Victoria, la aclamada serie que retrata los primeros años de la reina británica, llega a Colombia

Avant Garde
8 points

LA CONQUISTA DE EUROPA

pensamiento Libre
180 points

La situación de inmigrantes indocumentados que colaboraron en las tareas de recuperación tras el 11S

rmnoticias.com
16 points

Importante: Cuánto tiempo deberías hacer ejercicio según tu edad y qué tipo es el más adecuado

Enrique TF-Noticias
6 points

¿Cuál es la diferencia entre cambio climático y calentamiento global?

Enrique TF-Noticias
162 points

Igualdad: Hazaña o puterío

Enrique TF-Relatos
8 points

Consejos profesionales si vas a reformar la cocina

Mis Noticia
6 points

Decálogo de ciberseguridad para los niños cuando estudian desde casa o en el colegio

Juan José González
80 points

La terapia de la piel

Familia sana
6 points
SHARE
TWEET
Cesaron las protestas. Abundaron los abusos. Lo que un día fue exclusivamente para uso y sometimiento de esclavos se hizo general en pleno siglo XXI.

El síndrome del esclavo - del barbijo al silencio.

Se silenció la palabra, se calló la voz, se cubrió el deseo. Un pequeño artilugio logró lo que las bombas y las guerras no pudieron. Lo adoptamos sin cuestionar, movidos por el miedo y el terror de morir.

¿Saldremos iguales de este encierro barbijezco? Lo dudo. Nos acostumbramos a la distancia y al silencio. A no besarnos, a sentirnos enemigos, a vernos constantemente como un peligro potencial.

¿En qué cambiaremos? En nuestra forma de percibirnos, en esa derrota que se volvió cotidianidad. En ese distanciamiento que nos impide un beso o un sencillo abrazo. En esa renuncia a la libertad que ya nos es extraña y lejana.

Nos hicieron renunciar al mar, a sus caricias vestidas de briza y a sus susurros constantes de imposibles. Ya no somos los mismos, ahora sentimos la imperiosa necesidad de ser otros, de cubrirnos el rostro para evitar la piel de los otros.

Durante décadas el tapabocas se hizo de obligatorio uso entre los esclavos. Pará que no hablen, para que no se comuniquen, para que se sientan distantes estando juntos. Para prohibir el beso y el susurro entre iguales considerados y clasificados como inferiores.

Hoy todos estamos en esta clasificación, la sentencia de un nuevo Linneo de hombres y miedos.

Ya estamos muertos. Renunciamos a nuestra libertad, a nuestra voz, a nuestros más íntimos pensamientos y emociones. Nos esclavizaron en el contundente deseo de volvernos extraños para crear un nuevo orden.

¿Acaso no es mejor morir que vivir como esclavos en una engañosa sensación de seguridad y protección?

Extraño que nos prohíban el mar. Que se sancione un abrazo. Que se sospeche de un beso. Y Extraño que no se detenga al capitalismo, que las fábricas continuen vomitando ríos de plásticos y desechos que envenenan aire y agua.

Crece junto al barbijo la muerte de niños por hambre y frío. Crecen las inequidades sociales, se empobrece a muchos en detrimento de la justicia y la libertad.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content