El síndrome del esclavo - del barbijo al silencio.

 
Most recent

ARCOORLO GUANTANAMERO CUBA ORLANDO VICENTE ALVAREZ by Dr ORLANDO VICENTE ALVAREZ cuban uruguayan ,ge

Tango Uruguay Rioplatense Sur
10 points

La historia de Simón Bolívar llega a Colombia con el estreno de Libertador

Avant Garde
18 points

El Planeta se muere: El Ártico se derrite el doble de rápido de lo esperado y pronto será navegable

Enrique TF-Noticias
240 points

LOS PACIENTES CON COVID-19 LEVE TAMBIÉN PUEDEN PADECER FATIGA Y DEPRESIÓN

Enrique TF-Noticias
12 points

Llega a Colombia Cirque Du Soleil: Patinando alto

Avant Garde
10 points

Alzheimer: Aducanumab, el medicamento contra el alzhéimer de Biogen aprobado por Estados Unidos

Enrique TF-Noticias
168 points

COLOMBIA ANUNCIA MÚLTIPLES RESULTADOS DE PERFORACIÓN DE ALTO TENOR DE LAS CAMPAÑAS DE PERFORACIÓN DE

Image Press
6 points

Vacúnate en Miami desde USD320 con Ruta Colombia y Ruta Gay Colombia

Tecnologia
24 points

Llega a Colombia una travesía gastronómica por México

Avant Garde
12 points

La pandemia, oportunidad para las MiPymes a entrar más rápidamente en la transformación digital

Juan C
12 points
SHARE
TWEET
Cesaron las protestas. Abundaron los abusos. Lo que un día fue exclusivamente para uso y sometimiento de esclavos se hizo general en pleno siglo XXI.

El síndrome del esclavo - del barbijo al silencio.

Se silenció la palabra, se calló la voz, se cubrió el deseo. Un pequeño artilugio logró lo que las bombas y las guerras no pudieron. Lo adoptamos sin cuestionar, movidos por el miedo y el terror de morir.

¿Saldremos iguales de este encierro barbijezco? Lo dudo. Nos acostumbramos a la distancia y al silencio. A no besarnos, a sentirnos enemigos, a vernos constantemente como un peligro potencial.

¿En qué cambiaremos? En nuestra forma de percibirnos, en esa derrota que se volvió cotidianidad. En ese distanciamiento que nos impide un beso o un sencillo abrazo. En esa renuncia a la libertad que ya nos es extraña y lejana.

Nos hicieron renunciar al mar, a sus caricias vestidas de briza y a sus susurros constantes de imposibles. Ya no somos los mismos, ahora sentimos la imperiosa necesidad de ser otros, de cubrirnos el rostro para evitar la piel de los otros.

Durante décadas el tapabocas se hizo de obligatorio uso entre los esclavos. Pará que no hablen, para que no se comuniquen, para que se sientan distantes estando juntos. Para prohibir el beso y el susurro entre iguales considerados y clasificados como inferiores.

Hoy todos estamos en esta clasificación, la sentencia de un nuevo Linneo de hombres y miedos.

Ya estamos muertos. Renunciamos a nuestra libertad, a nuestra voz, a nuestros más íntimos pensamientos y emociones. Nos esclavizaron en el contundente deseo de volvernos extraños para crear un nuevo orden.

¿Acaso no es mejor morir que vivir como esclavos en una engañosa sensación de seguridad y protección?

Extraño que nos prohíban el mar. Que se sancione un abrazo. Que se sospeche de un beso. Y Extraño que no se detenga al capitalismo, que las fábricas continuen vomitando ríos de plásticos y desechos que envenenan aire y agua.

Crece junto al barbijo la muerte de niños por hambre y frío. Crecen las inequidades sociales, se empobrece a muchos en detrimento de la justicia y la libertad.
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content