Aquella edad y esa película que se acaba

 
Related

La educación digital es para los pobres y los estúpidos

Enrique TF
216 points

Cómo hacer una limpieza de colon

Enrique TF
394 points



Most recent

EL Centro de Pensamiento Libre realizará el lanzamiento del libro Urgencias del siglo XXI: Pensamien

PENSAMIENTO LIBRE
26 points

Ataques cardíacos y el agua van de la mano

Henri Monzó Catalá
20 points

Espacio negativo

Henri Monzó Catalá
16 points

Otra vacuna que llega: La vacuna del Covid-19 de Moderna supera a la de Pfizer en eficacia

Henri Monzó Catalá
14 points

Prostitución y coronavirus: crece el sexo en pisos y la vuelta a países de origen

Henri Monzó Catalá
10 points

Hola chaval: Puede que seas asintomático, pero puede que mates a tu abuela y/o a tu madre

Henri Monzó Catalá
14 points

Los hombros y la responsabilidad

Camino y perspectiva
14 points

Los daños del alcohol en nuestra salud

Henri Monzó Catalá
16 points

APARECE OTRO PROCESO AL QUE EX FISCAL MONTEALEGRE LE METIO LA MANO

PENSAMIENTO LIBRE
68 points

EL FÚTBOL Y LOS POSITIVOS EN LA COVID-19

Henri Monzó Catalá
8 points
SHARE
TWEET

 Aquella edad y esa película que se acaba

07 octubre 2020

Bajar la escalera del 226 de Padre Claret, frente al barcelonés Hospital de San Pablo, era como dar dos saltos entre toda la especie humana, que era toda la que yo conocía en aquella época. La señora Antonia me regañaba … “Un día et mataràs, Enriquet”. Olor a escudella, a piel de naranja recién cortada y a … hogar. Luego a la tienda de ultramarinos, en la esquina de la Plaza, donde el Isidro, el Tutusaus, me tenía preparada la cesta con lo que mi querida Paquita le había encargado. Cinco céntimos para pegadolça en el quiosco del ciego y diez minutos para acercarme al Pasaje San Pablo para ver si por la tarde habría partido con pelota de papel que, por cierto, el Françesc las hacía como nadie. Eran duras y hasta parecían de piedra. No había tarde que no tuviéramos bronca con las avias de las casas bajas del lugar pues a pelotazo limpio les acariciábamos todas las puertas y ventanas … “Ja l'hi diré al teu Pare, Enriquet”. Consuelo teníamos con nuestros partidos con una chapa de cerveza encajada en una de Martini, que había que colocar en el alcorque del árbol del rival. Todo un arte, si, lejano, añorado e inesperadamente admirado por mi memoria en los momentos en que todo parece pasar por ella a una velocidad de vértigo, como si esa película fuese a terminarse en la próxima hora, la cual, lo que pase en ella, sin duda y en ciertos momentos, es lo único que te preocupa.

Fuente: etarragof.blogspot.com
SHARE
TWEET
To comment you must log in with your account or sign up!
Featured content