CURSO GUSTAVO MATAMOROS UNA NUEVA GENERACION

60.38% credibility
 
Related

CONSTRUYENDO TEJIDO SOCIAL A TRAVES DE LA GASTRONOMIA

ANONIMO
284 points

Buda: ¿el primer humanólogo en la historia de la Humanidad?

ANONIMO
700 points



Most recent

El mundo de las parejas: El "no puedo" o el "qué dirán"

Enrique TF
14 points

El protocolo definitivo para la salud sexual de los hombres

Henri Monzó Catalá
32 points

Querer no es, siempre, amar.

Enrique TF
28 points

Los Reyes Magos no eran tres, eran dos

Enrique TF
238 points

Más de diez millones de niños en África sufrirán desnutrición aguda en 2021

Henri Monzó Catalá
16 points

Aún hoy, quisiera ser

Enrique TF
14 points

COVID-19: Buenos datos de un fármaco español contra el distrés respiratorio agudo

Henri Monzó Catalá
8 points

Restaurantes tóxicos. Una,estrategia para salvar al planeta.

Pablo Emilio Obando Acosta
28 points

Entre el confinamiento y el rebusque cotidiano

Pablo Emilio Obando Acosta
50 points

Una Sociedad irresponsable ante las medidas anticovid ¿Es entendible?

Enrique TF
10 points
SHARE
TWEET

CURSO GUSTAVO MATAMOROS UNA NUEVA GENERACION

*por Carlos Eduardo Lagos Campos

El 5 de diciembre de 1985 un bloque conformado por 299 alféreces colombianos y 4 panameños, desfilamos por el campo de paradas batalla de Boyacá de la Escuela Militar de cadetes General José María Córdova, entonando el himno nacional para recibir la estrella de cinco puntas que representa el grado de subteniente del Ejército nacional de la república de Colombia. Encabezando este grupo de nuevos Oficiales del ejército se encontraba como abanderado el joven Subteniente Roberto de la Pava Abad quien se destacaba por haber ocupado el primer puesto de nuestra promoción.
Así vivió Roberto ese momento: “estaba muy nervioso, no solo por el hecho mismo de la ceremonia (No ir a embarrarla), sumado a la gran responsabilidad inherente y la expectativa frente a un futuro que daba inicio y estaba lleno de incertidumbres; obvio, todo esto sumado a la satisfacción por haber cumplido mi objetivo y la alegría que sabía embargaba a mi familia. Mi reflexión a hoy es que éramos demasiado niños para lograr procesar adecuadamente el momento y la responsabilidad que se nos daba.” Y en realidad era así, de ahí en adelante cada uno tomaríamos rumbos diferentes y viviríamos de frente nuestra historia enmarcada dentro del conflicto armado interno colombiano.
En los miembros del curso Gustavo matamoros D’Costa recayó el mayor peso de este conflicto, durante las décadas de los años 80s, 90s y la primera década del 2000; además de tener una intervención decisiva en la transformación del Ejército que logró darle un vuelco hacia su modernización.
Fue una época muy difícil donde los recursos eran escasos, los soldados cocían sus botas con alambre, las raciones de campaña no suplían las necesidades nutricionales de los combatientes, y no se contaban con los elementos necesarios para afrontar un conflicto tan complicado como la guerra irregular. Muchos compañeros entregaron su vida por defender a esta república; héroes que la mayoría de colombianos desconocen y que hemos tenido ya la oportunidad de conmemorarlos.
No obstante hoy cuando celebramos los 35 años de nuestra promoción de Oficiales, es importante destacar el roll de una nueva generación de Matamoros que se encuentran en filas cumpliendo el sagrado deber de un militar; esto porque cuando se habla del ejército pensamos exclusivamente en el soldado, suboficial u oficial; pero no en su familia, sus sacrificios y sus vivencias.
Ya hemos tenido oportunidad de hablar de las esposas, pero no delos hijos quienes durante su infancia fueron descubriendo a veces sin entenderlo, lo que significa ser hijo de un militar.
Es muy probable que de niño haya usado un traje de militar con el respectivo grado de su padre para asistir a las ceremonias castrenses, empacar y desempacar su equipaje durante los continuos traslados, sentir la perdida de sus amigos y de sus juguetes, encontrar nuevos amigos y despedirse de ellos de la misma manera; lo que con seguridad los hizo más fuertes, estudiar en diferentes escuelas puso a prueba su capacidad de adaptación, conocer diferentes lugares, costumbres, acentos, gastronomía y tradiciones muchas de ellas adoptadas como propias, enriqueció sin duda su cultura, muchas cosas se debieron hacer sin la presencias de su padre lo que implico de mucho ingenio y el desarrollo de iniciativas, otras vivencias como los cumpleaños en el club de oficiales, la vida en el barrios de casas fiscales, ser más conocido por el apellido que por el nombre, los escudos placas y medallas que adornan la sala de la casa, el corte al estilo Schuller que nunca falta, el respeto por los símbolos patrios y la izada o el arriaje de la bandera; con seguridad han formado al hijo de un militar de una manera muy particular.
El hecho de que su padre como militar se haya perdido muchos momentos especiales de su vida; como las confirmaciones, comuniones, fiestas, cumpleaños, graduaciones, navidades, años nuevos, entre otros; ha hecho que se disfrute cada momento con el como si fuera el último, sacarle jugo a cada segundo que se comparte, escuchar sus historias, ser parte de sus logros y de sus éxitos.
Muchos creerán que un militar es un hombre rudo pero con frecuencia lo recordaras con su uniforme arrodillado jugando con sus juguetes y acompañándote en tus travesuras.
Por ello el que un hijo de militar continúe la carrera de su padre (Madre) es la prolongación de un ideal, de una profesión, es casi una herencia genética, una verdadera vocación de vivencias y una cuestión de honor.
Pues bien dicho esto es el momento de presentar a esa nueva generación de hijos de oficiales del curso Gustavo Matamoros:
El Teniente Santiago Giraldo es hijo del Coronel Jose Dumar Giraldo, la subteniente Manuela Maldonado es hija del Mayor general Jorge Maldonado Escobar, la subteniente Manuela Pulgarin es hija del Mayor Carlos Mario Pulgarin Correa, el Teniente de Corbeta de la Armada Nacional Jeremías Dussan es hijo del teniente Coronel Jeremías Dussan Cáceres, el Alférez Felipe Díaz es hijo del Mayor Javier Alberto Díaz Martínez y la joven Cadete Luisa Fernanda García es hija del Mayor Arnovio García.
Felicitaciones a esta nueva generación de oficiales y a todos los miembros del curso militar Gustavo Matamoros y a sus familias.

*Oficial Curso Gustavo Matamoros








SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content